Samuel, 20 años, Santiago. Chile.

Daniel KesslerEstoy escribiendo estas letras luego de pasar un rato leyendo testimonios… ¡¿Por qué no me enteré antes?!

En este instante puedo decir que no estoy confundido (aunque sí me cuesta un poco definirme, pero probablemente soy Bisexual) y la intención tras este testimonio es de empatía, quiero compartir mi historia que quizás pueda ser útil para otros.

Crecí en un colegio católico de hombres. Creo que esa es una de las razones por las que demoré tanto en ‘pegarme la cachá’. A diferencia de muchos testimonios que he leído, a mí me encanta jugar a la pelota, forcejear, hacer deporte y lo que sea. Por otro lado, tengo gustos no tan masculinos también… cuando tenía 15 y Justin Bieber saltó a la fama yo era su seguidor número 1 (era tan lindo…)

Volviendo a lo que nos concierne, nunca pude darme cuenta de que me gustaban los hombres cuando era chico. Mis compañeros eran mis partners, no podía mirarlos como algo más. Excepto a 1… En 1ero medio comencé algo así como una relación (hipersecreta) con uno de mis compañeros, que llegó a un punto de mutua dependencia emocional (e incluso física) por un tiempo. Luego, y hasta el día de hoy, él anda con niñas. No sé qué pasó ahí, yo estuve bastante feliz durante ese período, pero él insiste en que ‘no recuerda’ lo que pasaba.

En fin, por ahí por tercero medio ya tenía claro que me gustaban los hombres, aunque igual me negaba un poco. Era como mi placer culpable. Le conté a mi círculo cercano de amigos una noche de tragos, algo fría al comenzar la primavera y mi ‘salida de closet’ duró 5 minutos. Las reacciones incluyeron un par de preguntas, un par de bromas, y cambio de tema. Nada por lo que exaltarse.

Entrando a la universidad comencé a conocer gente, mujeres incluidas, donde tuve el despertar completo de mi orientación sexual. Me sentía tan bien porque me gustaran los hombres. O sea… solo hay que mirar alrededor!!!

Hace poco tiempo le conté a mis padres, tratando de no convertir la situación en algo ‘demasiado importante’, ya que para mí realmente no lo es. Obviamente me hicieron notar sus inquietudes, pero el lema es ‘sé feliz’.

Este último tiempo me he sentido completamente abierto, salgo con hombres en público (sin demostraciones de afecto demasiado grandes) y si bien he vivido experiencias negativas menores (sí, la gente mira), en general siento un nivel de tolerancia suficiente. Y sinceramente, si a alguien no le gusta el problema no es mío.

photo by:
1 comentario URL corta
Andrés, 18 años, Chile
Hola a todos, primero que todo quiero felicitar a los creadores de esta página, de verdad es muy útil y alentadora, espero que lean mi testimonio o testamento jaja, aunque es largo, pero es la única forma de desahogarme. Muchas personas se cuestionan si es que el gay nace o se hace, muchos concue...
Ignacio, 25 años, Viña del Mar
Siete. Siete es el número que marca el tiempo que llevé viviendo en extrema confusión. Cuando tenía 17 años entré a la U. Como todos sabemos, eso genera un cambio bastante grande para la mayoría de los jóvenes, especialmente si han vivido en burbujas familiares tradicionales y conservadoras como...
Juan, 17 años, Colombia
De niño siempre viví con mis abuelos, desde que nací hasta los 12 años. Mi mamá hizo su familia aparte con su esposo y dos hijos más y mi papá vivía lejos y nos veíamos muy poco. Él me quería mucho, pero cuando tenía 6 años lo mataron. Mis abuelos me dieron lo necesario, pero tuvieron un pasado t...

Una respuesta a “Samuel, 20 años, Santiago. Chile.”

  1. Ignacio 26 febrero 2016 16:35 pm #

    Tu historia, es como goals de cualquiera.
    Gracias por compartir xD

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.