Raúl, 17 años, Medellín. Colombia.

"I never wonder to see men wicked, but I often wonder to see them not ashamed."Me avergüenza saber que me gustan los varones. Me gustan algunas mujeres. Les digo que no estoy dispuesto a compartir mi vida con otro hombre, pero sí una relación de afecto, cariño, fidelidad y placer.

Miren, últimamente ha pasado un tiempo desde que me di cuenta de que además de que me gustan algunas pocas mujeres, me gustan también algunos hombres. No tengo amigos, no salgo, no hago nada en la calle porque temo encontrar un hombre, no les tengo miedo, no quiero verlos, me hacen sufrir mucho por dentro, no me caen bien y no estoy dispuesto a quererlos, aunque los quiero.

Afortunadamente, mi vida de joven no va nada mal, no tengo problemas y no me gusta la idea de festejar sin toda la plenitud que quisiera explorar, pero si fuera con mujeres no habría problema.

Algunas mujeres sospecharon de mí en un viaje, pero no me importó. Inevitablemente hay hombres que quieren hacer amistad con uno, eso está bien, pero es un reto de autocontrol. Intenté ser amigo del único hombre que habló conmigo en esos dos días. Muy simpático, pero cayó bien, porque era hombre jajaja.

Me fui sin despedirme, no quería verlo, y en la noche lo extrañaba, salí tarde al lugar donde lo vi, pero no estaba, fui a su cabaña (era centro vacacional, un concurso donde participé), pero me dio miedo entrar o preguntar por él.

Vi cómo me miraba en la cena a lo lejos, cenaba con sus amigos, yo miraba y me miraba, yo volteaba con alegría de poder verlo, pero se fue y me puse triste. Me fui a dormir pensando en él.

La siguiente mañana nos volvíamos a la ciudad, quería despedirme de él, pero no lo encontré, y en el bus de viaje al aeropuerto quería llorar.

Tres días después no lo podía sacar de mi cabeza, busqué el concurso por internet y el lugar donde estudiaba, no encontré nada, hasta que me puse a buscar su nombre por facebook y lo encontré, la verdad era muy tarde, y me di la libertad de llorar por haberlo encontrado, era él, lo reconocía.

Inmediatamente lo agregué y me fui a dormir tan feliz. Me aceptó y no me dijo nada, yo quería que me hablara, estaba ido totalmente de mí. Él tiene 24, pero parece de 18, es heterosexual, y me tocaba saludarlo, le pregunté si me recordaba y me dijo que sí. Me dijo que quería ver donde yo estudiaba, le dije cómo llegar, y nunca llegó. Siempre le hablaba y él no sospechó, aunque parece que me desconecta del chat porque me deja vistos cuando esta desconectado.

Decidí no hablarle más, y me ponía a llorar en la noche, me hace falta un hombre, yo quiero decirle cuanto lo quiero y en búsqueda de calmar la tristeza todos los tipos me parecen bonitos.

En la calle la mayoría me miran, también las mujeres, no soy atlético, no soy muy feo, pero no quiero hacer amigos porque este estúpido corazón se enamora y malentiende todo, pero yo lo entiendo.

photo by:
2 comentarios URL corta
Juan Pablo, 29 años, Santiago Centro
Hace algunos años decidí por motivos diversos pasar una temporada fuera de Chile. Tenía muchas dudas acerca de mi vida personal, mi rumbo profesional (acababa de terminar derecho y no sabía si quería ser abogado por siempre) y necesitaba descifrar qué era lo que me motivaba y lo que quería para mi e...
Álvaro, 20 años, Chile
Hola bueno no sé cómo comenzar a contarles mi historia. Tengo 20 años y me siento demasiado confundido. Cuando estaba en 7mo básico hubo un episodio sexual o inicio sexual en clases de educación física con un compañero, una vez nos quedamos solos hasta que ya se habían ido todos, nos estábamos cambi...
Camilo, 17 años, Santiago, Chile
Hola a todos, hace más o menos un año que no escribo mi historia. Creo que ahora la contaré más pausadamente, y con todo lo que me ha pasado en todo este tiempo. Como les conté la otra vez, cuando era niño siempre supe que me atraían los hombres más que las mujeres, ya que uno sabe qué ...

2 Respuestas a “Raúl, 17 años, Medellín. Colombia.”

  1. JuanEs1eban 17 octubre 2014 10:40 am #

    La verguenza se siente porque lo que sientes (tu espíritu) y lo que crees que eres (tu razonamiento) chocan por sus diferencias.

    A mi me pasa igual y estoy descubirnedo mis razones, que básicamente me juzgo por no seguir la senda que la sociedad esperaba de mi “Tener una señora, una casa con jardín, vestirme formal, etc”.

    Sin embargo cuando veo los ojos de mi pareja, cuando me coporto “inamduramente parra mi edad” y busco ser verdaderamente yo, dejando de escuchar como me juzgo o como me juzgan, soy feliz.

    A lo mejor tienes que buscar quien eres, más allá de una sexualidad binaria. Ser libre de las etiquetas. ¿Por qué es importante estar con un hombre o una mujer si es una persona la que te gusta? Esas trabas se las pone uno por haber aprendido en un mundo que nos define por absolutos.

    Rompe las reglas, deja de darte palizas y se feliz.

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • "Raul" 23 noviembre 2014 14:39 pm #

      Gracias amigo

      Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.