Alejandro, 27 años, Concepción. Chile

Soy un joven confundido, he tenido 2 pololos, 2 pololas. (polola-pololo-polola-pololo) y siempre he terminado con  mis pololas porque me atrae un chicho, y con mis pololos, por causa de mi familia, a quienes no puedo contarles nada y siento que no puedo estar con ellos mientras yo no ni siquiera  pueda hablar con mi padres.

Estuve harto tiempo solo para despejarme y así conocí a mi segunda polola. Todo bien, incluso le conté todo a ella. Luego conocí a un chico, por el que me jugué todo. A pesar de todas mis inquietudes. Por él me sentía capaz de todo, a modo de ejemplo: un día me pidió un beso en público. Me negué, pero al final se lo di. Me encanta él y me daba la confianza de hacerlo porque me hace sentir único y especial.

Lo triste es que nos separa la distancia y yo no podía seguir con eso, con no tener tiempo para él. Es tierno, atento, lindo, preocupado y lo único que él quería era estar conmigo y yo apenas podía darle eso, así que terminé, porque sentí que él debía estar con alguien mejor que yo.

Yo no me siento capaz de estar con nadie realmente. No sé qué hacer. Mi vida a veces no tiene sentido en verdad.

Soy una máscara en la vida.

Saludos,

PD: Lo extraño, no sé si me perdone, no sé si hablarle de nuevo, todos los días pienso en el. Hasta hoy todo me recuerda a él.

photo by:
1 comentario URL corta
Antonio, 26 años, Peñalolén
Antes de empezar, pienso que nunca sabré si realmente nací o me hice gay. Es un misterio de la vida que nadie ha podido explicar. Lo que sí tengo claro es el punto en el que me encuentro hoy y cómo empezaré a vivir mi vida siendo lo que soy (o lo que decidí ser). Mi tendencia sexual la “decidí” a...
Bryan, 13 años, Santiago
Hola, me llamo Bryan, soy de Santiago y quería contar mi historia. Desde pequeño, siempre aguanté las burlas de mis compañeros que me molestaban diciendo palabras como: gay; travesti; mijita, y cosas que me hacían sentir súper mal. Después, con los años crecí, yendo de colegio en colegio, porq...
Matías, 19 años, Temuco
¡Hola! Bueno, les contaré parte de mi historia. Me llamo Matías y tengo 19 años, vivo actualmente en Temuco y a decir verdad siempre he sido una persona de esas que el mundo considera medio pavo, y ¡pucha que soy pavo! Estudié en la básica en un colegio evangélico, donde me enseñaron a ver el mun...

Una respuesta a “Alejandro, 27 años, Concepción. Chile”

  1. Sebastián 11 noviembre 2014 15:47 pm #

    Hola, Alejandro!

    Primero que todo me parece admirable que hayas dejado tu relación por la falta de tiempo que podías dedicarle a tu pololo y aún amándolo, porque fue un gesto de generosidad inmenso de tu parte. pero al mismo tiempo me parece triste y precipitado. Según leí tienes 27 años por lo tanto eres un adulto hecho y derecho así que debes tener un trabajo estable e independencia, por lo tanto, ante la falta de tiempo y la distancia siempre es una sana y buena opción ofrecerle a tu pareja vivir juntos, así por lo menos es seguro que podrán verse cada noche y poder darse cariño.

    Me parece, al leer tus palabras, que tienes clara tu condición homosexual y que las pololas que has tenido son parte de la máscara que le quieres mostrar a tu familia. ¿Crees tú que es muy necesaria esta máscara para esconder tu verdadera esencia? Debes responderte a ti mismo ésto sin presiones, con toda libertad y teniendo en cuenta lo siguiente: Uno ama lo que conoce, uno no está obligado a querer por lazo sanguíneo o por cercanía, sino por afinidad, por convicciones que van mucho más allá del tema de la sexualidad y en síntesis por una ideología compatible con la propia.

    SI crees que hay un tema que no puedes hablar con tus padres lo más seguro es que tengas miedo y si tienes ese temor incrustado profundo en tu corazón vas a terminar enfermándote. ¿Qué crees que es más importante para tus padres: tener un hijo feliz, realizado, sano y que ama con libertad o que vive bajo el yugo de las apariencias, atrapado en la cárcel de una relación falsa, privado de satisfacción, triste, aproblemado, insatisfecho? ¿Qué es más importante las apariencias o la esencia que se expresa honesta al exterior?

    No te sugiero que te cuelgues un cartel que diga “Soy gay y qué”, sino que hables con altura de miras con tus papás o con cualquiera que sea importante en tu vida, con tus amigos cercanos, con quienes se ganen tu confianza… el primer paso a la libertad es afrontar la verdad. No es necesario ser un activista por las minorías sexuales (a menos que tus convicciones cívicas así te lo dicten), pero sí vivir honestamente tus sentimientos y tu naturalea. De otro modo, si concideras que de verdad es impsible hablarlo con ellos, pues lo más sano sería alejarse, no huir, pero sí tomar distancia.

    Cuando comienzas a aceptarte al 100% es cuando te das cuenta que puedes amar en libertad, así que no vuelvas a decir que te sientes incapaz, porque los únicos incapaces de amar son aquellos que nunca han recibido amor de nadie… y acabas de decir que amaste a tu último novio, verdad?

    Y lo último, si quieres hablar otra vez con tu ex… pues HAZLO!!!! Independiente de la recepción que tengas por parte de él no te quedes nunca con la incertidumbre de saber “que hubiera pasado si…” Llámalo y sé sincero con él… pero antes, sé sincero contigo mismo, de lo contrario no vas a conseguir nada más que hacerlo y hacerte sufrir.

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.