Joaquín, 33 años, Santiago. Chile.

Colorful ArtistTengo 33 años y soy artista, además trabajo como profesor de arte en una universidad y en talleres independientes.

Cuando tenía 12 años comenzó en mí una pregunta por mi orientación sexual, junto con una gran angustia y terror ante la posibilidad de ser homosexual, yo creo debido a que mis padres son marcadamente homofóbicos. Durante mi juventud (veinteañera) tuve dos exploraciones sexuales con hombres, una no me gustó mucho y la otra sí me gustó… lo que me dejó con ganas de seguir experimentando, pero no lo he hecho yo creo por represión personal.

En términos más formales me he relacionado amorosamente sólo con mujeres y realmente me gustan harto las mujeres (actualmente tengo una pareja mujer con quien hemos tenido un hijo recientemente, tiene 3 semanas de edad). Sin embargo, al estar casi sólo con mujeres y sentirme atraído por ellas, las preguntas y dudas sobre mi orientación cada cierto tiempo volvían y lo sentía en mi interior como algo que no estaba del todo resuelto.

Sin entender muy bien lo que sentía conversé hace tiempo con una persona homosexual y me dijo que la bisexualidad no existía, que eso era solamente una indefinición y que debía optar por ser hetero u homosexual, pero no algo dual. Durante muchos años asumí esa idea como cierta, por lo cual he intentado reconocerme bajo la idea todo este tiempo como heterosexual. Pero la inquietud sigue dentro mío, como una llama interna que me dice que algo no está bien así.

Ya tengo 33 años y hace un mes aproximadamente me asumí bisexual por esta sensación interna, hacer esto me dio un sentido profundo de entenderme, pero al mismo tiempo me angustió… entonces comencé a buscar información en internet y me di cuenta de que la bisexualidad sí es una orientación válida en sí misma, lo cual me ha hecho mucho sentido y pude leer sobre los mitos de la bisexualidad, lo que me ha dado gran paz. En este momento, con todo lo que cuento, estoy en un proceso ahora de salir del closet como bisexual.

La primera persona a la que le conté es a mi pareja, quien reaccionó bien en general y me ha aceptado como soy, pero de todos modos con algunos temores sobre lo que todo esto pueda generar en mí, en el sentido de cambios que puedan afectar la relación que tenemos. En todo caso, por el momento, en ese sentido me siento tranquilo, independiente que me sienta internamente bisexual, yo quiero estar con ella y eso no lo pongo en duda.

También le conté con cautela a tres amigos, quienes también reaccionaron bien y de forma abierta y comprensiva. Sin embargo, la principal dificultad ha sido contarles a mis padres. Mis hermanos (tengo 3 hermanos y una hermana) reaccionaron bien, aceptándome, pero mis papás no, fue muy angustiante. Mi madre se angustió hasta las lágrimas, me obligó a que guardara esto como un secreto y mi padre dijo que no lo aceptaba ni lo entendía y que esto perjudicaría mi vida y a mi hijo.

Yo intenté defenderme, diciéndoles que no pusieran sus pensamientos y miedos sobre mí, sé que ellos están “equivocados” y entiendo racionalmente el motivo de su preocupación, puedo respetar y aceptar su opinión sobre este tema de forma intelectual, sin embargo, el hecho de que ellos intenten imponer su pensamiento sobre mí me afecta mucho. Sobre todo su angustia y preocupación me han hecho sentir muy culpable y me ha generado una gran angustia. No puedo respirar bien y me siento muy mal conmigo mismo. No estoy arrepentido de lo que he hecho, creo que es legítimo porque me estoy mostrando por fin como soy y como me siento, pero me es muy difícil no sentirme culpable y angustiado con todo esto.

Me siento sin una familia que me entienda realmente, y me cuesta mucho todavía aceptarme a mí mismo con paz y alegría. Siento que no tengo un espacio donde habitar, que no puedo ser yo mismo.

photo by:
2 comentarios URL corta
Alonso, 23 años, Cuernavaca, Morelos, México
Tengo 23 años y soy pansexual. Esto podría llamarse una descripción de quien soy y la forma en la que me di cuenta de ello. Espero no aburrirlos. Dentro de mí, no me considero un chico totalmente distinto del todo, pero sí tengo algunas características notables. Solo tengo hermanas y soy el me...
Ignacio, 17 años, Linares. Chile.
Mi confusión comienza a la edad de los 14 años, luego de una ida al cine con 4 amigos, mis mejores y únicos amigos hombres hasta ese entonces. Luego de aquella tarde, en la noche comencé a pensar, pensar y pensar, hasta que descubrí que sentía cosas por uno de ellos. Mi mente se dio cuenta más tarde...
Ignacio, 18 Años. Santiago-Chile.
Hola, me llamo Ignacio, tengo 18 años (cumplidos hace un mes), soy de Chile, vivo en la ciudad de Santiago (zona Oriente). Hoy encontré esta página y procedí a leer los testimonios. Algunos incluso me sacaron lágrimas, ya que me siento muy identificado. Desde muy pequeño (6-8 años) he sent...

2 Respuestas a “Joaquín, 33 años, Santiago. Chile.”

  1. JuanEs1eban 1 septiembre 2014 15:43 pm #

    Es curioso que la bisexualidad sea tan poco aceptada. Incluso a mi me cuesta acpetar la mía (tengo 34 años) y a mi novio creo que también le cuesta, pero no es un tema para él.

    A mi también me pasa la opinión de algunos, pero al final no pueden sentir lo quea uno le pasa. La bisexualidad resutó ser mi confusa para mi porque estuve muchos años -30- convenciendome de que era hétero y luego que era solo homosexual. A fin de cuentas, uno sigue siendo la misma persona pese a los que otros digan y no vamos a dejar de sentir el mismo amor por nuestra pareja.

    No tiene porque entenderte (ojalá así fuera), si tiene que aceptarte y apreciar que uno es feliz y quue no perjudicará a nadie -más bien ayudarás- con ser tu mismo.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Florcita 7 septiembre 2014 22:18 pm #

    Yo me demoré 29 años (tengo 31) en aceptar que soy demi y bisexual… y nadie más entiende sobre ésto, me siento siempre sola e incomprendida…

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.