Rodrigo, 28 años, Quinta región, Chile

Charly CASSEsta es la segunda vez que escribo, siento en parte que es una deuda, más conmigo que con el lector anónimo. Mucho tiempo ha pasado (2 años) y las cosas han tomado otros colores de difícil evaluación.

Volví a leer mi confesión (http://jovenconfundido.com/2012/02/rodrigo-26-anos-quinta-region/) y me percaté que aunque son otros temas, el problema central es el mismo: ser feliz

La buena nueva: salí del closet. Le dije a mi padres y ser homosexual no aqueja en lo absoluto, no tengo ningún drama en responder cuando me preguntan o aclararlo, sobre todo cuando me hablan de mujeres. No es que lo esté publicando en cuanta red social exista, pero con relativa prudencia lo cuento sin problemas.

Me costó bastante ánimo hacerme con valor, y otro viaje a Argentina para recordar cómo era caminar siendo libre. Dije, valor, la verdad, prefiero verlo como desesperación. El peso ya se hizo insoportable, tormentoso en exceso y decidí hablar.

Y aunque mi religiosa madre hizo un sahumerio veinte minutos después de que le conté (según ella: para alejar los malos espíritus) no he tenido ningún problema en ese aspecto, no se habla sobre el tema, pero se sabe y eso me tiene contento. El mundo parece conspirar a mi favor. He conquistado mi independencia, salgo a carretear como cualquier ser humano sin problema alguno. Bailo con la más absoluta felicidad y libertad (aunque mis pasos de baile sean un tanto ridículos).

La semana que les dije a mis padres me contacté con Iguales. Para mi sorpresa su presidente, Luis Larraín, fundó esta iniciativa, cuando le vea estrecharé su mano y le daré las gracias.  Comencé a ofrecer mi ayuda. Aún siento que no he hecho mucho, sobretodo porque mis estudios y estado de ánimo me lo han impedido sistemáticamente. Pero si hay algo en lo que creo ahora, es que nadie debe pasar por lo que yo pasé, el tormento, la incertidumbre deben ser erradicados.

Estuve en la sesión del Senado cuando se aprobó el AVP, con la sonrisa más grande al ver los resultados. También le pedí a Jaime Parada que firmara mi copia de “Yo Gay” que compré con la más absoluta tranquilidad.

Lamentablemente no es con la misma alegría que comento el ámbito de las relaciones, en el transcurso de estos dos años muchas cosas han pasado que me hacen cuestionar capacidad para relacionarme con el resto en una vinculación sentimental.

Desde las típicas de te quiero como amigo, la temida “friendzone”; plantado, dos veces; aplazado un encuentro, por varios meses; algunos rechazos más humanos y una broma muy, muy pesada: fingir interés por diversión, con publicación en una red social para el divertimento del resto, invitar a comentar a extraños, sacarte del closet con tus profesores por maldad y aún así me dijo que quería que lo besara.

En cualquier caso, eso ya es un tanto más personal, si bien estaba aproblemado por eso cuando comencé a escribir me di cuenta en el breve transcurso de estas líneas que pese a que califico, con toda certeza el 2013 como el peor año de mi vida (Salud y sentimental), me entregó una alegría sorprendente: la felicidad de no tener el peso de esconderme.

En definitiva las cosas mejoran. Saludos.

photos by: diegorm & diegorm
0 comentarios URL corta
Mi primer chat
Nunca voy a olvidar ese día. La primera vez que entré a un chat gay me cambió la vida. Cansado del secreto y poco fructífero vínculo que mantenía hasta ese entonces con la homosexualidad –la pornografía–, busqué una manera de comunicarme con un otro, con alguien que eventualmente estuviera viviendo ...
Carlos, 23 años, Santiago
Yo jamás estuve confundido. Para mí los confundidos eran los demás. Recuerdo que cuando estaba en la básica y empezaba la época en que a los niñitos les gustaban las niñitas y viceversa, a mí me atraía todo el mundo. Yo, que no fui educado (o traumado más bien) desde un punto de vista conservador, j...
Luis, 21 años, Santiago
Recuerdo que desde pequeño me llamaban la atención mis compañeritos, pero yo pensaba que era cariño, o simplemente estima por estar conmigo o acompañarme en mis travesuras, pero no… en cuarto básico me gusto  el primer niño, y me sentí raro, ya que siempre mi papá me decía que me tenían que gustar l...

No hay comentarios.

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.