Javier, 20 años, Coquimbo. Chile.

Summer vacation 2011 friends and familyEstimados:

Al cumplir los 20 años, y tras las tantas inquietudes de la adolescencia, comprendí y acepté que me gustan los hombres. Fue un proceso que viví solo, fueron muchos días de reflexión en mi cama. Yo creo que lo que me impedía “aceptarme” eran los estereotipos, por ejemplo, tener que necesariamente escuchar Lady Gaga, ser femenino, o la misma palabra Gay o también “salir del clóset”… estas últimas palabras son bastantes incómodas para mí y me desagradan.

En mis tiempos de inquietudes, tenía miedos muy similares a los que muchos poseen, por ejemplo, de que se enterasen los padres o los amigos, en fin, mi cabeza creaba cada día más problemas… Hasta que llegué a la conclusión de que no importaba si te gustan las chicas o los chicos, las personas te tendrían que querer por lo que eres (obviamente, aún no es así), cuando entendí que no tenía que rebelarme ante al mundo para sentirme feliz, pude estar tranquilo conmigo mismo.

Mi Madre leyó cosas que escribía cuando era adolescente y le pareció sospechoso, supo que me gustaban los hombres, cuando conversó conmigo me dijo que me daba todo su apoyo, etc. Yo le dije: mamá, yo no estoy enfermo, no necesito apoyo, para mí que me gusten los hombres no es una “condición” como lo han tildado, es parte de la compleja sexualidad humana. Mamá, yo no me he quebrado ninguna pierna ni nada, me gustan los chicos al igual que le podría decir que tengo pie plano, es lo mismo, no necesito trato diferente, yo también formaré una familia y tendré un futuro como cualquier persona, no cambiaré de actitud

En la universidad me enamoré de un amigo, ahora es mi novio y vivo hace más de un año con él. A diferencia de mí, sus padres son homofóbicos. Viajé con él a su ciudad natal y me alojé en la casa de sus padres, fui muy bien recibido, he ido en varias ocasiones y recibí el mismo trato, comparto con ellos, me invitan a menudo a su hogar.

Hemos decido contarles que nosotros somos “pareja”. Tampoco me gusta ese término, lo que parece contradictorio con lo que he mencionado, pero es para que cambien su perspectiva, todo se lo diremos en una carta, para demostrarles que a pesar de que nos gustan los chicos, no hay un impedimento de haber compartido con su familia, yo sé que no lo entenderán en un principio.

Estimados y Estimadas, que les gusten las personas de su mismo sexo no es una “condición” es parte de nuestra sexualidad humana, no es pecado ni maldición, es parte del ser humano, nuestros antiguos amigos griegos lo sabían muy bien.

photo by: kevin dooley
0 comentarios URL corta
Diego, 16 años, Estación Central.
Mi nombre es Diego, tengo 16 años. Yo creo que este testimonio se asimila a los demás, pero quiero compartir mi historia. Cuando era chico me gustaban las mujeres, hasta ahí iba todo bien, pero como a los 11 ó 12 años me fui dando cuenta de que me estaban atrayendo los hombres. Reaccioné súper ma...
Paz, 16 años, Chile
Desde Kinder me di cuenta que no era como los demás, siempre me juntaba mucho con hombres y me llevaba pésimo con las mujeres. A los 6 años llegué a un liceo de mujeres y católico. Mis sentimientos no aparecieron durante 4 años e incluso me metía en la cabeza que me gustaban tipos que salían e...
José, 16 años, Santiago
Hola, quiero empezar este testimonio agradeciendo a los creadores de esta página por darnos un medio para desahogarnos y encontrar historias similares a las nuestras. Mi historia comienza así: siempre fui un niño tímido. Los recreos del colegio consistían básicamente en sentarme y ver a los demás...

No hay comentarios.

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.