Karim, 21 años, Santiago.

y2.d40 | worry linesNo sé ni cómo empezar…

Llevo 6 años con esta sensación de que me gustan los hombres y para mí esto es muy difícil, ya que he tenido polola, tengo mis amigos de infancia y son todos heteros, y siempre he estado rodeado de heteros, pero ahora que tengo 21 me estoy dando cuenta de que ya no miro a las mujeres como antes lo hacía, ahora veo a los hombres disimuladamente de pies a cabeza detrás de mi gafas de sol.

Lo complejo para mí es que mi hermano que tiene mi misma edad ya le dijo a mi familia que él era gay, y vi el sufrimiento de mi mamá y las cosas feas que le dijo mi papá, y de verdad no quiero pasar por lo mismo.

Sueño con tener hijos y constituir una familia, pero hace poco una mujer me agregó a Facebook y me empezó a coquetear y yo en mi mente pensé “este es el momento de acercarme a esa mina e intentar estar con ella”, pero cuando estuvimos juntos no pasó más allá de ¿salgamos?, besos, abrazos, etc… Pero en realidad no sentía nada (siendo que esta mujer es muy bonita).

Intentando entrar en el mundo gay, fui a una disco con unas amigas, pero me di cuenta que esos lugares no son para mí, no pretendo estar besuqueándome con toda la disco si en realidad no sé ni su nombre o cuáles son sus aspiraciones de vida, etc.

Tengo una amargura en mi corazón por no ser quien creo ser, pero no soy capaz de hacer pasar a mi mamá el mismo sufrimiento por el “último hombre” que queda de sus hijos.

Pero mi mente quiere experimentar, conocer gente que sienta y no que solo vea lo físico, sino lo interno.

¿Alguien tiene el mismo problema?

Muchas gracias. En estos momentos sólo me preocupo de mis estudios y de mi vida en general.

 

photo by: B Rosen
1 comentario URL corta
Tomás, 21 años, Santiago
Mi nombre es Tomás, tengo 21 años y estudio una carrera muy tradicional. No sé si en esta etapa soy un hombre confundido. Creo que no, considero que mientras más pasa el tiempo, más asumo mi condición, aunque me cueste. No ha sido fácil poder escribir, ya que ni a mi sombra se lo he contado… es deci...
Álvaro, 25 años, Santiago
En primer lugar quiero destacar está página, siento que todas y cada una de las experiencias relatadas por los jóvenes confundidos son una enseñanza valiosa para quien las lee y que puede ser una gran ayuda a resolver temas en todo esto que es la homosexualidad. Me motivo a escribir este testimon...
Daniel, 25 años, Arica - Parte I
Hola a todos los amigos de Joven Confundido. Primero que todo, me gustaría agradecer a su fundador, Luis Larraín. Además de dar las gracias a quienes trabajan allí y permiten compartir mi testimonio y por supuesto quiero reconocer especialmente a Jaime Parada Hoyl, quién es también protagonista de m...

Una respuesta a “Karim, 21 años, Santiago.”

  1. Felipe 21 noviembre 2013 0:47 am #

    La verdad me intereso tu post, porque yo pase por lo mismo que tu a esa edad, pero este año ya con 25 años pude aceptarme como soy, es un proceso interno que cada persona vive de formas diferentes, pero en cuanto a la preocupación que tienes sobre tus padres pienso que debes darte mas tiempo para dijerir todo lo qque estas pasando y sintiendo para que cuando les digas puedas estar en equilibrio y firme para.enfrentar lo que se venga. Recuerda que ellos son tus padres y te amaran sin importar como seas, solo debes darles tie.po.

    en cuanto a conocer gente que no le importe solo lo físico, yo creo que los hay , solo debes tener paciencia porque todo se va dando de forma.natural . Existe para cada persona alguien y esta pago a da testimonio que hay gente gay que esta buscando personas con estas características.

    Mantente atento a la pagina.porque a veces hacen charlas y puedes participar para aprender.mas del tema de la homosexualidad y como enfrentarlo y de paso conocer gente con intereses similares.

    espero sea de ayuda, éxito en este viaje!#

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.