Ignacio, 22 años, Santiago

taxedSiempre me he considerado una persona muy afortunada… Desde que nací he sido honesto y tuve la idea de que mis inclinaciones no iban por donde debieran ir. En mi época de adolescencia, a los 16, me asumí homosexual de lleno (si bien me gustaron algunas niñas, más tarde me daría cuenta que era más bien un amor maternal). Contarle a mis padres no fue un gran problema (la primera reacción de ellos sí que lo fue), pero ahora todo está en armonía. Tengo una relación de casi 2 años, no podrá ser como la que llego a idealizar (confieso que mi idealismo es de cuento de hada), pero puedo decir que le tengo un profundo amor… Más aún, mis padres lo aceptan (mi papá a regañadientes y mi madre lo adora) y me atrevería a decir que mis suegros me aman… No podría estar más agradecido de mi vida, lo tengo todo.

Lo único que me carcome por dentro es que no sé qué hacer con mi vida. Escogí una carrera que creí toda mi vida que sería la ideal, fue el peor error que pude cometer, nunca tuve talento para tal carrera y en 3er año reprobé. Nunca quise retomar (Me fui a la chucha). No me gusta rendirme, pero de verdad no sé qué hacer, cuál es mi camino, qué me gusta… No sé nada… Llevo cerca de un año trabando y aún no sé qué hacer. Es la peor sensación de la vida, me siento inútil y fracasado.

Mi único consuelo es que aún soy joven y me queda mucho por aprender.

La razón por la que escribo es más bien por un desahogo y para dar a conocer que quizá el miedo a salir del closet es un paso más de la vida. Yo creo que eso no se debe presionar ni obligar, sólo se hace para estar en armonía uno mismo y con el mundo… Existen cosas mucho peores que el miedo de perder a alguien por creer que no te aceptarán por cómo eres. Todos te aceptarán y querrán.

2 comentarios URL corta
Consuelo, 20 años, Santiago
El 2008 fue un año de cambios en mi vida. Principalmente porque empecé a dudar de mi sexualidad; pasé todo ese verano viendo series sobre temáticas homosexuales y averiguando en internet. Sin embargo, no lo comentaba con nadie. La verdad todos estaban pendientes de mi mamá que padecía cáncer y estab...
Oskar, 28 años, Chile
Ojalá, si lo publican, sólo pongan mi nombre y edad. Sorry no sé por qué uno sigue teniendo miedo o desconfianzas, quizás por eso mando este testimonio, quiero dejar de temer y empezar a enfrentar. Hola, a mis 28 años estoy a punto de celebrar un año de contarle a mis padres que soy gay, y aún ho...
María, 18 años, Santiago. Chile
Hola :) soy María, tengo 18 años, soy de Santiago de Chile y necesito ayuda, por favor! lo que me pasa es que a los 16 años me empezó a atraer mucho una compañera de curso, ella era la típica mina popular, linda con muchos hombres detrás de ella. Yo nunca me atreví a decirle a ella lo que me pasaba ...

2 Respuestas a “Ignacio, 22 años, Santiago”

  1. Rodrigo 29 octubre 2013 16:04 pm #

    Hola Ignacio, me sentí identificado con tu historia, pues has pasado por cosas similares. Me gusta que en el tema de tu orientación sexual no hallas tenido mayores problemas, más que el de contarlos, pero que te encuentres bien, con pareja y te lleves bien con la familia de él. Siento que no debería sentirte mal, porque quizás te hayas equivocado en la carrera, creo que eso es lo que te preocupa más, pues relájate, y aunque quizás pienses que perdiste años por eso, eres joven aún, y muchos se equivocan (algunos mucho mayores que tú) pero siguen adelante, a pesar de los errores, siempre sé optimista. Lo que te digo, es que eso no te deprima completamente, puesto que tienes una familia que te quiere, una pareja con la cual llevas mucho tiempo, y estás con salud y vivo que es lo más importante. Ya hallaras, en que te gustaría trabajar, pero si te pones tenso, no lograrás mucho. Ten confianza en ti, y si lo necesitas, cuéntalo a tus cercanos para que te apoyen. Nada está perdido. Un abrazo

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Andres D 1 marzo 2014 17:09 pm #

    Hola. Eres super joven, por lo que no te achaques si todavía no sabes qué carrera te gusta. Pregúntate qué te gusta hacer. Para qué tienes talento. O qué es lo que te vuelve loco. Te gustan los números? Resolver problemas matemáticos? O te gustan más las letras? Te gusta trabajar con gente? Un psicólogo quizás te puede hacer un test de vocación. Mucha suerte.

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.