Briam, 19 años, Valdivia

I Wish We Could go Outside...Mi nombre es Briam, tengo 19 años y Soy de Valdivia – Chile. Al momento de escribir me siento algo inseguro, pero creo que es el primer paso para poder sanarme del alma y ser realmente feliz.

Mi madre, quien quería tener un tercer hijo, no podía quedar embarazada, fueron 6 años donde todo intento por tener un hijo era fallido. Finalmente, por misericordia de Dios, pudo procrear a quien les habla. Cuando nací fui considerado un regalo del cielo, llegué a los brazos de una mujer que me llenó de amor, a unos hermanos mayores que me querían. Sin embargo, llegué a los dominios de un padre que jamás quiso a ninguno de sus hijos y que solo los veía como carga. A todo esto, mi madre pudo quedar nuevamente embarazada y cuando tenía 2 años nació mi hermano menor.

El tiempo seguía pasando y yo continuaba creciendo, al amparo de una madre abnegada, de unos hermanos querendones y con un padre ausente que solo trabajaba para ganar aun más dinero. Era un niño bastante inteligente, mi mamá se encargó de enseñarme cosas tal como lo haría una profesora, a los 4 años ya sabía realizar las operaciones básicas en matemáticas, sabía los colores y leer de a poquito, todos quienes me conocieron en mi niñez decían que iba a lograr muchas cosas.

Mi vida era excelente, era un niño que a pesar de no nacer en cuna de oro, nací rodeado de personas que me querían, que a la larga eso es lo más importante en esta vida, el amor. Sin embargo, mi vida cambió totalmente cuando mi hermano mayor cumplió 18 años y decidió que  quería ser marino. En ese entonces yo tenía 5 años y finalmente mi hermano cumplió su sueño, había entrado a la Armada.

Como niño yo no entendía qué sucedía, solo lloraba porque mi hermano ya no estaba a mi lado como antes lo estaba. Pasaron algunos meses y veía por lo general a mi hermano cada dos fines de semana (viajábamos con mi mamá a Talcahuano para verlo, cerca de allí estaba la Escuela de Grumetes a la cual pertenecía) y yo volvía a ser feliz. Pero un día le tocó a mi mamá, mi hermana mayor y a mi hermanito chico viajar (ya que ellos no conocían), mi mamá jamás tuvo confianza en dejarme con mi papá, sabía que él no me quería y que no me iba a cuidar, fue por eso que me llevó a casa de mi abuela (su mamá).

Estaba hospedando a un primo mío (su favorito), por lo que a mí no me daba atenciones y siempre me retaba, incluso me hizo dormir en el piso por falta de camas. Como todo se sabe, mi mamá llamó a mi papá para que me fuese a buscar, quizás ella creyó que iba a estar mejor con él, que gran error. Me fue a buscar y me llevó a la casa, me dio de comer y se puso a ver tele, yo a pesar de tener 5 años aun utilizaba pañales, siempre me hacía pipí y le dije a mi papá que me había orinado; con una ira enorme me llevó a cambiarme, y cuando quede sin el pañal, comenzó a tocarme y siguió, finalmente me tapó la boca y abusó sexualmente de mí.

¿Qué culpa tenía yo de su odio? ¿Qué cosa hice para que el hiciera algo tan aberrante? ¿Por qué ensañarse con un niño?, tantas preguntas que aun están sin respuestas, por razones que no recuerdo, mi madre demoró más días en volver, y todos los días posteriores fue el mismo método, cuando llegaba de su trabajo abusaba de mí y si lloraba me golpeaba. Cuando mi madre llegó, la abracé muy fuerte y lloraba, él dijo que era porque la echaba mucho de menos, yo no le dije nada a mi madre por miedo a que me hiciera algo a mí y peor aún, a ella. Después de eso nada volvió a ser lo mismo.

Me acerqué mucho a mi madre, como no tuve una imagen masculina a mi lado, comencé a tomar actitudes que para mi eran normales, que veía que mi madre hacía, como lavar la ropa, jugar a la comidita entre otras cosas. Cada vez que mi mamá llevaba a mis hermanos con ella a ver a mi hermano, el marino, mi padre saciaba su carne con el cuerpo de un niño inocente.

 

Cuando entré a kinder, me costó relacionarme con las personas y peor aún, con mis compañeritos, para ellos era la “mujercita” y para mis profesoras era “el niño imbécil”, como pueden ver fui víctima de bullying por ser amanerado desde mi niñez, costó bastante pero a pesar de todas las barreras, pasé a 1er año y la realidad fue aun peor. La profesora me golpeaba, mis compañeros me aislaban y caí en una tremenda depresión, no quería comer, no quería jugar y sabía que era día lunes y tenía un tremendo miedo, como adición a eso mi mamá comenzó a golpearme por el hecho que según la profesora eran rabietas y era un flojo.

Finalmente, quedó en evidencia (por un asunto puntual) que la profesora no estaba “ni ahí” conmigo, por lo que mi mamá me cambió de colegio. Era un colegio muy pobre, con niños en situación de pobreza extrema, sin embargo allí conocí a grandes seres humanos, conocí muchas realidades y aunque sufría de bullying por parte de los cursos más grandes, tuve un gran curso y una gran profesora.

Seguía siendo ultrajado cuando se daba la oportunidad, y cuando pase a 2do mi mamá me cambió a una nueva escuela que estaba más cerca de mi casa, muchos de mis compañeros de mi curso quedaron conmigo, pero la cantinela se repetía, los cursos mayores me molestaban, me gritaban que tenía “dos sexos”, que tenía vagina, que era una “puta” y lo que fue peor, también llegué a ser abusado una vez dentro de ese colegio.

Pasé durante toda la enseñanza básica siendo víctima de golpes, insultos que cada vez eran más fuertes, ya no era el “mujercita”, era el “maricón” de la escuela, todos me conocían por ese nombre, y no era día si no lloraba por esa razón. Finalmente, a pesar de todo pronóstico me licencié, con honores (no fui el mejor estudiante, pero si fui un ejemplo para muchos, y hasta los días de hoy mis ex- profesores y mi ex-directora siguen diciendo que soy un orgullo para ellos), a pesar de todo lo malo hay lindos recuerdos de niñez en esa infraestructura.

Llegué a la enseñanza media, tenía grandes expectativas de dejar mi pasado atrás, pero algo en mi fórmula falló y las agresiones fueron peores, tanto que quedé con un problema nervioso, cada vez que recibo una emoción muy fuerte me descompenso y quedo con una horrible crisis de angustia. Era el “maraco”, la “puta”, aunque intenté de hacerme respetar, jamás podía controlar los rumores. Por problemas mi papá debió abandonar la casa, eso fue un alivio para mí, sin embargo, mi familia se astilló y el costó fue que yo y mi madre nos distanciamos, lo que me hizo una persona muy dura y madurar de “niño grande” a “adulto precoz”.

Después de mucha lucha logré salir de enseñanza media (también con honores). Entré a la Universidad el año pasado, y el problema fue el mismo y debí cambiarme de carrera. Hoy estoy en lo que realmente me gusta, pero sigo sufriendo discriminación por ser como soy. Hace poco que he sentido que soy sumamente infeliz, porque jamás he pololeado y no por no tener oportunidad, si no porque me siento sucio. Si bien me han gustado mujeres, ningún chance con ellas, porque solo me quieren como el “amiguito gay”. También me han gustado hombres y he tenido oportunidades, el caso es que hay otro factor de por medio, una madre que es religiosa y que me ha dicho que “maricones” en su casa no quiere.

Piensa que por mis actitudes ando en cosas raras, y me ha advertido que si quiero ser gay que lo sea fuera de su casa y que me olvido que tengo madre. No sé qué hacer, he postergado mucho mi felicidad, quiero encontrar un compañero, darle todo mi cariño y amor, no estoy en busca de sexo expres (como tipos que son abominables, solo en busca de eso), busco poder quitarme este yugo que me oprime, un secreto que he guardado casi 14 años, quiero tener amigos de verdad, quiero ser el líder que siempre he querido ser, pero necesito socorro, no pido que hablen con mi madre y la convenzan de mi condición sexual (de la cual tampoco estoy tan seguro), tampoco pido que encuentren a los culpables de mis desgracias (Dios y el destino se encargarán de hacerlos pagar) pero necesito ayuda, cada vez que recuerdo estas cosas lloro, me pongo triste y he pensado en matarme.

Hace unos días encontré esta página por casualidad justo cuando había pensado en cómo acabar con mi vida y vi algunos testimonios, vi a gente que se preocupa en ayudar y vi que uno expresa su verdad al mundo. Al ver esto le conté mi verdad a dos amigos míos, quienes me están apoyando y me dieron ese empujoncito para encontrar ayuda. No sé si necesite un psicólogo o psiquiatra (tampoco tengo los medios para acudir a uno), pero necesito a gente que sea como yo, y que ha podido salir adelante, necesito amigos de verdad y por sobre todo necesito un salvavidas, porque sé que la VIDA ES BELLA y es por ello que me la quiero jugar y ser realmente feliz, como soy yo y no como quiere el resto.

photo by: Firesam!
7 comentarios URL corta
Jorge, 16 años, Talca
Hola, motivado por la insistencia de una profesora, he querido compartir mi experiencia en esta página web. Pero antes de comenzar, me gustaría dar gracias a todas las personas quienes hacen posible la existencia de una página como esta, es necesario conectarnos como comunidad, exponiendo las múl...
Luis, 18 años, Nancagua
Junto con escribir mi testimonio quisiera agradecerles por crear esta página que ha hecho una gran ayuda para jóvenes como yo, que se sienten desorientados y solos. Mi historia comienza algo enredada, así que disculpen si no me entienden. Siempre, desde muy pequeño, fui muy gentil, amable, y cord...
P, 28 años, Chile
Tengo 28 años.  Desde que era muy chica, tenía el pelo corto, usaba pantalones y poleras, zapatillas.  No me gustaban las muñecas ni el tecito. Lo mio era el fútbol, las bicicletas, el skate, el barro, etc.  Siempre supe que era diferente pero no le daba importancia porque pensaba que era una &q...

7 Respuestas a “Briam, 19 años, Valdivia”

  1. brisa 23 abril 2013 21:01 pm #

    he sufrido casi lo mismo que tú, el bullying, el abuso sexual, la soledad… y aun tengo la esperanza de encontrar mi lugar en el mundo, mi felicidad… y sabes? estoy segura que encontrarás un compañero al que ames y que te ame de verdad, te lo mereces!

    Thumb up 4 Thumb down 0

    • Oscar 3 marzo 2015 18:43 pm #

      Me conmovió enormemente tu relato, Briam.. Qué nombre tan raro el que te pusieron, jaja. Sin embargo, desde las primeras frases ya se veía la gran calidad humana que tienes, y la riqueza espiritual que por fortuna te ha acompañado, y que creo es lo que te ha permitido sobrevivir en medio de semejante caos. No se entiende cómo puede haber un padre que aproveche su autoridad para abusar de un menor, así fuera extraño. Pero abusar así de un hijo, yo mismo le prendería fuego a semejante engendro, y estaría pendiente de verlo arder por completo.
      Me sorprendió que te expresaras tan bien, con un buen manejo de la ortografía, cosa bien rara en los muchachos de ahora, y que expusieras tus ideas de una forma tan congruente y amena. (Si es que puede ser ameno el relato de una desgracia). Pero considero que ya pasaste lo peor del río. Ya atravesaste las peores avalanchas, porque las viviste desde que eras inconsciente, y además vulnerable. El haber logrado pasar esos años de primaria, con todos tus temores… esa adolescencia inflada de molestias y el acoso aterrador de compañeros ignorantes, en un medio que se tapa los ojos para ver sólo lo que les interesa ver… la supuesta educación de los pibes… Pero tú, con una tolerancia y empuje sacados quién sabe de dónde… has logrado poner pie en una piedra alta, y mirar atrás, y saber lo que quieres, sin dejar que otros te impongan lo que “es bueno para ti”, cuando tu mente te indica otra cosa. Me quito el sombrero ante ti, por haber sabido salir al otro lado. Y no te preocupes tanto por saber si llegará alguien a tu vida o lo que vas a ser… Preocúpate sólo POR EL DÍA DE HOY. Por ser feliz hoy; por pasar el día animado y haciendo las cosas que te gustan, para lo que eres bueno, y deja que el destino, o la vida o la naturaleza, que tiene miles de años de sabiduría suprema, harán justo lo que esté en el libreto de tu vida. No busques felicidad futura… ni un amigo con quien terminar tus días… Busca salir contento de tu casa el día de hoy, procurando hacer bien lo que tienes pensado hacer, cumpliendo los propósitos para este día. Para qué gastar neuronas pensando en algo ficticio, cuando puedes dedicar esa concentración en vivir lo mejor posible tu día a día. Me conmovió mucho tu relato, pero a la vez me doy cuenta del ser humano tan valioso que eres. No te prometo que vas a encontrar esa persona que quieres, porque no soy mensajero del destino. Sólo me atrevo a animarte a que intentes ser feliz HOY, tratando de hacer oídos sordos a todo aquel que pretenda impedírtelo. Un abrazo, Oscar. Si te hizo bien, responde.

      Thumb up 0 Thumb down 0

  2. María José 24 abril 2013 11:01 am #

    Te mando un abrazo cariñoso. Entérate que en el mundo (y sí, en Chile) existimos personas a las que NO NOS DA LO MISMO lo que cuentas. Me alegra saber que puedas contar con este espacio para hablar de ti. Me quedo con pena, pero con la fuerte esperanza de que hoy empiezas a estar mejor porque hablas del tema.
    Lamento muchísimo la reacción de tu madre, me parece lo menos madre que puede hacer una mujer. Te recomiendo que vayas con calma, porque a medida que pasen los años tendrás más fuerza que hoy para aceptar lo que sea que venga con esta sociedad que puede ser tan cruel. Es cierto que ir a un psicólogo te podría servir, pero lo más importante, ya lo estás haciendo: confiar en tus amigos.
    Te mando mucho ánimo y fuerza para aceptarte y que puedas ser feliz con tu propia fórmula.
    MJ

    Thumb up 3 Thumb down 0

  3. Patricia 24 abril 2013 13:27 pm #

    Briam…antes que todo quiero agradecerte por compartir tu vida con nosotros, imagino que has pasado momentos muy difíciles y que esos te van quitando las ganas de disfrutar la vida, de aceptarte como eres, un ser maravillosx, ese eres tú…Ante tus preguntas de ¿Qué culpa tenía yo de su odio? ¿Qué cosa hice para que el hiciera algo tan aberrante? ¿Por qué ensañarse con un niño?, quisiera decirte que no tuviste y no tienens ninguna culpa de lo que te sucedió, eras un niño y como tal la responsabilidad de los actos la tienen siempre lxs adultos…Tú eres una víctima de un ser que no sabe amar ni cuidar a los suyos, y te digo algo…más que una víctima un sobreviviente de una situación que te afecta profundamente….en cuanto a lo que pudiste haber hecho…nada, nadie merece ser abusado ni física, ni psicológica ni sexualmente, el sexo debe ser siempre un acto libre y voluntario y tu padre se aprovechó de su poder, de su tamaño de su fuera y de tu fragilidad (recordando que eras un niño)…..lo importante es que hoy has dado un gran paso al compartir lo que te ocurrió, lo que más cuesta es romper el silencio y lo has hecho…busca siempre personas con quienes puedas compartir quien eres realmente, sin ocultarte, aunque lo importante es que sepas que tu vida es un tesoro y que no todo el mundo merece “tu tesoro”…así que busca amigos con cuidado, en la Universidad hay mayor aceptación e integración que en la media o básica…así que tranquilx, las cosas se van a ir dando…solo abre tu corazón y empieza a compartir con otros lo que sientes y este espacio es para todxs nosotrxs y eso a te incluye….

    Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Fabián 24 abril 2013 20:58 pm #

    Al leer tu relato, me emocioné bastante, pero al terminar la lectura uno logra reconocer que eres una gran persona con una enorme entereza, que ha pesar de todo lo que te ha tocado vivir en estos años de vida, sigues adelante en busca de tu propia felicidad y para conseguir tus metas. Me alegro de todo corazón, que hayas desistido de esa idea del suicidio, pues eres alguien muy valioso, que aún tiene mucho por entregar, y esto debe ser el motor para que continúes adelante.
    Bueno Briam, aunque no te conozca quiero decirte que te estimo mucho y te deseo lo mejor en aquello que estas emprendiendo en estos momentos, mucho ánimo, un ‘abrazo’ y bendiciones para ti. 😀

    Thumb up 0 Thumb down 0

  5. Davidlink 24 abril 2013 23:40 pm #

    Amigo, quiero decirte que eres fuerte y muy muy valiente, has salido adelante, estas ya en la universidad a pesar de los obstáculos, dentro de poco serás un profesional, dueño de tu vida y sin necesidad de depender de quienes te han hecho daño, no cualquiera lo logra y es lo mismo que te hace un grande y un valiente. El tiempo cura muchas cosas, trata de no envenenarte con malos pensamientos y odio, mira el futuro con esperanza y piensa: si has sido capaz de estar de pie hasta ahora, con todos los obstáculos que tuviste (y que no te merecías) imagínate en poco tiempo mas cuando estés trabajando en lo que te guste y viviendo TU vida (libre, eligiendo por ti). Ponte metas, planes a futuro, hazte regalos (porque te los mereces…planifica algo, piensa en lo que te gustaría hacer cuando trabajes, etc.), rodeate de gente buena, de buenos amigos (que no necesariamente tienen que ser hartos sino gente que te aporte), aprovecha los que ya tienes y ve siempre por el buen camino. Tienes mucha vida por delante, mira hacia adelante.

    Te mando un abrazo enorme, mucha fuerza y que Dios te de muchas bendiciones. Cuídate mucho, eres valioso no lo olvides nunca!

    Thumb up 0 Thumb down 0

  6. Andres D 29 enero 2014 21:21 pm #

    Hola. Quedé muy impactado por tu relato. Hiciste muy bien en contarle tu historia a dos de tus amigos, y me alegro mucho que te estén ayudando.
    Encuentro admirable la fuerza que haz tenido para salir adelante.
    Pienso que haz cargado con una mochila demasiado pesada, y que ningún ninio se merece.
    Por qué no le contaste a tu mamá que tu padre abusó de ti? Pienso que no es justo para ti que guardes ese secreto.Creo que las madres tienen derecho a saber cuando algo tan grave les pasa a sus hijos.
    Te envío un gran abrazo y te deseo mucho ánimo, y que sigas adelante y llegues a ser feliz, pues nadie más que tú se lo merece.

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.