Marcelo, Chile

Hola,

La verdad es que quería compartir con ustedes mi experiencia desde afuera. La del padre y del hermano que se encuentra con diferentes tendencias sexuales, siendo heterosexual.

Debo partir por sincerar que siempre me he encontrado una persona abierta al mundo, en respetar sobre todo su diversidad, como parte intrínseca de la humanidad. Quizás mis pensamientos acerca del pre-juicio, es decir, un juicio previamente adquirido, sin consentimiento de mi razón y de mi corazón, me han dado un gran espacio para poder aceptar la diversidad en todas sus formas, sean políticas, sociales, económicas, raciales y sexuales.

En realidad, cuando miro a alguien, miro a otro ser humano con el cual debo, al menos intentar, compartir mi tiempo sobre la tierra. Sinceramente, incluso teniendo una visión crítica de las modas, y de las tendencias de los tiempos, es difícil no ser parte de ello, incluso para quien intenta pensar por sí mismo, dado que son parte, en mi caso, de mi educación eclesiástica, de mi familia y amigos, de valores y pensamientos conservadores, y de un entorno inmenso de intolerancia e ignorancia, y sobre todo de pre-juicios a todo aquello que le es ajeno.

Es más, como todos, he tenido paradojas en el camino, como cualquiera, de tolerar al intolerante, lo cual me parece claramente es un problema del lenguaje, donde los antónimos extremos parecen no ser compatibles.

Dicho lo anterior, acerca de mi cosmovisión del mundo, me adentro en el tema.

Descubrí, dentro de mis dudas y conversaciones con amigas y con un gran y confiable amigo, que mi hermano, o bien era muy tímido, lento, torpe o retraído con las mujeres, siendo que había tenido novias en la adolescencia, o que algo diferente pasaba. Se lo pregunté, y la respuesta fue un no rotundo.

Luego de un tiempo, él me sincero sin anestesia que me había mentido en la respuesta y que sí era homosexual. El golpe, dada mis dudas, duró poco, y me abrí a una simple razón. Sí, lo razoné. Era mi hermano, a quien quería y quiero, y mientras viera en él al mismo a quien quería y había conocido y reconocido siempre, no tendría dudas de que todo seguiría igual, sin importarme esta nueva faceta, a la cual también estaba abierto a conocer.

Le conocí amigos, y vi lo mismo que mi cuerpo acepta. Besos que me molestaron tanto como los que se besan sin pudor en el metro atiborrado de gente al lado de uno, casi salpicándolo, o como cuando fui soltero y salí con parejas heteros y no se paraban de besar. ¿Si un soltero(a) queda para salir con una pareja, espera al menos que no demuestren tanto su relación, no?  Eso es respeto por el otro.

¿Acaso necesito tocarle el trasero a mi mujer delante de la gente para demostrar que tenemos algo, cuando ya tenemos dos hijos? No. Con el solo hecho que me lo digan, que los vea juntos y de vez en cuando que se toman la mano, o darse una mirada cómplice, puedo entenderlo plenamente. El resto, que quede a la imaginación. ¿Alguien imagina o sueña a sus padres intentando crearlo?

Luego, mi hija en sus actos de sinceridad brutales me dijo que era lesbiana, y que no había caso, no le gastaba el miembro masculino. No fueron esas exactamente las palabras, pero valgan como expresión de sus argumentos. Me gustó menos, debo ser claro. Me había hecho muchas ilusiones de padre con ella, sobre su futuro, sobre el orgullo que me daría, sobre… temas que en realidad no estaban más que en mi corazón de padre. Y por lo misma idea con la que comencé este mail, por ser consecuente conmigo mismo y darle una visión crítica a las cosas, la niña tomó una decisión personal, que cambió no mi razón, porque esta no existía más que en mis riñas con ella.

Cambió mi visión, la cual sin dudas tuvo un momento de desilusión, pero comprendió  y comprende que mientras aun yo exista en su corazón, estoy pagado, y que ella es libre de darle al suyo a quien sea. No es un objeto material, sino un sujeto, y sobre todo, una sujeta a quien adoro desde que la vi. Obviamente, ojalá le de su amor a quien la merezca y la quiera y haga feliz, como a cualquiera, sin distingos. Luego de más tiempo de decantarme el tema, le conocí novias, alguna incluso, vivió en casa algunos días, y también vi lo que todos ven en cualquier pareja adolescente. Se querían, peleaban, comían, dormían, jugaban con mis otros hijos, y todo lo demás  también, pero en su habitación. Ojos que no ven, corazón que no siente.

En fin. Mi historia para algunos lugares y tendencias no debe ser fácil de aceptar, y la verdad es que en el principio, días más días menos tampoco lo fue para mí, sobre todo en el segundo caso. ¿Pero quién sobre esta tierra tiene asegurado algo respecto a las decisiones de los demás? ¿Cuál es la capacidad de influencia que puede tener uno respecto a alguien cercano, llámese familia y amigos? Uno no elige más que sus propias decisiones.

En fin. Lo que quiero decir con esto, es que ya sea razonado o sintiendo, hay pocas cosas que sean mas afortunadas que aceptar las decisiones del otro, sea quien sea, hija(o) o hermano(a), o persona, porque no dependen de uno. Lo que depende de cada cual, es reflexionar y sentir, acerca de rechazar a alguien porque hace algo que uno no haría, y dejar de querer a quien se le ha dado el corazón de forma gratuita.

Cada uno debe ser libre de meditar sobre esto, pero de forma personal, sin tomar banderas llenas de prejuicios y sin tener el corazón puesto, porque ofende a quienes hemos tenido el tiempo de razonar y sentirlo. Ante la duda, abstenerse; es sabio, inteligente, es una buena valoración.

photo by: Stewart Black
6 comentarios URL corta
Pilar, 48 años, Pirque
Cuando nuestro hijo a los 17 años nos sentó en el comedor y nos dijo: "Quiero conversar con ustedes: me gustan los hombres", le dije "Habla, porque nada cambia". Fue una de esas conversaciones memorables, llenas de confianza, amor, emoción, tristeza, agradecimiento y orgullo. ...
María Eugenia, Providencia
Difícil dar un testimonio luego de tantos años transcurridos. Los sentimientos y las emociones son ¡tan distintos ahora!, pareciera que fue otra persona quien las experimentó. Sin embargo, se vuelve  obligación compartir la poderosa vivencia que me ayudó a subir unos cuantos peldaños en la escalada ...
Denisse, 27 años, Santiago
Este es mi segundo relato, los actualizo un poco, mi padre era homosexual, me enteré a los 8 años más o menos. (El relato completo en "Familia del joven confundido"). Bueno, cuando yo nací mis padres pertenecían a los Testigos de Jehová, eran bastante "fanáticos", íbamos a reu...

6 Respuestas a “Marcelo, Chile”

  1. Luig 10 diciembre 2012 13:03 pm #

    Que gusto saber que hay personas como usted, capaz de ver a la persona y no juzgar por como se viste, actua, piensa y quiere. Un orgullo de persona, espero y dios ayude a todas esas personas homofobicas que de sabios es, son personas que con solo una palabra danan en lo mas profundo del corazon.

    Gracias Marcelo y sigua igual, ayudenos a cambiar este mundo que cada vez esta peor con respecto a esto. =]

    Thumb up 1 Thumb down 0

  2. marco 18 diciembre 2012 11:50 am #

    Uhhh marcelo, fui muy atento a tu escrito … !!
    mientras lo hacía me preguntaba, pk es tan terrible para los padres
    saber qe su hijo o hija es homosexual ?? …
    pk la gran mayoría lo veo casi como el fin del mundo, qe se apagan todas
    esas iluciones qe se forman y qe finalmente no llegan hacerse realidad ??
    Qé es lo tan terrible y penoso ?? …
    Tú como padre me podrías daresa respuesta ?? …
    … Yo tengo los mios y hasta el día de hoy ya “resignados” les digo siempre lo mismo,
    pk se aterran tanto ?? … pk lo ven como lo peor del mundo ??
    y me dan respuesta pero no son mi satisfacción, lo es lo qe me deja satisfecho :/
    aún no puedo encontrar esa respuesta qe me deje tranqilo y poder entenderlos a ellos.
    ….
    Marcelo, un gusto.

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • pestañas 18 diciembre 2012 14:01 pm #

      Hola Marco, si quieres, podemos enviarte material especial para padres y recomendarte consejería para ellos o talleres con otros papás que pasan con lo mismo, no te imaginas lo bien que les hace desahogarse en un espacio protegido y sentir que no son los únicos! Háblalo con ellos y escríbenos a contacto@jovenconfundido.com

      Thumb up 1 Thumb down 0

  3. Sol 3 abril 2015 19:13 pm #

    Marcelo:

    Vengo recién conociendo la página de JC, que me encantó inmediatamente. Como valoro la diversidad y el respeto a las personas, trabajo en salud mental y tengo una pareja del mismo sexo, quiero agradecerte tu testimonio tan personal y enriquecedor. Agradezco tu franqueza y el relato simple y directo de tus contradicciones, tus ambivalencias y tu crecimiento personal.

    Si más personas nos atreviéramos a hablar de las complejidades que atravesamos, sin simplificar nuestra experiencia, sino reconociendo y validando tanto lo confuso como lo claro, lo que nos pone tristes, enojados o contentos, lo que nos queda cómodo e incómodo… Entonces podríamos conversar y encontrarnos más libremente, con lo que es individual y lo que tenemos en común con otras y otros.

    Saludos

    Thumb up 0 Thumb down 0

  4. papa desesperado 8 septiembre 2015 15:45 pm #

    Marcelo gracias por compartir su historia, le cuento trabajo en minería tengo 45 años y no se imagina el dolor que tengo ya q nuestro hijo nos confeso q le gustaba otro chico, el mundo en que trabajo es terrible en ese aspecto e sufrido para que le cuento y el igual..pero gracias a su valiosa historia voy mirar a mi muchacho como siempre lo he visto y como al hijo q siempre he amado y esperando nos de la posibilidad de demostrarle con el tiempo lo mucho que lo necesito y lo queremos y que vuelva a ser el niño alegre que era.

    Gracias

    Thumb up 1 Thumb down 0

    • Equipo JC 9 septiembre 2015 18:43 pm #

      Querido papá, te escribimos por correo para orientarte y enviarte información. Hay mucho que podemos hacer para apoyarlos, el amor que tienes es enorme y eso es lo más importante.
      Un abrazo,
      Equipo JC

      Thumb up 1 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.