Gonzalo, 23 años, Santiago

Primero que nada, debo agradecer que exista esta plataforma como medio para desahogarse y contar nuestras experiencias. En segundo lugar, quiero contarles mi historia, estoy seguro que más de alguno se sentirá identificado.

Tengo 23 años, nacido y criado en el sur de Chile en un sector rural. Tengo 8 hermanos, 2 hermanas, un padre machista, una madre dueña de casa, mis abuelos españoles y mi abuela del opus dei.

Tenemos muchas tierras y gran parte de mis hermanos en sus primeros años trabajaron en el cultivo y siembra de productos, hasta que emigraron a Santiago. Era una especie de tradición, todos debían lidiar con animales y con labores propias del campo.

Yo sin embargo, siempre me mantuve alejado de esos trabajos, nunca me gustaron y desde pequeño demostré ser muy intelectual, pegado a los libros, un niño que quería saberlo todo.  Por eso, a los 11 años me enviaron a estudiar a la ciudad en internados hasta los 18 años.

Sólo veía a mi familia los fines de semana.

Desde siempre me sentí atraído por hombres, pero nunca supe lo que era. Mi familia siempre hablaba de “maricones”, “huecos”, “enfermos”, etc. y yo no me sentía identificado con ninguno de esos nombres.

Psicológicamente empecé a cuestionarme la vida y la existencia, siempre había soñado con tener hijos, sacar mi carrera y ser un profesional para que todos se sintieran orgullosos de mí.

A los 13 años, y producto del desarrollo, me sentí fuertemente atraído por un compañero, pero luchaba infructuosamente con esos sentimientos, me sentía culpable, sentía que no era correcto. Por otro lado, muchas compañeras de curso andaban a la siga mía y yo no podía corresponderles…

Empecé a aislarme de mis amigos, dejé de ir a la cancha a jugar futbol porque tenía miedo de que alguien supiera, empecé a odiar a mis hermanos, a mi mamá…odiaba al mundo. Luego empezaron mis crisis de angustia, arritmias cardiacas, problemas de presión arterial, dormía noche y día, bajé muchos kilos de pesos, etc. mi madre desesperada me preguntaba qué me ocurría y yo sólo quería desaparecer del mundo.

Un día ingresé a Google y puse lo siguiente: “soy hombre y me gustan los hombres”, entonces apareció una palabra que nunca había oído: “HOMOSEXUALIDAD”. A los 17 años descubrí que era homosexual.

El segundo paso, fue encontrar amigos que también lo fueran, porque yo creía que era el único gay en el mundo. Luego de un tiempo conocí a mi primera pareja, pero él me fue infiel y terminamos.

Me vine a Santiago y acá todo es diferente. Existe mucha más libertad, pero no puedo negar que me siento tan sólo como en esos viejos tiempos en el sur. La mayoría de los gays son promiscuos, por lo mismo no frecuento mucho el ambiente gay.

A mi madre le conté a los 20 años, y lo primero que me dijo fue “mi amor, yo lo unico que quiero es verlo feliz” y esa frase me devolvió la vida.

Ahora soy asistente social, no podría decir que me siento orgulloso de ser homosexual (porque no elegí serlo), pero aprendí a vivir con ello y mi entorno me acepta. Ni mis hermanos ni mi padre no lo saben, tampoco pienso contarles, yo vivo en Santiago y no dependo de ellos.

Mi único anhelo es encontrar a alguien que me quiera, me valore y me respete… Esos tiempos en los que soñaba con volar, pero tenía miedo de estrellarme, ya quedaron atrás. Y cada vez que me siento morir, a mis amigos les digo; “déjenme, porque pronto desde mis cenizas me verán volar”… saludos a todos.

photo by: yettis doings
5 comentarios URL corta
Andrea, 27 años, Santiago Centro
Mi Historia, Siempre supe que era distinta, lo difícil era pensar que no estaba sola. Me di cuenta en 4° medio, cuando me preguntaron ¿eres lesbiana?, no sabía que ya se notaba, pero era porque nunca pude ser más que amigos con mis pololos. En fin, en la universidad me encontré con mucha gente...
Francisco, 23 años, Chile
Hola a todos!!! Junto con saludarlos quiero darles mis felicitaciones y agradecimientos por la ayuda que brindan a todas las personas que necesitan orientación y apoyo, creo que lo que hacen es maravilloso y espero con mi historia aportar un granito de arena a las personas que pasen por algo parecid...
Juan, 17 años, Colombia
De niño siempre viví con mis abuelos, desde que nací hasta los 12 años. Mi mamá hizo su familia aparte con su esposo y dos hijos más y mi papá vivía lejos y nos veíamos muy poco. Él me quería mucho, pero cuando tenía 6 años lo mataron. Mis abuelos me dieron lo necesario, pero tuvieron un pasado t...

5 Respuestas a “Gonzalo, 23 años, Santiago”

  1. Christian 17 octubre 2012 16:43 pm #

    Es verdad que existen gays promiscuos asi como existen muchos heterosexuales promiscuos, eso no tiene nada que ver con la orientación sexual sino con cómo es cada persona individualmente, no pierdas la esperanza, hay muchos gays que buscan al igual que tu, una pareja estable con quien estar y a quien amar, asi que te animo a que sigas buscando ;).

    Thumb up 4 Thumb down 0

  2. Cristóbal 18 octubre 2012 0:05 am #

    Sinceramente me llamaron mucho la atención unas palabras tuyas y haré cita de esto.
    “no podría decir que me siento orgulloso de ser homosexual (porque no elegí serlo), pero aprendí a vivir con ello” Siento que es tan real lo que dices, porque yo, sinceramente a mis cortos 15 años, tampoco lo elegí, pero desde muy pequeño me di cuenta que era diferente, que había algo en mi que no me hacía igual a mi hermano mayor, entonces fue cuando me comencé a cuestionar, y evidentemente, uno no elige ser homosexual, llega solo y no se va jamás, no es algo que uno determine, es algo que viene con nosotros…

    Tus anhelos son los de muchos, ya que como afirmas tú, la mayoría de los gays son promiscuos, sexo, alcohol, pasarlo bien en exceso y cosas así, pero ten calma, y no busques con prisa ya que todo llega a su debido momento…

    Saludos :)

    Thumb up 1 Thumb down 0

    • pestañas 18 octubre 2012 10:04 am #

      Chicxs, sabemos que a ustedes les puede parecer que todoxs lxs homosexuales son promiscuos y excedidos, pero deben saber que eso no es así. Esa es la imagen que la sociedad ha creado y el tipo de personas que se encuentran, por ejemplo, en chats y discos gay. Sin embargo, la mayoría de nosotrxs realizamos todo tipo de actividades y si bien salimos a divertirnos, el “ambiente gay” no es uno. Cuesta un poco más, pero con el tiempo irán desarrollando el llamado “gaydar” y cada vez será más fácil identificarse entre sí. Apóyense en sus amigxs y no se expongan a situaciones que puedan lamentar. Tiempo al tiempo, no están solos ni son los únicos, y este blog demuestra eso!
      Un abrazo,
      Equipo JC

      Thumb up 1 Thumb down 0

  3. Pablo 18 octubre 2012 22:12 pm #

    Que lindo lo que dices al final.

    Sabes, hay un post de Bruno Bimbi en su blog en la página de TN, Argentina, sobre ese asunto de la promiscuidad. Lo podés ver acá http://blogs.tn.com.ar/todxs/2012/05/25/promiscuos/

    Al final del día igual es opción de uno lo quiere en la vida, si quiere ser más libertino –aunque cuidándose siempre– o más romántico. Pero eso no pasa por ser homo o hétero, creo que pasa por cómo uno se siente cómodo. Creo que a todos nos llega el momento en que ya no queremos sólo coger y en lugar de eso preferimos un abrazo apretado de alguien o simplemente saber que en el mundo hay alguien más que piensa en vos.

    Abrazo.

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • pestañas 19 octubre 2012 11:17 am #

      Gracias por tu comentario Pablo!! Qué buena reflexión la de Bruno Bimbi! Es cierto… la diversidad somos todxs, no sólo las personas LGBT y hay de todo en todas partes. Es imposible generalizar cuando se trata del libre albedrío de las personas, cada uno es un universo y tomamos decisiones según el momento que estamos viviendo. Te invitamos a enviarnos tu historia para publicarla en la página.
      Un abrazo,
      Equipo JC

      Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.