Jairo, 17 años, Puente Alto

Hola, soy Jairo y soy un gay de 17 años. Comparto aquí mi historia, mis logros y lo aprendido en el camino para que más jóvenes LGBT puedan ser ellos mismos como yo lo pude lograr. Ojalá alguien se de la lata de leerlo. Va dedicado con cariño a Pestañas, Mabe y los voluntarios del sitio web.

Desde pequeño siempre hubo algo de homosexual en mi conducta -sea encontrar lindo a un niño, rechazo al futbol, intereses poco comunes y todos esos clichés- pero no fue hasta los 13 años que me di cuenta de que iba al revés. Me gustaban niños, pero pensaba que solo eran ganas de ser su amigo. Analizándolo mejor, empecé a relacionarlo con la homosexualidad, surgió la duda en mí mismo y pensé que de ningún modo podía ser correcto, me deprimí bastante, me alejé un poco de mi círculo social y reprimí mis sentimientos. Recién al año siguiente lo repensé y me convencí de que no era malo, mientras fuera secreto, y después de mucha reflexión y ayuda de internet (averiguando sobre homosexualidad) terminé por aceptar la inevitable realidad, quedando también un poco más tranquilo.

Ahora, a los 14, empezaba otra etapa, la enseñanza media. A los 15, entré a una pastoral juvenil, conocí mucha gente y valores como amistad, amor y autoestima (típico). Ahí surgen dos ideas: lo que sentía años atrás no era búsqueda de amistad, era amor;  y también surge la necesidad de ser realmente yo mismo, un yo gay, no un yo fingiendo ser o gustar de algo que no es verdad. A pesar de eso, era impensable contarlo todavía. Al menos veía el lado positivo de ser homosexual y me sentía algo orgulloso de amar de una forma distinta. Incluso me atreví a ir al Open Mind Fest, pero con la excusa de que me gustaba la música y que apoyaba la causa LGBT porque de una u otra forma los entendía.

A los 16, ya estaba totalmente seguro de lo que quería y de lo que era, pero me estaba sintiendo poco sincero con mis seres queridos, ocultando cosas. A finales de ese año, en el Open Mind Fest, una amiga me preguntó e insistió mil veces preguntándome si era o no homosexual. Y logró sacar la respuesta: un tímido “sí… pero no le digas a nadie” y a cambio recibí un reconfortante “te quiero tal como eres, porque eres mi amigo”. Ahí me di cuenta del PESO que se quita de encima y la alegría que se siente saber que puedes ser tú mismo al 100%. Desde ese momento comencé un plan mental de contarles mi verdad a las personas que más quería. En la gira de estudios de ese mismo año también pude salir del closet con 2 mejores amigas.

Después de todo aquello, me empecé a sentir como si fuese el único gay en mi círculo social. Estaba rodeado de heterosexuales, no conocía a nadie como yo. Vagué por chats de mala fama y páginas raras tratando de buscar a alguien con quien comparar o compartir experiencias, pero nada serio ni nada confiable. Hasta que un día de esos por milagros del internet encuentro una web agradable y que tenía justo lo que me faltaba, testimonios y gente como yo: Joven Confundido.

Leí muchos testimonios y ya no me sentía el único. Pero lo que dio un vuelco a mi historia fue la posibilidad de asistir a un Taller para Jóvenes Confundidos. Esa fue la primera vez que pude compartir de cerca con gente LGBT, con jóvenes igual que yo e incluso con más dificultades,  con especialistas e información de verdad. Nunca voy a olvidar lo que aprendí, que a aunque no fue mucho, me sirve hasta el día de hoy como herramienta para explicar mi orientación sexual, enseñarle a gente que desconoce el tema y apoyar a jóvenes confundidos de mi circulo social.

En ese  taller también me di cuenta de que faltaba sincerarme con mi familia. Una vez mis papás me preguntaron si era gay o no, y lo negué por miedo. No sabía cómo decir la verdad, pero tenía que hacerlo porque se estaba volviendo peligroso el salir a escondidas. Un día X almorzando con mi mamá, ella me preguntó por qué yo le decía que no quería tener hijos, y que le respondiera siendo sincero, que si era gay o algo a ella le daba lo mismo y me seguiría queriendo igual… era la oportunidad, y le conté todo, si decía que no quería hijos era para que no se ilusionara, pues tal vez no iba a poder tener. Me comprendió y me dio su apoyo, comentó que lo sospechaba y que por lo mismo me protegía bastante. Aproveche explicarle un poco sobre la homosexualidad, qué es y de dónde podría venir.

Finalmente, sentí que debía decirle a una compañera de vida, que es como mi hermana. Ella era muy abierta de mente, así que estaba seguro que no habría problemas. En su casa, le pedí hablar y le conté. Fue extraño, porque en vez de recibir un “no importa, te sigo queriendo igual” recibí un “yo también, pero soy bisexual, así que guarda el secreto”. Y ahí si que fui feliz, que mejor noticia que esa. Ahí nos contamos nuestra vida y todo eso.

Actualmente, soy un homosexual asumido 100%, que no divulga lo que es, pero no por eso lo niega, al contrario, se enorgullece. Aún me falta mucho por recorrer y vivir, amor por encontrar y gente con quien sincerarme: mi papá. A pesar de todo ahora vivo tranquilo y feliz, estoy a cargo de la pastoral juvenil que me crió, intento aconsejar a jóvenes (siempre recomendando contactos de fundaciones o webs) y difundo temas de diversidad sexual entre los jóvenes de mi colegio y la pastoral

De todo esto se puede concluir que soy un suertudo, pero también que se puede lograr grandes cosas con seguridad en uno mismo y el apoyo de los demás, que ser uno mismo es primordial y que aunque existan malos momentos, depende de uno superarlos y ser optimistas para que todo mejore, confiando en que los que nos quieren de verdad, no seguirán queriendo contra viento y marea.

photo by: Jorien Janssen
2 comentarios URL corta
Flavio, 22 años, Las Condes
Primero que todo, no sé cómo comenzar a escribir mi historia porque no soy muy bueno expresando lo que siento y las cosas que me suelen suceder en la vida. Soy un chico de 22 años, muy sociable, pero al parecer solo me funciona con mujeres, ya que solo tengo amigas y solo dos amigos hombres, los cua...
Cristóbal, 16 años, Viña del Mar
Bueno, antes que todo, agradecer a los creadores de este espacio, el que nos ayuda a expresarnos y no sentirnos tan solos en el mundo de la homofobia, indiferencia y crueldad hacia la comunidad LGBT... Tengo 16 años, soy de Viña del mar, y hace aproximadamente un año mandé mi historia (http://jov...
Juan, 17 años, Colombia
De niño siempre viví con mis abuelos, desde que nací hasta los 12 años. Mi mamá hizo su familia aparte con su esposo y dos hijos más y mi papá vivía lejos y nos veíamos muy poco. Él me quería mucho, pero cuando tenía 6 años lo mataron. Mis abuelos me dieron lo necesario, pero tuvieron un pasado t...

2 Respuestas a “Jairo, 17 años, Puente Alto”

  1. Daniel 12 octubre 2012 20:00 pm #

    Jairo te felicito, es una historia muy bonita C: , en serio que bueno que haya gente que te apoye y especialmente tu familia pos …. ojala yo pudiera decir lo mismo , pero en fi jejejej, espero que estes excelente. Saludos :L

    Thumb up 6 Thumb down 0

  2. mauricio 30 enero 2014 11:57 am #

    Jairo no tengo mas que felicitarte , no hay nada mejor que ser sincero uno mismo, este problema no es solo de jóvenes hay adultos de los que me cuento, de familia y de una sociedad de la época conservadora que pensaba que la homo sexualidad era algo deshonesto que dañaba la imagen de la familia y a la sociedad , y nos criamos , nos casamos , tuvimos hijos ocultando nuestra condición ,hoy ya tarde para salir de este closet que yo diside vivir a lo mejor no por el resto de la sociedad si no por una familia bien constituida con hijos sólidos en formación y una imagen consolidada, pero con una cruz por dentro veo la felicidad de mi familia de mis hijos y me pregunto porque yo no podre ser tan feliz , ya que mi atracción por algunos hombres es mas fuerte y me a llevado a la infidelidad en este matrimonio en que aparentemente somos todos felices , te puedo decir que amo a mi esposa e hijos trato en lo posible que su felicidad sea plena que nada perturbe sus vidas , pero a cambio de mi sacrificio, de mi propia felicidad y paz espiritual , es por ello que esto debe definirse antes de la adultes plena el no salir del closet hoy no significa que tengas que constituir una familia para después darte cuenta que tu vida a sido una mierda por no ser sincero con tigo mismo ,por no pensar en ti y en lo que aras después de tener una familia , hoy tengo asumida mi responsabilidad de padre , esposo a cambio de mi propia felicidad , insisto amo a mi familia a mis hijos ellos siento que me aman ¡¿,pero es suficiente?

    formacion

    Thumb up 1 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.