Mystic, 19 años, Santiago

Mi historia en sí es realmente extraña y mística por así decirlo.

Desde pequeña siempre me mostré atraída tanto por hombres como mujeres, a los cuatro años más o menos mi primer beso fue con una amiga y luego, a los seis fue con un compañerito de curso.

Siempre he sido enamoradiza a morir, me han gustado niños y siempre se los he dicho, pero a las niñas que me gustaron nunca les dije nada, pues siempre tuve miedo al rechazo y que luego me miraran mal; cosa común en los niños en esa época. También veía en la tele a las mujeres lindas, pocas veces me fijaba en los hombres lindos, hasta he de decir que a escondidas le veía las bombas 4 a mi papá, cosa muy rara, siendo que tenía ¿Cuánto? Como unos 7 u 8 años, pero era total curiosidad.

Mi primer amor fue un niño, loco amor de verano, al igual que el segundo, también fue un niño, el más lindo del planeta, bueno, ya no era un niño en realidad, porque fue en mi adolescencia, un muchacho que aún no olvido ni olvidaré, pues yo lo amaba demasiado. Falleció luego de haber estado mal tras una caída de una piedra en una playa… Hasta hoy sigo llorando al recordarlo.

Bien. Hasta ahí nunca había tenido una relación con una niña ni había pololeado, nada de eso.

Conocí el internet mientras seguía enamorada del niño K. –Lo dejaré de esa forma a mi segundo amor.- De ahí tuve mi primer novio, nos vimos 3 veces en 10 meses, lo quería mucho y todo, pero nosotros funcionábamos más como amigos que como novios, por lo que actualmente somos los mejores amigos del mundo.

Al terminar con él, aproximadamente en octubre del 2009, estuve andando por así decirlo, mediante internet, con algunas niñas, de ahí conocí a la niña de la cual estuve muy loca, era de la quinta región, razón por la cual me decidí a contarle a mi mamá y a mi tía más cercana que yo era bisexual porque en sí, sentía atracción en todo sentido por los hombres y mujeres, cosa que inmediatamente aceptaron, pero no muy convencidas.

Pasó un breve tiempo y nuevamente por internet conocí a alguien, esa persona me terminó encantando totalmente, pero claro, ahí había algo totalmente mal, yo en aquel foro donde la conocí me hacía pasar por un hombre, cosa totalmente natural para las otaku últimamente –No es que lo sea, simplemente en ese tiempo seguía a las masas.-, ella también lo hacía, pero desde ahí comenzamos a hablar en Messenger y ella me dijo que era una mujer.

La cosa es que dos o tres días después me dijo que se iba de vacaciones, me desmoroné completamente, me sentía mal y todo, no lloraba, pero sentí un vacío por dentro, por lo que antes de que se fuera le pedí su número telefónico y su perfil de Facebook para agregarla. Como yo tenía nombre de un personaje de anime no se notaba mucho si era hombre o mujer. En ese momento vi sus fotos, en una de ellas salía, mi corazón latió a mil por hora, me sentí la chica más feliz del mundo, pero ella se iba y no volvería hasta fines de febrero.

Lloré toda esa noche y como histérica busqué cómo conseguirme un teléfono para mensajearla sin éxito alguno. Dos días más tarde llegó el teléfono de mi papá y yo feliz, me aproveché de ello y le mandé mensajes. Toda la noche hablando y más o menos como a las seis de la mañana le dije que ya no aguantaba más, que tenía que decirle la verdad. Le confesé que era una chica, que me había equivocado al mentirle y todas esas cosas entre lágrimas, realmente había cargado con demasiado peso al no habérselo dicho antes, junto con el hecho de que me gustaba y mucho. Lo mejor de todo es que terminó correspondiéndome.

Unos cuantos días más tarde le pedí pololeo a lo que gustosa me dijo que sí, fue todo tan rápido que algunos dijeron “Relaciones que comienzan rápido, terminan rápido”, mi madre fue una de ellas, sin contar el hecho de que era un amor vía SMS, por lo que tal vez sería realmente imposible verse y todo.

Vencimos todo tipo de adversidades antes de vernos (Incluido el terremoto del 27 de febrero del 2010), pero en mi primer día de clases nos conocimos, una hermosa y delgada mujer, me sentí en el cielo con sólo verla. Anduvimos de la mano en la calle y todo, fue hermoso y único.

De eso ya han pasado prácticamente dos años y medio, soy la mujer más feliz de la tierra con mi A, la mujer más preciosa existente en el mundo, le tapamos la boca a medio mundo, a todos los que dijeron que duraríamos poco y ahora el único miedo que vivimos es que mi padre – que es homofóbico- y sus padres, se enteren de esto, pues a ella la pueden mandar a otro lado, porque a pesar de ser mayor de edad aún depende de ellos y lo mismo por mí, pero estoy consciente que en cualquier momento yo tendré que contarle a mi papá, casi todo el mundo lo sabe, pero ellos no.

Gracias por leerme~

photo by: wickenden
0 comentarios URL corta
Raúl, 25 años, San Bernardo
Desde pequeño me sentí distinto al resto de mis amigos de barrio, no era el chico que le gustaba andar sucio, jugar a la pelota entre otras cosas puede que haya sido por culpa de mi mamá, ya que ella era muy sobreprotectora conmigo, pero a medida que iba creciendo me fui dando cuenta que no era eso ...
Heinz, 20 años, Santiago Centro
Hola, me llamo Heinz y nací en el norte del país. El 2010 escapé de mi ciudad para estudiar en la universidad y también para tratar de aceptar mi homosexualidad. Pensaba que estando solo y lejos de mi familia todo iba a ser mucho más fácil, sin embargo las cosas no han avanzado como yo quisiera. Mi ...
Teresa, 17 años, Santiago
Al leer todas esas historias me motivé, pero yo no soy muy buena y trataré de hacer lo mejor posible por el respeto que merece la página y todos los que pasan sus ojos por mis letras. Para empezar, voy a decir cómo es mi personalidad, voy a tratar de ser clara (raramente lo soy). Soy indecisa, me...

No hay comentarios.

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.