Amigo Soledad, 21 años

Bueno, esta historia vivida y muy dolorosa la quiero compartir con ustedes, pues sé que muchos han pasado por algo igual y “siempre” necesitamos identificarnos con alguien o con algo. Además, es bueno saber que no estás solo y que tu fuerza interior te acompaña.

Todo empezó en mi infancia, yo vivía con mi madre y mis abuelos en una granja en el campo. Allí pase los mejores momentos, pero como en todo siempre existe el lado oscuro.

Exactamente no recuerdo a qué edad me empezaron a hacer esto, por más que intento con dar con una fecha exacta, no lo logro; sólo sé que yo era un niño con su inocencia en flor y la oportunidad de un hombre a la hora de desahogarse. Recuerdo sí que luego de mi primer abuso esta persona me decía que jamás dijera algo a alguien, que me quedara cayado y yo (debo admitirlo) inocentemente me callé, nunca dije nada, y esto, jóvenes lectores, fue lo peor que pude hacer, “callar”.

Luego vinieron otros encuentros con esta persona que ya era un adulto aproximadamente de unos 30 años, amigo de la familia, y yo sólo pensaba que era un juego, él me decía que tranquilo y solo se bajaba los pantalones y me decía lo que ustedes ya se podrán imaginar.

Pasaron así mis primeros años, y recuerdo que cumplido los seis o siete, llegó a mi casa un tío que era hermano de mi abuelo, en ese entonces con unos 40 años creo; él era muy juguetón con migo, y la pasábamos muy divertido jugando; pero una noche mi mamá, lógicamente sin saber nada y sin sospecharlo, me permito dormir con él en la misma cama, pues no habían más. Esta quedaba en un cuarto apartado y solo.

Yo me acosté con él y recuerdo que en la noche mientras mirábamos la televisión él se dejo los interiores, pues afirmaba que no tenía pijama y que así dormía. Esa noche al despertar, me di cuenta que él me tenía con mi cabeza en su entrepierna, y allí ocurrieron otra serie de abusos por parte de quien yo consideraba un buen tío. Y yo no dije nada pues me decía: ” vaya, si él también lo hace con migo como lo hacia el anterior, esto debe ser lo más normal del mundo”.

Pasaron más años y entre ellos varios abusos más en cada visita.

Cumplí así 11 años y por fin, y gracias al cielo, en mi escuela tocaron el tema de los abusos sexuales, y todo lo relacionado con esto, y allí, en ese preciso momento, supe todo lo que me estaban haciendo, supe que era un abuso sexual. Debo admitir también que allí no dije nada y que ese día decidí enterrar todo y dejarlo atrás, eso era lo que yo pensaba; entonces cuando él me buscó yo lo rechacé y me alejé totalmente. Él no volvió hasta años más tarde.

Crecí guardando este secreto que en las noches me carcomía el alma y mis sentimientos, pero esto fue peor cuando empecé a desarrollarme. Crecí ya era un adolescente tenia 14 años, y mi inclinación sexual falló a favor de los gustos homosexuales. Esto fue la “tapa” para mí, yo ya no podía, a pesar de que para el mundo yo era el chico juicioso, que no conseguía novia por que era demasiado dedicado a sus estudios y que era un “hombre” en toda la palabra.

Fui entonces a una fiesta realizada en mi pueblo natal, y por cosas del destino yo estaba dispuesto a todo, y lo que sigue les parecerá loco, tonto, tal vez estúpido pero luego de terminada la fiesta, me fui a quedarme en la casa de un familiar y en el mismo cuarto donde yo debía dormir, estaba aquel tío borracho y dormido que alguna vez me abuso. Y me hice el que tenia sueño, todos se acostaron pero yo en la cama contraria no podía dormir, lo veía allí dormido, y no sé si fue por un impulso o que me acerqué a él me acosté su lado y comencé a tocarlo. Él se despertó, me besó, y (no sé si esto lo puedan publicar) me empezó a masturbar. Mi cuerpo se entumeció y quedé estático, no podía moverme. Cuando reaccioné lo empujé y salí corriendo de la casa. En un rincón lloré y lloré, me sentía deshecho, poca persona, no quería vivir.

Pasaron los días y no sé de dónde saqué aún más fuerzas para mantenerme en pie. Mi tío se largó y jamás lo he vuelto a ver.

Cumplí 17 años y siempre estuve refugiado en mi estudio, solo eso. Me gradué de la Secundaria e ingresé a la universidad en la ciudad más cercana a mi pueblo y allí afiancé definitivamente mis gustos homosexuales, tanto, que con un primo, que luego me confesó también ser abusado en su niñez, tuvimos relaciones.

Eso me trajo tanto temor, tantos miedos, y tantos recuerdos, que mi vida empezó nuevamente a enfrascarse, así que tuve que retirarme de la Universidad y regresar a mi pueblo, conde, en la tranquilidad de sus campos encontraría la paz para superar estos nuevos golpes.

Hoy tengo 21 años, no he vuelto a tener relaciones con alguien. Me siento en muchas ocasiones juzgado por la sociedad por el hecho de no tener novia; pero si de algo estoy claro es que yo nunca engañaría a una mujer por prejuicio social, prefiero que hablen de mí todo lo que quieran, al final no vivimos de ellos.

Sé que soy homosexual, y ya me acepto, pero mi condición espiritual no me permite ser así, por eso trato de estar solo, de no juntarme con personas que sean como yo, y sobre todo ando pendiente de mi hermano menor a sabiendas que alguien puede hacerle daño. Sin temor le pregunto si alguien lo ha querido tocar o le ha insinuado algo, y él que es muy sincero con migo me responde que no. Si esto me lo hubiese preguntado mi madre, mi madre querida, que diferente sería mi historia.

Hoy en día me hago esta pregunta: ¿Seré homosexual de nacimiento o esas personas hicieron de mi lo que soy a hora? No lo sé y tal vez nunca lo sabré, solo les digo que en ésta vida por más duras que sean las pruebas siempre, siempre, hay una luz en el camino. No te llenes de dudas, ni revivas tu pasado a cada instante, cuando las cosas son malos recuerdos es mejor dejarlos atrás, que el río de la vida se los lleve. Vivo mi hoy, y no como un “frenético” positivista, solo trato de ver el lado amable de la moneda, y solo espero que esta confusión jamás sea en vano. Gracias por escucharme  pues sé que imaginas mi voz en ti. Que tu alma crezca en las mil maravillas de este mundo y así en tus últimos días puedas estar en paz con el mundo, con Dios y contigo mismo.

* Joven Confundido intentó tomar contacto con el dueño de este testimonio para ofrecerle apoyo y guía, pero no respondió nuestro correo. 

photo by: Manarianz5
7 comentarios URL corta
Danilo, 19 años, Lima. Perú
Mi historia de amor, desde que la inicié fue algo interesante y con el paso del tiempo se convirtió en una pesadilla de nunca acabar. Desde niño conocía a una chica llamada Elise. Ella vivía al lado de mi casa y nos conocimos muy niños y fuimos grandes amigos, pasaron los años y crecimos, ella me...
Renzo 21 años, Valparaíso
Mis queridos amigos de Joven Confundido: Como cada año llega la hora de enviar mi testimonio de vida, extrañamente he avanzado demasiado en este año. En mi último testimonio les conté que tenía una pareja, bueno después de un año eso llegó a su fin. A pesar de eso, saqué muchas cosas buenas...
Rafael, 14 años, España.
Digamos que todo empezó hace unos 3 años... Bueno 2, el caso es que yo era un niño de tan solo doce años que  jugaba a videojuegos e iba al parque con sus amigos y amigas (mayormente amigas).Por esto, muchas veces recibía insultos homofóbicos, a eso sumándole que yo era un chaval inocente y muy frág...

7 Respuestas a “Amigo Soledad, 21 años”

  1. Jaime 30 agosto 2012 16:53 pm #

    Querido Amigo Soledad: No estas solo ni eres el único que ha vivido esa experiencia. Amarga tal vez pero que con el transcurrir de los años has ido aquilatando sin haberla superado aún. Creo estas cometiendo un tremendo error, dices “se que soy homosexual y luego preguntas si lo eres de nacimiento o te hicieron daño”… Mi consejo es que debieras darte una oportunidad para ser feliz en la vida… Esa experiencia no te hace homosexual… ¿Sientes que te gustan los hombres? Aún estas a tiempo y lo primero que debes hacer es aceptar el apoyo y guía que te están ofreciendo desde estas mismas páginas. Tu puedes y tienes derecho a la dicha que te estas negando… Quien sabe, tal vez algún día estés protegiendo a tus propios hijos, nietos y si no es así, como tu dices siempre hay una luz en el camino que te ha de guiar por el sendero de la dicha y la felicidad. Dios te guarde y sus ángeles te protejan…

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Nina 30 agosto 2012 17:35 pm #

    Me dejo para adentro el testimonio. Es tan difícil -para una persona que no tiene los conocimientos- intentar dar un consejo en éstos casos, pero si lees mi comentario, por favor, confía en una persona cercana, cuéntale, desahógate y si tienes ánimo para hacerlo habla con alguna persona que sepa cómo orientarte, guiarte para sanar ese dolor que tienes.
    ¡Suerte!

    Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Carlos 31 agosto 2012 23:26 pm #

    Es como leer mi vida y lamentablemente estoy en las mismas que tú.

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • pestañas 1 septiembre 2012 11:37 am #

      Carlos, si quieres puedes contarnos tu historia o enviarnos una pregunta y trataremos de ayudarlo. Si sientes que necesitas apoyo psicológico o de consejería también.
      Un abrazo,
      Equipo JC

      Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Ignacio 2 septiembre 2012 12:25 pm #

    Me siento tan parte de esta historia de vida… Un pasado amargo que te hace llevar una vida empedrada, llena de culpas, miedos y prejuicios. Solo quiero decir “Amigo Soledad” que en la vida todo se supera con apoyo y amor, si bien nos ha tocado un camino que quiza no elegimos, ahora debemos enfrentarlo con altura de mira y plenos de orgullo…

    Thumb up 0 Thumb down 0

  5. pierrefre 30 marzo 2015 20:58 pm #

    Amigo Soledad Leer tu historia es volver a mi pasado no igual pero si similar cuando se de un caso de abuso sexual me deprime enormemente eh imposible sostener las lagrimas. Bueno el trauma ya pasara y espero sea pronto xq ya tengo 26 años y aun me afecta

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • Equipo JC 31 marzo 2015 11:41 am #

      Pierre, lamentamos leer que también has sufrido una situación como esta. No nos cuentas de dónde eres, pero al ser víctima de abuso, es fundamental que puedas recibir apoyo psicológico de reparación. Escríbenos a contacto@jovenconfundido.com y podemos tratar de orientarte.
      Saludos,
      Equipo JC

      Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.