María, 20 años, Santiago

Hola… bueno encontramos con mi pareja hoy la página y quisimos enviar nuestro testimonio. Tenemos 20 años respectivamente, vamos en primer año en la Universidad de Concepción y somos de Santiago. Bueno la aceptación sexual para ambas fue ardua y aún no podemos enfrentar a ambas familias.

Nos conocimos en Enero del año 2011 y en el mes de Septiembre como amigas ambas salimos del closet frente a nuestras amistades, yo había renunciado a la universidad y ella estaba en la recta final del preuniversitario con malos puntajes y todo el estrés que se pueda imaginar. Al inicio seguimos siendo amigas, como siempre y una amiga muy cercana a nosotras lo había intentado tomar de la mejor manera, sin embargo en noviembre del mismo año comenzamos a andar y ahí quedo la grande con todos las amistades que nos rodeaban a excepción de las amistades homosexuales.

La amiga más cercana recurrió a la negación y comenzó a generar un daño moral que terminó en pelea y alejamiento.

Cuando mi pareja y yo decidimos venirnos juntas a estudiar perdimos en el camino dos amigas más, quienes consideraron que nuestra desición de tomar la misma carrera en la misma universidad era una real estupidez, pero con ellas aún se mantiene un contacto relativo pero mucho más lejano, ya ni piensan en visitarnos o en que nos juntemos como antes en que los carretes surgían de la nada.

La situación de nuestras familias es delicada, ella tiene un familia llena de homofóbicos y ellos no saben que todo el apoyo económico que le han dado a su hija y a su amiga ha sido realmente para una pareja joven en un nuevo lugar… por mi lado, he vivido con abuelos de mentalidad abierta pero como consideran estas cosas tan normales no he podido decirles nada, porque en cualquier momento dirán qué sucede frente a la familia de ella, ya que para nuestra mala suerte las familias se adoran.

Graciosamente, no sabemos qué haremos en torno a decirle a las familias y graciosamente logramos que un amigo saliera del closet sin tener mayores dificultades con su medio.

Sumando que cuando llegamos a esta ciudad llegamos a una pensión, donde literalmente fuimos echadas y aún no sabemos si fue el motivo porque notaron algo entre nosotras. Ahora estamos en un departamento intentando hacer que nada se note realmente, pero ya nos hemos convertido en todo un estereotipo, tenemos una gatita de dos meses a la cual la tenemos cuidada igual que un bebé.

Ahora tenemos la grande porque nos vinimos con unos desconocidos y no sabemos si todos los problemas que hasta ahora tenemos conlleven a que la familia de ella se entere, generando que nos perjudique nuestra área académica a pesar de lo mucho en que nos hemos esforzado para tener una vida cmo corresponde en todo sentido.

1 comentario URL corta
José, 16 años, Santiago
Hola, quiero empezar este testimonio agradeciendo a los creadores de esta página por darnos un medio para desahogarnos y encontrar historias similares a las nuestras. Mi historia comienza así: siempre fui un niño tímido. Los recreos del colegio consistían básicamente en sentarme y ver a los demás...
Emilia, 17 años, La Serena
Hay un día en el año que es muy importante para mí. Este día siempre suelo dar grandes pasos en mi vida. Lo he transformado en una especie de ritual, de algo que debe ser así, una especie de meta. En este día me atrevo a hacer cosas importantes y durante estos últimos tres años ha sido así. He cumpl...
Moisés, 18 años, Temuco
Bueno no sé cómo comenzar esto, pero creo que desde que tengo uso de razón sé que soy gay, esto hasta el día de hoy es un gran peso sobre mis hombros. Mis padres son evangélicos y en especial mi madre es muy apegada al evangelio, desde pequeño me enseñaron que esto estaba mal, que yo no era así p...

Una respuesta a “María, 20 años, Santiago”

  1. Javiera 27 julio 2012 13:32 pm #

    ¡Oh, tu historia me recordó al comienzo con mi pareja! -que pucha, ya llevamos casi 8 años y nuestra hija tiene 7. http://jovenconfundido.com/2012/06/javiera-25-anos-santiago/ – .

    Los amigos nos quieren y nos aceptan tal como somos, sino, nunca lo fueron. La familia es algo diferente por un tema que hay unión sanguínea y bla, bla,bla, pero igual si de verdad existe una unión fuerte, la familia de tu pareja va a terminar aceptando la relación de ustedes. Lo importante es que se quieren, que se tienen la una a la otra.

    Tengan mucha paciencia, tolerancia,aménse con locura; y van a lograr cosas grandes :)

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.