Andrés, 27 años, Chile

Descubrí mi homosexualidad a los 18 años, salí del colegio y comencé a experimentar con personas de mi mismo sexo, pero trataba de convencerme a mí mismo de que era heterosexual.

La razón de tratar de convencerme de lo “normal” que es porque soy hijo único, y pensaba que si me volcaba a la homosexualidad mis padres sufrirían por no tener legado. Sin embargo, a los 24 años conocí a una persona que me cambió la vida, a la persona de quien me enamoré, la persona que me hizo convencerme que podía existir el amor entre hombres y me abrió los ojos para decirles a mis padres. A mis padres no se los dije directamente, sino que, sabiendo que mi madre revisaría mis pertenencias cuando yo no estuviera en la casa, dejé una carta que iba dirigida a Javier (mi novio) y explicaba mi homosexualidad.

El proceso fue duro, no me aceptaron, incluso me dijeron que me llevarían al psicólogo para cambiarme. Yo acepté esto último, pero solo para que la sicóloga les mencionara que no debían estar tan “de luto”, ya que yo seguía siendo varonil, pero solo me gustaban los hombres. Durante un año entero sufrí (viviendo con ellos) al casi no dejarme salir cuando visitaba a mi novio. Fue un infierno, incluso varias veces me escapaba durante las noches a las 2:00 am, y volvía al día siguiente cuando mis padres trabajaban, para poder ver a Javier. Durante este tiempo visité en varias oportunidades a la psicóloga, de quien estoy profundamente agradecido por entregarme fuerza para convencerme que estoy bien, no tengo nada de malo con mi sexualidad y es sano tener que vivirla con respeto a uno mismo y a otros.

Finalmente, obtuve trabajo y con mi novio decidimos vivir juntos, pero nuevamente fueron peleas con mi madre, peleas fuertes, me detenía con su cuerpo para que no saliera. Fue entonces que un día domingo armé las cajas con mis pertenencias durante la noche y llamé al camión de mudanza para el lunes a las 10:00 am, prácticamente fugándome de la casa.

La discriminación fue a tal nivel que mi madre prohibía que contara esto con mi familia, primos, tíos. Incluso dejamos de juntarnos en familia, siento que se avergûenzan de mí. Pero no todo es negativo, por lo menos fuera de mi familia.

Conocí a la familia de mi novio, a la cual amo, me han aceptado, me han acogido, y realmente los siento más cercanos que a mis propios padres. Aprendí no sólo a amar a mi novio, sino que a todo su entorno, su madre, hermana, su prima. Mis amigos me aceptaron tal como soy, mi mejor amiga me ha apoyado en todo momento, Maite, a la cual amo también.

Mi mayor temor fue enfrentar a los amigos heterosexuales, principalmente hombres, pero ellos me aceptaron mejor de lo que yo podría esperar. Con mi mejor amigo de la Universidad, Alejandro, continuamos juntándonos, escucha mis problemas, yo los suyos, y es como si no existiera diferencia de géneros en nuestras historias.

Conocí también a una de mis mejores amigas en uno de los trabajos que he tenido. Con Claudia aprendí que uno se puede reír de uno mismo, aprendí a bromear, a sentirme seguro de mi sexualidad y a confiar 100%. Ella tiene familia, hija, conozco a sus padres, hemos estado en fiestas familiares y me presenta con ellos sin ningún temor ni prejuicio.

Quiero decir que la familia de algunos no es la que se espera, muchas veces nos aman, pero siento que nos querrían más si fuésemos distintos. Pero existe gente muy valiosa, que nos acepta, que nos quieren por lo que somos. Amo a las personas que me rodean, amo a su vínculo que también me han aceptado, y espero retribuir de la mejor forma a todos ellos.

Algunas veces he intentado atentar contra mi vida, pero son esas personas, son pequeños detalles las que me hacen querer seguir adelante.

Gracias por leer, por escuchar, y a las personas que menciono, porque me hacen sentir amado.

8 comentarios URL corta
Paolo, 19 años, Viña del Mar
Creo que todo comenzó a los 5 años, cuando tuve lo que llamo 'mi primer encuentro sexual'. No creo que podamos llamarlo una relación sexual en sí, ya que fue como unos tantos manoseos y pseudo-besos con mi vecino, que tenía 6. De ahí para adelante, a pesar que yo era el guapetón el cual todas las ni...
Rocío, 17 años, Rancagua
No estaba preparada para que mis papás supieran que soy gay, creo que es muy distinto decir: “Mamá, Papá, me gustan las mujeres”, a que se enteren por un descuido, porque no hubo tiempo para preparar la situación y no me lo esperaba, fue como si de un momento a otro se destruyera  todo mi mundo, fue...
Josué, 22 años, Honduras
Mi nombre es Josué y al igual que ustedes estuve mucho tiempo confundido, creo que aún lo estoy, envío mi testimonio porque espero poder ayudar aunque sea a uno de ustedes o por lo menos darles algo de esperanza. Vivo en un pequeño país de Centroamérica, no es muy diferente al resto de América La...

8 Respuestas a “Andrés, 27 años, Chile”

  1. Patricio 6 julio 2012 12:32 pm #

    Parto por enviarte un gran y fuerte abrazo , yo pase por lo contrario pero por ser católico me costo mucho aceptarme tal cual soy, mi pareja de ese entocc paso por

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Patricio 6 julio 2012 14:40 pm #

    Por lo mismo que tu se y me imagino lo que Pasaste animo no es fácil decirle a la familia pero el amor jamás te faltara de alguien

    Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Javier 6 julio 2012 15:38 pm #

    Yo también soy hijo único y no he confesado mi homosexualidad aún. Entiendo que para los padres debe ser muy difícil de aceptar que no habrá nietos en su vida y que su vejez será distinta a la de otras personas de su edad… Qué pena lo que sucede con tu familia. Historias como la tuya son las que deben motivarnos a seguir luchando contra la discriminación, lograr que la gente entienda que no elegimos ser homosexuales, simplemente nos tocó esta maldita condición sexual y que nada podemos hacer para cambiar lo que sentimos.

    Siéntete afortunado porque tienes personas que te apoyan y que te quieren. Te envío un gran abrazo.

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • Ojos_transparentes 6 julio 2012 17:11 pm #

      Hola Javier, los únicos que ponemos límites a lo que queremos de la vida somos nosotros. La orientación sexual, pese a cómo lo pueda ver la sociedad, es tan personal y banal como el sabor de tu helado favorito. Y aunque el ejemplo pueda sonar burdo, tiene mucho de cierto. Como no es una opción, sino que simplemente es un sentir distinto al de la mayoría, no puede ser algo “maldito”. Simplemente es. Las cosas mejoran, pero depende mucho de lo que podamos hacer nosotros al respecto. No te limites y sigue adelante.
      Un abrazo,
      Equipo JC

      Thumb up 0 Thumb down 0

    • jorge 8 julio 2012 1:42 am #

      javier te aclaro, que no porque una persona es homosexual.. no podra tener hijos 😛 jaja quizas no tendra hijos de forma natural pero siemrpe existe la adopcion, vientre de laquiler, inseminacion.. era solo para aclararte.

      Thumb up 1 Thumb down 0

  4. LaPekeñaGusz 6 julio 2012 19:47 pm #

    Primero me siento muy identficada con tu historia, para mi fue exactamente lo mismo, pero sin embargo mi padre despues de un año pudo entenderme y darse cuenta que el eligio su vida y el me dio la vida pero tambien la oportunidad de elegir la mia, me entendio y ahora ha puesto mucho de su parte e incluso me acepta con mi pareja, tomamos oncecita y todos juntitos, pero solo mi padre, ya que mi mama es como si yo jamas le hubiera dicho nada y solo piensa en que cuando me casare y le dare un nieto y obiamente con un hombre…. pero todo es tiempo al tiempo…

    muchas bendiciones para ti y suerte te mando un abrazo y sigue adelante

    Thumb up 1 Thumb down 0

  5. Alonso 8 julio 2012 23:12 pm #

    Hola Javier:
    En la vida cuando se cierra una puerta, siempre se abre una ventana. Sólo que algunas veces dirijimos nuestra mirada hacia abajo.
    La familia es lo que nos tocó, pero las amistades y parejas son lo que escojemos y casi siempre se transforman en nuestras familias también.
    Fija tu atención en lo bueno que te ha pasado, de eso saca fuerzas y de lo malo aprende para no cometer los mismos errores y ayudar a otros que pueden y pasarán por lo que a ti te a tocado vivir.
    Un fuerte abrazo y ten presente que no estás solo; habemos muchos Javier.

    Thumb up 1 Thumb down 0

  6. Ojos_comprensivos 9 julio 2012 2:06 am #

    Hola Andrés, gracias por contar tu historia, ya que como has visto, hay muchas personas que se pueden ver reflejados, y obtener más fuerza para seguir adelante pese a los obstáculos que la vida coloca.
    Que bueno que pudiste conocer y llevarte bien con la familia de tu pololo, ya que una red social, un grupo de personas que entreguen amor y cariño, siempre será un mejor escenario para vivir y cultivar una relación de pareja. Pese a que a veces se piense que las relaciones de pareja son sólo de dos, existe todo un respaldo psicológico y social que es necesario para construir una relación de pareja y poner día a día lo mejor de uno.

    Suerte en todo, un abrazo
    Equipo JC

    Thumb up 1 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.