María Gabriela, 54 años, Chile

Tengo 54 años, tres hijos y soy feliz, debería haber puesto primero eso, soy feliz. Nunca conocí la discriminación en mi persona, a esta edad he llegado al convencimiento de que fue porque yo no discriminé a nadie nunca, y me fue normal porque no tuve creencias religiosas, ni nadie que me dijera que el mundo era malo, o que me tenía que cuidar de la maldad, o sea me crie libre de pensamiento.

Venimos buenos, nos sabemos buenos, pero culturalmente esa bondad se va tiñendo por la opinión y el miedo de los otros, ya sean estos otros: padres, familias, amigos, creencias religiosas, ideales políticos.

Escribo todo esto para pedirle a los que se desahogan en este sitio que sean más libres, no se autodiscriminen, si son gay, hetero o bisexual, es sólo una parte de la vida, no lo es todo.

Yo no puedo pasar dando explicaciones porque tengo los ojos café, nací así y no necesito que me aprueben este color de ojos, a estas alturas de la historia los que nos hemos dado el trabajo de darnos cuenta lo maravilloso que es pertenecer a la especie humana, valoramos la individualidad y respetamos las diferencias, por favor dense cuenta de ello, somos más los aceptadores del mundo que los que reniegan de sus pares.

photo by: Mc Knoell
1 comentario URL corta
Gonzalo, 21 años, La Reina
Siempre me llamó la atención el tema de la homosexualidad, pero no porque me causara curiosidad, odio o placer, sino por el hecho de que a mi familia no le gustaba hablar mucho del tema libremente, ya que la herencia conservadora era fuerte. Me llamaba la atención porque no entendía la incomodida...
César, 18 años, Peñalolén
Pucha, no sé, de principio uno no lo sabe todo de una persona y de a poco la va conociendo. Ya cuando me dijiste que eras gay, yo ya tenía cierta imagen de la personalidad que eras, y, en realidad, comprender cuál era tu orientación no cambió las cosas, digo, mientras me formaba esa idea. Cuan...
Jaime, 28 años, Santiago
La enfermedad silenciosa Mi primer gran amor es gay. Yo no lo acepté hasta que comenzamos a tener más confianza, a querernos… lloré tanto, pero debía ocultarlo, como dice The Cure, ‘Boy´s don´t cry. Hasta que lo acepté. Ella era todo para mí, y ver que le gustaran las mujeres era tan extraño. ...

Una respuesta a “María Gabriela, 54 años, Chile”

  1. Angelo, Apoyo y Consejería Queer UC. 5 junio 2012 21:45 pm #

    María Gabriela: Permíteme felicitarte por tan potente comentario.

    Tal como tu mencionas (no sé que tan cerca te ha tocado el tema de la diversidad sexual) la orientación sexual es algo que uno no elige, sino es algo que simplemente UNO ES y en la medida que se va aceptando te vas dando cuenta que el ser Gay, bisexual, etc es sólo (y no por eso poco importante) una parte importante de nosotros mismos pero no el todo.

    De todos modos, el proceso va asociado a un contexto psicosocial que envuelve a un individuo y es por esto que a veces la gente “justifica” o busca una “explicación” a todo lo que sucede pero sólo hasta que te das cuenta que simplemente es y no tiene ni necesita una explicación.

    Espero puedas seguir por ahí repartiendo tu aceptación a la diversidad, siempre con respeto y una sonrisa. Saludos y gracias por compartir tu experiencia, es un comentario muy agradable de leer.

    Thumb up 1 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.