Estefanía, 19 años, Las Condes.

Hola, me llamo Tefa y bueno este es mi testimonio.

Desde chica siempre me sentí diferente a las otras niñas, no me llamaba la atención lo que a ellas, pero pensé que era porque como solo tenía un hermano mayor estaba más acostumbrada relacionarme más con los niños, vengo de una familia bastante conservadora, mi mamá muy de derecha y mi viejo evangélico, así que nunca se habló del tema de la homosexualidad.

Cuando tenía 13 me empezaron a gustar las mujeres, o sea yo creo que siempre fue así, pero con las hormonas revolucionadas el tema era distinto y yo ignoraba totalmente lo que me estaba pasando, a través de internet descubrí que era lesbiana.

Trataba de hablar el tema con mis viejos, pero sus respuestas eran siempre negativas y descalificativas, en ese momento pensé ¿Por qué a mí? Y comencé a luchar en contra de todo lo que estaba sintiendo, estaba sola y no tenía con quien hablar del tema, fue un año horrible, me sentía rechazada por mi propia familia, aunque ellos no lo supieran.

Al año siguiente conocí a mi primera polola, tenía 4 años más que yo y con ella logré entender que ser homosexual no era malo y que no estaba sola, en todo ese tiempo me distancié mucho de mis padres, ellos no tenían la menos idea de lo que estaba pasando en mi vida y era mejor así, no me sentía preparada para salir del closet con ellos.

A la primera persona de mi familia que le dije fue a mi hermano mayor, el me dijo que igual era súper obvio, pero que tuviera cuidado con mis viejos (que en ese tiempo se infiltraban en mis cosas), luego le conté a mis dos primas que tienen más o menos mi edad y todo bien, todos me apoyaron, pero sabía que para salir del closet frente a mis viejos tenía que tener total independencia y la idea me aterraba.

Pasaron los años y vivía mi vida emocional siempre escondida y mintiendo sobre lo que hacía mientras salía, en el colegio no tenía muchos amigos, porque me sentía muy distinta y en verdad no estaba ni ahí con ellos…

Cuando estaba en cuarto medio me puse a salir con una niña del colegio que era bastante menor que yo y a pesar de que no éramos como todas las parejas del colegio (comiéndose en los pasillos), nos descubrieron, un día mi profe jefe me sacó de una clase y me dijo que encontraba que era muy cariñosa con la chiquilla y la miraba con ojos distintos y como había sido mi profe jefe de toda la vida y en verdad la consideraba una amiga le conté, ella me dijo que tratara de pasar piola y yo le dije que sí, aunque le admití que sentía que me estaban discriminando.

Lluego, antes de volver a clases tiró la bomba, me dijo que si no le contaba a mis viejos en dos semanas ella los iba a tener que citar para decirles, estaba en blanco, pasé esas dos semanas pensando en cómo iba a decirles a mis viejos que su hija era “maricona” como dice mi madre y no lo hice, tenía demasiado miedo y cada vez que trataba de sacar el tema no me salían las palabras.

Un día llegue a mi casa tarde porque había pasado el día con un amigo y mi hermano me dijo que me preparara, entro a mi pieza y a los 2 segundos mi viejo y mi vieja me sacan al patio para increparme, me trataron pésimo, porque les iba a cagar la vida a mis hermanos, a la familia, a mí misma, dijeron que no podía seguir viendo a esa niñita porque si seguía así me iban a sacar del colegio y no importaba si tenía que repetir cuarto medio.

Fue horrible, peor de lo que había pensado, estuve a nada de irme de mi casa y en el colegio los inspectores me seguían hasta al baño para asegurarse de que no viera a mi ex. Llegué a insultar a mi profe, ella rompió la confianza que le tenía y creo que no se lo voy a perdonar, pero mis amigos siempre estuvieron ahí,  me acerqué mucho más a ellos, pude hablar lo que llevaba años callando y me sentí aceptada por mis compañeros de curso que, en general, la mayoría me apoyó y la experiencia me hizo darme cuenta de que no estaba sola y que tenía los mejores amigos.

Hoy tengo 19, estoy en mi 3er semestre de Derecho, mis amigos siguen siendo mis mejores amigos y a pesar de que mis viejos ahora se hagan los locos con el tema, ya no me preocupa, siento que tengo más libertad y soy feliz con lo que soy.

2 comentarios URL corta
Ignacio, 21 años, Talca, Chile
Hola, soy Ignacio, tengo 21 años y aún no tengo claro cómo es que decidí a escribir, pero me gustaría compartir un poco de lo que he pasado. No creo que haya un momento clave en mi vida en el que determiné que era gay, siempre fue así, desde pequeño, naturalmente algo había en mí que hacía que ...
Daniel, 25 años, Arica - Parte IV
..continúa Nuevo día, nueva vida. Renacer. Alcancé a dormir con suerte, tres horas. Pero en ese momento sentía una fortaleza y energía para ir a un maratón. Me recuerda que ese mismo día de mi confesión, fui junto a mi hermano al Estadio Nacional, donde Chile obtuvo dos medallas de Oro en los ...
Carta abierta de una persona arromántica a la comunidad sexual y romántica
Hola, soy arromántica.             No, no soy una planta.             Tampoco soy un robot.             Esta no es una broma.             Soy arromántica. Esto significa que no siento atracción romántica hacia las personas. No me enamoro, nunca lo he hecho, y la verdad es que el tema ...

2 Respuestas a “Estefanía, 19 años, Las Condes.”

  1. tamiii 15 abril 2012 0:30 am #

    que brigida tu historia yo tengo 16 años y me esta pasando algo parecido a ti u.u

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. cote 22 junio 2012 13:00 pm #

    Que cuatica tu historia, bueno a mi a los 13 me paso algo igual y como hasta los 16 mi vida fue lo peor pero ahora tengo 18 nadie mas sabe vivo en el anonimato y anhelo algun dia ser libre y sentirme bien como tu :)
    Un abrazo!

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.