Gabriel, 28 años, Valdivia

Uff.. Varias veces me he paseado por este blog leyendo historias que suenan familiares. Sin embargo, se me hacía difícil pensar en escribir algo acá, pero ya estoy en esto y paso a contar mi historia.

Antes que todo me considero bisexual, el proceso de entenderlo y aceptarlo ha sido largo y no exento de verdaderos laberintos mentales, recuerdo una infancia “normal” en la que se me viene a la memoria la primera niña que me gustó cuando estaba en kínder, la compañera de 1° básico que me rompió el corazón al decirme que le gustaba otro niño, y el sentirme constantemente discriminado por ser “especial”.

Especial por ser un niño algo más maduro que el resto y estar entre los mejores alumnos del curso, rechazar la violencia y tener una extraña sensibilidad para entender a los demás. Sin embargo, siempre me desagradó el hecho de que me vieran como alguien diferente.

La adolescencia me hizo ser más introspectivo, siendo tildado de antisocial y claro, no me sentía a gusto en un colegio católico de pueblo chico, donde no me calzaban las ideas que nos imponían y mis miradas empezaban a ir de las chicas a los chicos, no le presté mucha atención a esto último, siendo ratón de biblioteca le encontraba respuesta a esta rara sensación de atracción por algún compañero, hasta Ana Frank había pasado por lo mismo.

Como adolescente poco agraciado y con una autoestima destruida, dejó de interesarme la búsqueda de alguien que me quisiera y me enfoqué en mis estudios, quería cuanto antes salir de ese pueblo chico y conocer gente más variada.

Terminé el colegio sin haber pololeado ni besado a nadie, nadie sabe por qué las mentirillas blancas siempre salvaron, entré a una U en la capital regional, y las cosas no cambiaron demasiado, seguía sin poder sentir eso que todos experimentaban: “ el gustarle a alguien”.

De pronto recordé lo que en la adolescencia había pasado, ahora estaba lejos de casa y podría experimentar, quitarme las dudas empezando por internet, pasé de ver páginas hetero a otras gay, siempre con temor de que no hubiese vuelta atrás, me interné por chats obteniendo pocas respuestas, más preguntas y muchas proposiciones que me desconcertaron.

Con el tiempo, me hice de amigos gay virtuales, comencé a entender más del tema, fueron muchas horas de conversaciones con muchas historias de vida que  me ayudaron a esclarecer el tema. Sin embargo, tampoco me sentí identificado con lo que estaba descubriendo.

Tuve mis primeras experiencias gay con gente desconocida, al mismo tiempo que me sentía atraído por alguna compañera, todo era una confusión, tenía miedo y no me atrevía a iniciar una relación amorosa con una mujer, mi mente me enjuiciaba y me preguntaba constantemente qué pasaba, por un lado quería algo con una mujer… una relación de amor… Sin embargo, recurría a encuentros furtivos con hombres en los cuales por un momento sentía que era querido  por alguien.

Había decidido sacarme la duda, no quería llegar a formar una familia con hijos y terminar destruyendo  todo por no haber aceptado la homosexualidad y bajo esa consigna decidí dejar de buscar chicas (nunca tuve éxito), claro que tampoco saldría del closet.

Internet fue el medio y durante mucho tiempo seguí conociendo otros chicos, con cada persona que conocía se me fue aclarando de a poco la situación. Me di cuenta que más allá de lo sexual, lo que realmente me atraían eran las personas, dejé de sentir el peso de buscar una respuesta a lo que me pasaba, lo hablé muchas veces con mis conocidos de internet, pero me encontré con que la supuesta tolerancia no existía, me cuestionaban y negaban, según ellos, la bisexualidad. No existía y yo solo era un pobre tipo que seguía negando aceptarse como gay. Todo el temor  que tenía de ser discriminado por  gay, apareció de quienes menos lo esperaba.

Mientras todo esto pasaba en secreto, mi vida pública seguía siendo un desastre, de pocos amigos, desconfiado de que alguien se acercara demasiado y se diese cuenta que no era como el resto. Para mi familia seguía pasando como el chico retraído y tímido, lo importante para ellos era que debía rendir en los estudios y ser un buen hijo.

Hasta que me hice de un amigo, un compañero con el que repetí un ramo y estudiábamos juntos, de pronto comencé a sentir que al menos alguien me valoraba como amigo y no le di mayor importancia. Sin embargo, mi familia comenzó con comentarios  a cerca de él “me han dicho que es medio raro tu amigo” y ese tipo de cosas, pero nunca paso nada entre nosotros, ni siquiera hablamos del tema, pero el temor de verme involucrado en algo que sacara a la luz lo que pasaba en mi interior me hizo alejarme de él, y volví a caer en la desconfianza y la automarginación.

El anonimato de las amistades virtuales llenó en parte la necesidad de ser escuchado, pero no han sido suficientes, el escuchar los comentarios familiares acerca de cualquier otra condición sexual diferente de la heterosexual no ayuda a decidirse a hablar del tema.

Entre tanta confusión y mal rendimiento en la U, caí en depresión, este evento fue una suerte de prueba para mi familia, ellos no lo aceptaron, no creían que yo tuviese problemas, finalmente se dieron cuenta que seguir cierta carrera fue una imposición de ellos, que no era feliz y que la soledad había sido una constante en mi vida…en medio de muchas conversaciones les conté como me sentía, de las crisis de pánico, los sentimientos suicidas.

Sin embargo, siempre evitaron preguntarme por mi sexualidad, y lo siguen haciendo, a veces me preguntan si he pololeado y les respondo que no, que nunca he podido tener algo estable, que con mi depre me cuesta sentir que pueda ser querido por alguien, y solo he andado con chicas, aunque la verdad sea que me cuesta creer que alguien quiera estar conmigo sabiendo que soy bisexual, que mi misma familia se refiera de forma despectiva a los homosexuales, que no sean capaces de ver que existe un peso enorme el sentirse y ser diferente a la mayoría, que cada vez que te califican de “especial” por tu forma de ser te sientas sospechoso de un crimen, sin ser capaces de acercarse y decirte que te seguirán respetando y queriendo si decides contarles tu secreto.

14 comentarios URL corta
Mauricio, 23 años, Venezuela
Me llamo Mauricio y soy el mayor de mis hermanos, dos por parte de madre y una por parte de padre. Mis papás se divorciaron cuando yo no había nacido, entonces entre mi mamá y yo siempre ha habido un lazo muy fuerte y lleno de amor sin límites, cosa que reconozco hoy en día. Mi niñez fue muy feli...
Nikito, 18 años, Chile.
Tengo 18 y alrededor de los 15 mi mamá me preguntó alrededor de dos veces si yo era homosexual, pero lógicamente lo negué al temor de su reacción. Siempre supe que tendría que llegar el día en que se lo confesara porque “las mamás siempre saben”, dicen por ahí y es un dicho que tiene toda la razón. ...
Fernando, 25, Chillán, Chile
Hola a todos, soy Fernando, tengo 25 años y vivo en Chillán. Hace algún tiempo conozco esta página y he leído varias historias, con algunas de las cuales me he sentido bastante identificado. Espero que lo que voy a contar pueda ayudar a otras personas que viven y sienten lo mismo, como a mí me han a...

14 Respuestas a “Gabriel, 28 años, Valdivia”

  1. Andres 19 enero 2012 13:38 pm #

    le propongo que salga conmigo xd :)

    Thumb up 3 Thumb down 0

  2. José 20 enero 2012 2:34 am #

    Tu historia me identifica de principio a fin. ánimo! no estás solo :)

    Thumb up 1 Thumb down 0

  3. Beto 21 enero 2012 19:59 pm #

    Me identifiqué mucho con tu historia.

    Thumb up 1 Thumb down 0

  4. Alejandro 26 enero 2012 17:04 pm #

    Tu historia me identificó mucho, espero que pronto puedas salir de tu depresion :)

    Thumb up 1 Thumb down 0

  5. Paz 31 enero 2012 9:24 am #

    Gabriel te entiendo enormemente por la situación que tu has pasado, me reflejo mucho en ti ya que por mi lado por miedo a ser rechazada siempre he tenido solo relaciones estables con chicas, siendo que en el fondo si me atraen chicos también, al igual que tu tuve que ocultarlo y sigo haciendolo. Te propongo que si quieres me contactas para que podamos hablar, aveces es bueno saber que no eres la única persona a la que le pasa lo mismo. T

    Thumb up 2 Thumb down 0

    • pestañas 31 enero 2012 10:24 am #

      Paz, te recuerdo que por una política general de la página y especialmente con el fin de proteger la integridad de quienes confían en nosotors, no permitimos que se publiquen datos personales o de contacto. Los comentarios deben ser públicos para ayudarnos a todos, este NO ES un “FriendFinder” sino un espacio para que todos se sientan seguros. Por lo demás, te recomendamos no publicar jamás tus datos, aunque sean falsos, no sabes quién puede estar detrás y no es bueno que te arriesgues, no vale la pena.
      Saludos,
      Equipo JC

      Thumb up 1 Thumb down 0

  6. gabriel 31 enero 2012 16:35 pm #

    Hola, gracias por publicar mi historia, si bien es un resumen de lo que me ha pasado en el fondo creo que se entiende el proceso, gracias por el apoyo y entiendo que de pronto surjan ganas de conocer a las personas detrás de las historias, también agradezco a los moderadores por asegurarse que este espacio mantenga las reglas a fin de que permanezca como un sitio donde los testimonios sirven no solo a la “juventud confundida” si no también a las personas que nos rodean.Gracias

    Thumb up 1 Thumb down 0

    • pestañas 31 enero 2012 16:38 pm #

      Gracias Gabriel por destacar ese punto. En todo caso, estamos organizando un encuentro JC, esperamos que esa instancia pueda ser un espacio para compartir y acercarnos más como comunidad JC. Todo lo mejor!
      Equipo JC

      Thumb up 1 Thumb down 0

  7. Tomas Urtubia 20 febrero 2012 2:57 am #

    Me da la sensacion que mas que un rollo contigo,tienes un rollo heavy con las expectativas de tu familia (pues de chico has sido el “hijo prodigo”) lo que implica que tienen mucho control sobre ti… con el tiempo te soltaras. saludos

    Thumb up 1 Thumb down 0

  8. Gabriel 22 febrero 2012 15:39 pm #

    Hola Tomas, la verdad que estoy lejos de ser el hijo prodigo y soy mas bien la oveja negra, aunque fuera del estereotipo de la oveja negra,me he diferenciado de mi núcleo familiar en muchos aspectos y lo seguiré haciendo, la cantidad de control que ejercen sobre mi es la que yo les consiento. por lo mismo no les he abierto mi intimidad sexual o emocional, ya que corresponde a un espacio sumamente personal, y el tema de cumplir expectativas no me va, solo busco cumplir con los acuerdos familiares que se establecen bilateralmente. espero no sonar pesado en la forma de responder, pero estoy armando mi vida de una forma q me sienta cómodo conmigo mismo y con quienes me tocaron como familia.Saludos!

    Thumb up 1 Thumb down 0

  9. Gabriel 22 febrero 2012 15:41 pm #

    ahh, y Tomas gracias por darte el tiempo de leer mi testimonio…

    Thumb up 0 Thumb down 0

  10. Marcelo 19 abril 2013 3:20 am #

    Me siento identificado con esta historia. Estoy pasando por algo similar.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  11. ferdinand 6 abril 2014 21:10 pm #

    Hola Gabriel!
    yo te aconsejo que te aceptes, yo me considere heterosexual hasta los 28 años y solo me engañaba a mi mismo, a esa edad me acepte gay aunque de closet, conocí a un chavo y duramos 5 años juntos, la verdad fue la mejor relación que he tenido y aun somos muy amigos.
    después tuve otras relaciones pero nada que ver.
    a lo que voy es que te aceptes y vivas tu vida, la vida se pasa tan pronto y no se vale desperdiciarla.
    te mando muchos saludos!

    Thumb up 0 Thumb down 0

  12. edhinsso 26 mayo 2014 20:59 pm #

    Tu historia es muy interesante pero ánimo no te rrindas…. pronto encontraremos a alguien q nos valore…

    Thumb up 1 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.