Nicolás, 21 años, Viña del Mar

Antes de comenzar, me gustaría aclarar que no me siento un referente de “no confusión”, ni nada por el estilo. Por el contrario, soy un joven universitario con muchas dudas y miedos, algunos superados y otros no, que quiere compartir un fragmento de su vida con ustedes.

Cuando entré al colegio, no pasó mucho tiempo hasta que comencé a ser molestado por mis compañeros de curso. Recuerdo que me decían “chavón” (aludiendo a la canción argentina) y “Juan Gabriel”, porque no me gustaba jugar a la pelota y prefería jugar a las quemadas con mis compañeras… nunca entendí que algo tan trivial como eso pudiera significar ser objeto de burlas. Aunque me gustaba Dragon Ball, siempre sentí que no era como todos, algo hacía que yo no me sintiera cómodo estando con amigos y prefiriera tener amigas.

Me escudaba en que todos eran tontos. Me convencí a mí mismo de que, en realidad, todo era porque yo era inteligente, tenía modales y educación…  y ellos no. Si bien desde muy chico supe que me gustaban los hombres, nunca quise reconocerlo; solo pensarlo hacía que me latiera fuerte el corazón de susto.

Cuando llegó el momento en que no soporté más las burlas, tomé una decisión: nunca más me molestarían ni insinuarían que yo era fleto, cola, como sea. Comencé a jugar a la pelota, a caminar de forma más brusca, fingir un tono de voz más grave y a usar garabatos; me convertí en un completo personaje que era cualquiera, menos yo.

Con el tiempo me acostumbré y ese personaje se apoderó de mí. Yo me sentí feliz porque estaba siendo aceptado, ahora era uno de los chiquillos, incluso llegué a molestar a más de algún compañero amanerado. Pero faltaba algo, nunca había pinchado con una niña. Siempre me gustaba una, pero de lejos… es que según yo era demasiado tímido.

Pasé toda mi enseñanza media así, con niñas que me gustaban sin acercarme, mientras tanto no podía sacarle los ojos de encima al presidente de mi curso. Pero, claro, él no me gustaba, sólo me caía demasiado bien. Tanto como para imaginarme mil y una veces quedándome solo con él en la sala y dándole un beso, aunque esos pensamientos no duraban mucho.

Estuve hasta los 18 años obligándome a ser heterosexual, a pesar de estar convencido de que me sentía atraído por hombres. Hoy muy pocos amigos lo saben, mi familia no. A mis 21 años estoy en pleno proceso de poder aceptar mi homosexualidad públicamente, creo que queda muy poco para que lo haga. Sólo hace falta tener esa seguridad en que yo no seré el “chavón” porque lo diga mi compañero, que aunque mi mamá llore y quede destruida debe saber quién es su hijo.

Como podrás leer, no soy el más indicado para dar cátedras sobre aceptación personal. De todas maneras no puedo dejar de animarte a que te la juegues por cumplir las expectativas de sólo una persona: tú. No importa lo que diga el vecino de al lado, el compañero futbolero, la conocida niña de parroquia; ellos no están contigo cuando sufres por no poder vivir como quieres. No pierdas tu vida esperando que tu felicidad la haga el de al lado. Quiérete y demuestra la gran persona que eres. Yo estoy en eso.

8 comentarios URL corta
Andrés, 27 años, Chile
Descubrí mi homosexualidad a los 18 años, salí del colegio y comencé a experimentar con personas de mi mismo sexo, pero trataba de convencerme a mí mismo de que era heterosexual. La razón de tratar de convencerme de lo "normal" que es porque soy hijo único, y pensaba que si me v...
Matías, 25 años, Ecuador
Muchos saludos, soy Matías, tengo 25 años y soy un Tr@ns masculino. Desde chico me sentí disconforme con mi cuerpo... pensaba siempre por qué mi hermano mayor podía sacarse la polera y yo no. Pero gracias a Dios, tengo una familia espectacular. A los 17 años recién les conté lo que me pasaba y...
Luis, 15 años, Mérida. Venezuela.
Hola, he leído muchos testimonios e historias de muchas personas en esta página, y me he animado a dar mi testimonio. Ya desde hace poco tiempo he visto vídeos y páginas donde muchas personas salen del closet, y poco a poco se va acostumbrando tanto él, como su familia. Por mi parte nadie sabe que s...

8 Respuestas a “Nicolás, 21 años, Viña del Mar”

  1. GK 23 mayo 2011 12:43 pm #

    Oh caray, esta historia me identifica en varias cosas.

    Me diferencio en que nunca fui amanerado ni me amistaba con puras mujeres pero sí fui objeto de las bromas pesadas de algunos de mis compañeros de clase por no jugar a la pelota ni ser brusco como ellos. En vez de tener puras amigas, me alejaba yo de todos, no tenía casi amistades y me autoconvencía a mí mismo de que era porque todos eran bobos y yo no.

    Aún no he tenido novia ni novio, me considero bisexual a los 25, pero me pasa lo que a este chico: siempre me gustaron algunas chicas pero nunca me morí por hablarles, siempre las miré nomàs se lejos o de cerca sin hacerme amigo de ellas. Me considero bisexual pero sinceramente tengo cierto temor a que al final me agrade más un noviazgo homosexual que uno heterosexual o que ambos me agraden porque me siento inseguro de decir o que se enteren de que soy heteroflexible, bisexual o quizás homoflexible, ya ni sé.

    Quisiera tener un noviazgo pero me da muchos nervios porque no sé bien lo que soy. Podría también resultar que una experiencia homosexual no me agrade o puede que sí.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Nicolas, 21 años, santiago 23 mayo 2011 17:23 pm #

    Me gusto tu historia, especialmente porque es muy similar a la mía, excepto que yo soy de Santiago y desde muy chico logre crear una imagen en la cual yo era uno más entre mis compañeros.
    No sé si a ti te pasa pero parece que me hubiera perdido de tantas cosas. Ciento que voy tarde para empezar con mi vida que tal vez debería haber ignorado a la sociedad y haber vivido como yo quería.
    Qué bueno que has logrado superar varias cosas, yo estoy en las mismas, aunque a veces me siento bastante solo en este proceso.

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • Nico, 21a, stgo 23 mayo 2011 21:42 pm #

      jaja parec q somos puros nicos en esto xD

      tu historia es muuuy parecida a la mia, d echo tb publique parte d ella en la pagina y una d las diferencias esq yo el primer paso q di para tratar d aceptarme y dejar d tener miedo fue contarle a mis papas y pedirles ayuda.
      No t estoy diciendo q es el camino a seguir ya q no todos los padres son iguales pero al fin y al cabo su apoyo m permitió a la vez darme cuenta q yo no estaba mal ni era raro, sino que normal y que muchos estaban en las mismas. Muchos.

      El 2do paso fue ya una vez aceptado y superado mi falta de confianza y autoestima con professional help XD fue contarle x lo q estaba pasando a mis mejores amig@s, onda elegidos muy con pinzas ya q en mi opinion personal no todo el mundo tiene q nterarse d tu vida. La gente que tu quieras debe saber xq es algo tuyo. Es tu vida y tus decisiones.

      Se q es como asfixiante q no todos sepan pero tener a tus amigos contigo y q t motiven a ser feliz y seguir adelante con sus consejos, siendo o no homosexuales, es un gran alivio.

      Deseo transmitirles que hay q ser fuertes y estar seguros ya q no por ser gays nuestros valores y enseñanzas van a cambiar. No vamos a dejar de ser los mismos de ayer, sino que más alegres y contentos x la vida n comparación a como estabamos antes. En eso estoy =)

      Thumb up 0 Thumb down 0

      • Nicolas, 21 años, santiago 24 mayo 2011 11:43 am #

        Me gusto tu comentario.
        En todo caso yo hice las cosas al reves primero a mis amigos y despues a mis padres.

        En un tema aparte, parece que vamos a tener que organizar un almuerzo de puros nico de 21 años, ya somos 4 (aunque no se que edad tiene el ultimo Nico).

        Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Nicolás (el que escribió esto) 23 mayo 2011 22:58 pm #

    Hola!

    Respondiendo al primer Nicolás, la verdad es que a veces siento que me perdí de cosas y otras veces que no.

    Por un lado, no tengo una historia amorosa que contar de adolescencia, y en ese sentido mi vida fue bastante plana. Pero tampoco es para tanto, a los 18 seguía siendo muy chico, de hecho aún se podría decir que lo soy… cero rollo en ese sentido. Te confieso que, incluso, una vez que cumplí los 18 considero haber apresurado mucho las cosas en busca de poder tener certeza real de qué era lo que me gustaba.

    Por supuesto que uno siente ganas de ignorar a la sociedad. Pero considero que sería una forma de arrancar. Creo que el haber sido “censurado” por la sociedad enriquece en cierta forma la mirada que tengo de mundo (tal vez no es así, sólo es mi apreciación), y me da motivación para querer que las cosas sean distintas. En lo personal, no quiero que me ignoren, ni tener que ignorar para vivir tranquilo, quiero que mi forma de vivir sea igual de legítima que la de cualquiera, tanto en los papeles como en la cotidianidad.

    Al segundo Nicolás sólo puedo decirle que yo todavía no le cuento a mi mamá. Mi papá murió sin saberlo, con toda la carga emocional que eso trae consigo. Sí hice el ejercicio de contarlo a mi círculo de amigos más cercanos y es un alivio no tener que tratar de “pasar piola”.

    Bonus track: siempre he tenido la sensación de que algo pasó con la gente a finales de los ochenta/principios de los noventa, que todo el mundo comenzó a ponerle Nicolás a sus hijos. Acá la prueba viva. Un saludo.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Nico, 21a, stgo 24 mayo 2011 20:39 pm #

    jajaja excelente =) voto a favor del almuerzo xD

    En cuanto a la historia amorosa, yo tampoco he sido una persona muy de relaciones y es porque simplemente no c a dado creo. A veces es mejor esperar y estar preparado, que aventurarse en algo que al final te puede traer más penas, sin por eso dejar de buscar.

    Felicitaciones por tu fuerza, y animo, cuando te sientas listo es cuando tu madre sabrá.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  5. manu 37 años 30 junio 2011 22:38 pm #

    uuuy qe fuerte, me toca bastante, mi familia tampoco sabe, aunqe mi mama debe sospechar, porqe las mamas lo saben todo, una cosa qe se hagan las mudas

    un fuerte abrazo

    Thumb up 0 Thumb down 0

  6. luis 19 julio 2011 21:51 pm #

    puros nicos jajajajaja

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.