Felipe, 20 años, Viña del Mar. Chile.

La verdad es que estoy recién empezando a aceptarme tal cual soy, me cuesta decir esta palabra, pero no sé si tengo muy claro qué es lo que me define y aunque me cueste decirlo abiertamente, diré que “soy bisexual”. Esta es mi historia.

Soy de Viña de Mar, soy de una familia muy conservadora que siempre critica el mundo de la homosexualidad tratándolos de “maricones” hasta incluso de “asquerosos”.

Cuando era niño, los primeros años de infancia fueron en Santiago. A mi papá desde Viña lo trasladaron a Santiago por su trabajo. Comencé en la básica allí, pese a que tenía amigos, me sentía muy distinto a mis compañeros, como que no teníamos los mismo gustos, sin embargo, nos llevábamos muy bien. Pasaron dos años y nos regresamos a Viña y entré a un colegio nuevo, yo estaba muy asustado y muy desorientado, ya que había dejado a mis amigos y mi vida entera en Santiago.

No fui muy bien recibido, claramente yo no les gustaba a mis compañeros hombres porque me encontraban “niñita, afeminado y llorón”. Al poco tiempo, estas burlas se volvieron rutina hasta llegar a transformarse en bullying. Tanto fue esta violencia psicológica (onda me lanzaban al baño de mujeres o a la fila de mujeres, me quitaban la comida, etc.) que empecé a juntarme con las mujeres y fui desarrollando aún más mi lado femenino, no en gestos, sino en sentimientos y en sensibilidad.

A los 11 años empezó todo, me cambié de colegio y conocí a un compañero que más tarde se transformó en uno de mis mejores amigos. Era tan lindo y tan simpático que comenzaron a florecer todo tipo de sentimientos por él, me gustaba todo… su cara, su cuerpo, su personalidad, etc. Pasando los años me fui enamorando cada vez más de él, sin embargo es heterosexual… muuuuy heterosexual.

A los 16 años (en vista que él sujeto no me pescaba por lo obvio) conocí a una compañera, ella fue muy amable conmigo y comenzó a gustarme, me enamoré de ella, pero por mala suerte comenzó a pololear con el más popular del curso, un ser horrible y detestable que nada más pensaba en él mismo (egocéntrico) y la hacía sufrir a ratos… y claro, de pasada me molestaba a mí.

En fin, al año supe que yo le gustaba y mis amigos (incluyendo mi amigo enamorado) no me dijeron nada porque a otro amigo también le gustaba (en verdad ella era muy linda en cara y en persona). Pasé por cada decepción, por cada humillación por parte de las mujeres que alguna vez amé y que me han rechazado por cosas mínimas como popularidad y belleza que en verdad ya perdí la cuenta (sumado a que aún sentía cosas por mi amigo enamorado).

Hoy, ya con 20 años, estoy en la universidad y realmente estoy en la duda existencial de que si soy realmente bisexual o solo es algo pasajero, una confusión. Como les dije anteriormente, me cuesta asumirlo, no es fácil para mí viniendo de una familia tradicional, y por los acontecimientos en mi infancia y adolescencia. A mi amigo enamorado no lo veo desde la graduación de cuarto, perdí todo tipo de contacto con él, pero aún sigue el recuerdo de ser mi primer gran amor.

Hace un mes se lo confesé a mi prima y ella me dio todo el apoyo del mundo. Creo que ella será la única persona de mi familia que lo sabrá, no quiero contarles a mis padres, no por miedo a que me rechacen, sino que por miedo a que ellos sufran y teman por mi seguridad, tanto física como psicológica. Mi prima, obviamente juró no decirle a nadie y apoyó mi decisión de mantener a mis padres de dicha verdad.

En la universidad me gustaba una compañera, era la ideal para mí… bella, sensible, femenina, chistosa y torpe como yo, pero prefirió a otro y me dejó en el callejón de las amistades (Friendzone). Aún siento un vació en mi corazón que creo que solo puede ser llenado por el amor fuerte de un hombre.

Me fijé en un compañero que me encanta, es tan varonil, tan lindo, guapo y buena persona. Hace un par de meses me invitó a su casa para hacer un trabajo con otros amigos en común. Estábamos sentados en el sofá y estaba muy próximo a él, me enseñaba cómo hacer el trabajo y realmente me dieron ganas de besarlo ahí mismo, en frente de todos y que él me besara con las mismas ganas, pero sabía que no podía hacerlo y me angustiaba cada vez más. Creo que él me gusta y me alegra todo momento cuando estoy cerca de él.

No sé qué hacer, estoy desesperado, entre la espada y la pared, mi prima me dice que tenga paciencia y que acepte lo que soy y que no me dé más vueltas, pero no puedo! es tan confuso, además, si bien ya di mi primer beso con una mujer, nunca he pololeado en verdad y me asusta la idea de quedarme solo o de incluso llegar a tener a una relación de noviazgo con un hombre.

¡¡¡¡REALMENTE AVECES SIENTO QUE NO QUIERO SER BISEXUAL, QUIERO SER HETERO COMO LOS DEMÁS Y NO SENTIR MAS ESTA ANGUSTIA QUE ME TIENE LOCO, ESTA ANGUSTIA DE NO PODER CONFESAR MI AMOR A HOMBRES Y EL NO PODER BESARLOS Y LO PEOR DE TODO, ESTA TERRIBLE ANGUSTIA DE SER RECHAZADO POR CADA MUJER QUE ME GUSTA!!!!!!.

Espero que lo publiquen para que las personas en mi misma situación sepan que no están solos, que hay personas que son gay y bisexuales como es mi caso, que sufren y que los apoyan, pese a que nunca nos hemos cruzado en la vida…

Yo seguiré en búsqueda de mi destino y de mi ser… solo espero que llegue a la respuesta y me de fortaleza y tranquilidad para asumir lo que realmente soy.

Gracias por su tiempo.

photo by:
3 comentarios URL corta
Luis, 19 años, Colombia
Bueno, primero que todo debo dar gracias por este gran espacio que han creado, para ayudar a muchos jóvenes confundidos, soy un gran seguidor de la página web, ojala en otros países pudiéramos tener algo así tan seguro y confiable, últimamente me he sentido algo solo así que decidí compartir mi hist...
Daniel, 25 años, Arica - Parte III
...continúa El momento de la verdad Salir del clóset es algo que te debes a ti mismo y a nadie más. Debes hacerlo sólo si quieres, porque es algo tan complejo, que nadie debería presionarte por hacerlo. Cada uno tiene sus procesos, pero sí creo que yo me tardé demasiado. Cuando le conté a mi h...
Fernanda, 15 años, Talca. Chile.
Desde prácticamente los 9 años sospechaba mi orientación sexual. Al ir por la calle me di cuenta que los "niños" no eran de mi interés, encontraba siempre a las niñas bonitas, pero no porque quisiera ser como ellas, si no como otra cosa. También estoy en un liceo se mujeres desde los ci...

3 Respuestas a “Felipe, 20 años, Viña del Mar. Chile.”

  1. Felipe 7 diciembre 2015 1:01 am #

    Weoooon ! pensaba que era el único,tengo 20, sufrí de bullying, y quiero ser Hetero ! no quiero seguir sintiendo esto, es cuatico, pero recién estos días estoy pensando (solo, por que no le he contado a nadie) en que no puedo hacerme el tonto y olvidarme del tema en fin pensaba que era el unico

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • Equipo JC 9 diciembre 2015 10:32 am #

      Felipe:
      La orientación sexual no es algo que se pueda elegir o cambiar, simplemente es y entendemos que es difícil apartarnos de la norma, pero eso no lo hace algo negativo. Aunque otros se hayan aprovechado de esto y te hayan hecho sufrir, no significa que tengas que seguir sintiéndote miserable en el futuro, especialmente por algo que no elegiste y que no es ninguna limitación para ser feliz. Pensabas que eras el único? En este sitio hemos publicado más de 1.000 historias… somos muchos.
      Si necesitas apoyo u orientación escríbenos a contacto@jovenconfundido.com
      Un abrazo,
      Equipo JC

      Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Matías 7 febrero 2016 3:00 am #

    Chiquillos cabros, yo tengo 21 años y también soy bisexual Lo cierto es que por mucho tiempo me sentí igual que uds. Queriendo ocultar mi parte homosexual del resto del mundo, haciéndome el desentendido de lo que realmente siento. Pero una persona. Una persona y una situación puede cambiar su mundo. No se darán cuenta cuando este sentimiento de identidad los invada y los invite a expresarse tal cual son. Y aceptarán esa expresión, porque no hay nada más nefasto que reprimirse a uno mismo. Nada más dañino, nada más enfermizo. De hecho, por estar en esta página, igual que yo; ya dieron el primer paso! Ser bisexual requiere valentía, y cuando la tengan entonces en ese momento se darán cuenta que no están solos, sabrán quienes son sus verdaderos amigos y sabrán que es lo que quieren para sí mismos.
    Les mando un abrazo a ambos y cuídense.

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.