Anónimo, 20 años, Arica. Chile

Hoping For MoreSiempre me gustaron los hombres, pero nunca pude relacionar sentimientos con alguien. Sin embargo, a los 19 años conocí a alguien, digamos que se llama Javier. Durante el primer mes de conocerlo, sentí que por primera vez tenía un mejor amigo, ya que me gustaba pasar el tiempo con él (tuve una infancia muy solitaria, porque me dedicaba a cuidar a mi hermana enferma desde que era muy pequeño), así que siempre tuve la necesidad de sentir que le importaba mucho a alguien, eso creo yo.

En verdad él era hermoso, el hombre más apuesto que puede existir, el hombre perfecto (yo lo veo así) y me acuerdo todavía cuando me invitó a tomar cervezas. Ese primer beso que dio fue, no sé cómo explicarlo, sentí una conexión inmediata y sentí que él la sintió también, después de ese beso seguimos hablando, seguimos viéndonos, haciéndonos cariño.

Al mes me di cuenta de que me había enamorado, porque él era la única persona que con su presencia me hacía sentir especial, me hacía sentir amado. Con solo mirarme podía entenderme, era algo mucho más allá de lo físico, era increíble. Así que después de los tres o dos meses le conté que estaba enamorado de él y me dijo: “yo también te amo”. Tenía tanto miedo de que me dijera que no, que hice el show de mi vida tratando de decirle “te amo”. A mí en ese entonces sí me costaban esas palabras, pero tenía las fuerzas de decirlo sin problemas y eso era genial.

Poder expresarme, sentirme libre de alguna forma, porque siempre nos encontrábamos a escondidas. Todo fue verdaderamente hermoso, pero ya al octavo mes me volví a sentir solo y más triste que cuando no estaba enamorado, pese a la seguridad de que amaba a alguien. Empecé a dudar porque dejó de ser tan demostrativo, se volvió menos comunicativo y yo no entendía por qué casi nunca me decía “te amo” por su propia iniciativa, sino que siempre como una respuesta a mí.

Como estaba tan enamorado, pensaba que él sí me amaba, pero tenía problemas para expresarse, ya que si estaba conmigo, era porque me amaba mucho y eso me daba la fuerza para seguir con él. Ese gozo de saber que me amaba me llenaba más que cualquier cosa, incluso dejé mi pasatiempo de voluntariado por estar más tiempo con él y no me costó. Pese a lo seguro que me sentía de su amor, igual dudaba, quería sentirme querido, que me apapacharan. Le decía te amo, le escribía unas cartas tan hermosas, nunca hacer algo así por alguien.

Pero yo nunca recibía nada. Me iba a ver, pero no era suficiente y no sé si estoy mal, creo que soy muy egoísta al pensar así y siempre termino culpándome de todo.

Siento que soy un egoísta por pedir eso. Una vez sentí que él ya no me amaba y conocí a otra persona, solo fueron besos, pero me sentí tan culpable que se lo dije al día siguiente y le dije que necesitaba tiempo para pensar y me demoré una semana. Después de ver a Javier rogándome que vuelva me di cuenta de que me amaba mucho y ahí empezamos de nuevo. Pero yo empecé a criticarlo, a pedirle cosas, ya que nunca fue capaz de expresar ese cariño que requería, empecé a criticar, a amargarme, a enojarme y sentí que se iba alejando y no sabía qué hacer, hasta que peleamos de nuevo y terminamos la relación.

Después, con el tiempo, volvimos, pero me contó que me cagó también y yo lo perdoné y le conté que estaba equivocado, le dije que lo amaba como era y es verdad. Lo seguía amando porque estoy seguro de que vi esa capacidad de crecer, de poder decir las cosas, de poder expresarse conmigo y me prometí nunca perder esa esperanza, sólo le pedía que me prometiera que se iba a esforzar por mí.

Incluso estaba tan determinado en avanzar en nuestra relación que le conté a mi familia respecto a mi sexualidad y que estaba muy feliz y enamorado, pero se lo tomaron a mal, no me dejaban salir, no me daban dinero, fue todo peor. Pero seguí y luchando ahora, con la pena de que mi familia estaba destrozada y yo me sentía culpable. Estaba feliz porque le demostré ese amor al Javier. Con el tiempo mis padres casi aceptan mi sexualidad, incluso a mi amor, pero no se pudo, ellos estaban enfrentando una depresión y yo evitaba preocuparme por mi familia, siendo que siempre me sentí como un pilar, un apoyo para ellos.

Es raro, siento que hay amor mutuo, pero hace poco peleamos porque él quería quedarse en una fiesta más rato, siendo que ya era muy tarde y tenía que levantarse temprano (cabe destacar que conmigo nunca quiso quedarse hasta tan tarde, siempre se quedaba hasta horas normales de gente joven xd, también cuando él se quería ir lo máximo le pedía 5 minutos y siempre me iba con él, a pesar de que tan buena estuviera la fiesta). Me fui pensando que él me iba a acompañar y no lo hizo, y no sé por qué cuando me fui lloré desesperadamente porque no me acompañó y no sabía cómo algo tan estúpido me iba a afectar tanto.

Al día siguiente le dije que me desilusionó y me enojé un buen rato, pero al final lo entendí y lo perdoné, y le pregunté si quería prometer tratar de ser más atento conmigo y me dijo que él me ama, que me ama como alguien ama a su mamá o a su hermano, y eso todavía no lo entiendo. Noté algo raro, me dijo que no funcionaba, que esto no iba a seguir, y estoy confundido, porque una vez cuando terminamos le dijo a una amiga que él me ama mucho, pero que solo me hace daño.

Yo estoy dispuesto a seguir sufriendo, pero no sé qué pensar, no sé si me ama o no me ama, si se cansó o necesita tiempo, sólo sé que estoy solo y no puedo dejar de verlo en todas las personas, trato de olvidarlo, pero no puedo. Nunca fui alguien de conocer gente y hacer cosas románticas al tiro, siempre me gustó conocer para después querer.

Siempre creí que dar una beso debía ser con intención, con amor, con cariño, que las cosas no se hacen “porque sí”, que para acariciar hay que querer y entregar. Porque esa persona te importa y quieres ver su mundo brillar para así brillar el tuyo, siempre me sentí en esa versión del amor y ahora no sé qué pensar, no sé si olvidar, no sé si creer, no sé. Tengo ganas de mantenerme fuerte, pero estoy destrozado, todavía gira en mi cabeza lo que me dijiste: “te amo, tú sabes eso, te amo más que la chucha, pero como un hermano” y siento que no es así, siento que él no quiere hacer daño, siento que él quiere quererme, voy a perder al amor de mi vida. “Siempre quise saber si me amabas de verdad y que me lo hicieras saber, que me hicieras sentir querido mediante hechos y palabras, pero no sé por qué no pudiste, sólo eso quería, Javier. Lloro porque siento que no di todo de mí, lloro porque no voy a recuperar ese amor”.

Gracias por leer esto, necesitaba un medio para desahogarme, la vida sigue, no es fácil, pero parece que hay que hacer lo que se debe. Hay que perder batallas para ganar otras, esa frase me mantiene en pie, el hacer felices a mis amigos, compañeros, ayudarlos es mi motivo, pero se siente vacío, porque siento que nunca recibiré nada a cambio.

photo by:
1 comentario URL corta
Valeria, 20 años, Pudahuel
Miedo constante. Nadie entendería lo que se siente vivir con este miedo, vivir en soledad. Quizá siempre digan, “tú no estás sola”, pero nadie se ha puesto a pensar lo que es vivir con esta “enfermedad”, nadie sabe lo que es temblar cada vez que te preguntas si ya andas con un chico, o si estas e...
Juan, 33 años, Chile
Hola, mi nombre es Juan y mi edad es de 33 años. Hace ya hace un tiempo que los leo y siempre he querido escribirles, pero no sabía por donde empezar. Soy alegre, optimista, amoroso, tímido, inseguro, emocional y con mucha energía. Suelo escuchar atentamente a los demás y no criticar, porque me ...
Steven, 21 años, Huila. Colombia
Tenía 18 años cuando acepté que me gustaban los chicos. Primero tuve mucho  miedo, más que todo por la sociedad que nos lleva a todos como por el mismo camino. Antes de saber que me gustaban los chicos, tenía algunas novias, pero siempre  miraba algunos chicos atractivos y me preguntaba qué estab...

Una respuesta a “Anónimo, 20 años, Arica. Chile”

  1. alejandro 22 septiembre 2015 16:23 pm #

    Oie me gusto tu testimonio, me identifique un poco. Al parecer eres muy sensible, no te preocupes, ya encontraras a la persona indicada que te quiera de verdad. Saludos desde Peru

    Thumb up 1 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.