Fernanda, 15 años, Talca. Chile.

241/365Desde prácticamente los 9 años sospechaba mi orientación sexual. Al ir por la calle me di cuenta que los “niños” no eran de mi interés, encontraba siempre a las niñas bonitas, pero no porque quisiera ser como ellas, si no como otra cosa.

También estoy en un liceo se mujeres desde los cinco años. Siempre estoy rodeada de mujeres,  me he enamorado de más de una en mi vida, he tenido varias novias, pero nunca he podido explicarles mi homosexualidad a mis padres.

No tengo miedo de decirles, mis amigas lo saben y no fue muy difícil, ya que no me importa lo que piensen de mí, pero quiero prepararlos, si no lo hago, puedo hacerles daño, soy su única hija, creo que es lo único que me lo impide.

Mis Primos lo sospechan, me  han preguntado más de una vez, yo les cambió de tema. Para que lo sepa mi Familia, tienen que saberlo mis padres.

Aún así tengo los típicos problemas amorosos, la chica que me gusta es un año menor y tiene novia, pero nos hemos besado un par de veces. Tenemos un juego, el juego de “ser pareja”, pero es raro, en algunas ocasiones pienso que ella siente lo mismo, pero sé que no. Algún día me confesaré, tanto con mis padres como con la persona que me gusta.

*Joven Confundido se puso en contacto con Fernanda para entregarle orientación y apoyo.

photo by:
0 comentarios URL corta
Diego, 18 años, Viña del Mar
Desde Viña del Mar, acá Diego, de 18 años, envía un mensaje a todos los bisexuales de Chile que, al igual que yo, están orgullosos de poder sentirse atraídos, o más aún, de enamorarse de las personas y su esencia sin importar su sexo. Sólo me queda decirles que aunque digan que somos extraños, qu...
Gerardo, 39 años, Santiago
Sufrí mucho tratando de disimular mi condición, un gran error, porque me fui volviendo introvertido, mis padres y hermanos jamás me dijeron algo respecto a las dudas que tenían sobre  mi condición, pero me costó mucho llegar a decírselo a mi familia, y la presión ante querer saber dónde andaba o con...
Cristóbal, 27 años, Santiago
Comenzar a desarrollar esta vivencia, y pese a que he hecho ejercicios similares en muchas ocasiones (sobre otros temas), me ha resultado muy complejo. Inmiscuirme en mí mismo y tratar de contar en unas líneas mi relación con Dios, ha sido un gran desafío. Sin embargo, les regalo este testimonio que...

No hay comentarios.

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.