Javiera, 18 años, Chile.

Angela Bettis and Anna Faris Lesbian KissConocerla jamás estuvo en mis planes, algo así jamás hubiera pasado por mi mente. El año comenzó igual que siempre, mismas personas, mismo ambiente. Lo primero que hacía el primer día de clases era ver si había algún compañero nuevo lindo pero no fue así.

Ella llegó el tercer día de clases. La verdad es que solo parecía una nueva compañera, pero algo me llamó la atención, me gustó su pelo, sus rulos eran hermosos y era muy alta, lo que me dio risa porque me vería muy pequeña al lado de ella.

Los días pasaron y ella se comenzó a acercar a mí y a la semana ya la adoraba, con cualquier tontera me hacía sonreír, nos hicimos muy amigas aunque solo pasábamos juntas en clases, ya que ella tenía otras amigas y pololo, al cual yo odiaba porque la trataba muy mal.

Después de conocerme terminó con él y volvió y terminó. Cuando finalmente terminaron, nuestra amistad se hizo más fuerte, con el tiempo empezó a decir que yo era de ella y que éramos pololas, lo que a mí me pareció un juego divertido, pero con el tiempo el juego se hizo más intenso y ella me robaba besos, lo que por alguna razón no me molestaba.

Una noche ella me dijo que la confundía y que por favor me alejara. Esto provocó una gran tristeza en mí, ya que la adoraba y lo que más miedo me daba era perder a aquella hermosa persona, pero acepté por miedo a hacerle daño.

Esa separación no duró más que unas horas, ya que nos queríamos mucho y prometimos nunca más separarnos, aunque después de eso nos separamos un par de veces por miedo a sus padres, pero seguíamos juntas.

Nuestro primer beso fue en su lugar favorito, una cancha de básquetbol. Fue lo más romántico que me ha pasado, ella me dijo que tenía calor y yo la tapé con un polerón, pero como se quedó tan callada, levanté el polerón y me puse debajo también. Ella comenzó a acercarse muy despacio hasta que nuestras narices se tocaron, me besó y fue el mejor beso de mi vida.

La verdad es que nunca olvidaré su cara, estaba tan feliz que no podía hablar. Nuestra relación comenzó ese día y se hizo más fuerte a cada segundo, nos amábamos mucho e incluso comencé a ir a su casa. Claro, como amiga, pero igual. Sus papás se encariñaron mucho conmigo, lo que nos provocaba más miedo a que supieran.

Pero como el amor no se puede esconder, nos pillaron y nos separaron de una forma muy violenta, que dejó grandes moretones a ella y un gran dolor en mí que no sabría explicar. No supe nada de ella por una semana y casi morí. Ella me culpó, me trató mal todo un mes y ya era insoportable, pero seguí ahí porque me necesitaba.

El año de clases que venía fue horrible, ella me hizo mucho daño, incluso casi me engaño con otra, pero cuando abrió los ojos se dio cuenta de lo que yo significaba para ella era más fuerte que cualquier cosa y que me amaba con todo su corazón.

Yo aun creo que ella puede ser el gran amor de mi vida y todo está maravilloso, pero el miedo que siente hacia sus padres la esta dominando y ya no sé qué hacer. Sin importar cuánto ella me ame el miedo la aleja. Lo más increíble de todo esto es que es la única mujer que provoca algo en mí y mucho más fuerte de lo que sentí por un hombre.

photo by:
0 comentarios URL corta
Javier, 20 años, Providencia
No tengo tan claro el real motivo por el cual envío mi historia. Sigo Joven Confundido desde sus inicios, entraba cada día a ver si es que habían subido una historia nueva, ahora que la página es más popular, a veces me quedo atrás en las historias. Me llamo Javier, tengo 20 años y estudio Ingeni...
Antonieta, 24 años, Santiago
Todo comenzó por un juego con una amiga cuando tenía como 9 años, jugábamos al papá y a la mamá. Lo divertido era que yo siempre hacía el papel de papá, nos dábamos besos y todo, incluso una vez fuimos un poco más allá. Pasaron los años y yo tenía relaciones hetero, pero siempre estaba esa curios...
Javiera, 25 años, Santiago
Hola, soy Javiera, y me gustaría compartir mi historia -dejo a criterio de uds. si es digna de ser contada, pero bueno- . Tengo 25 años, soy licenciada en letras hispánicas de profesión (hasta el momento profesora, por necesidad... la pedagogía nunca ha sido lo mío), vivo en Santiago, pero soy de Pu...

No hay comentarios.

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.