Hernán, 18 años, Chile.

Cute young GuyHola, ¿Qué tal, gente? Ni siquiera sé cómo empezar a relatar lo que siento, pero ya llevo un tiempo queriendo decir algunas cosas y creo que este podría ser el lugar más adecuado.

Como dice arriba, tengo 18 años, estoy cercano a cumplir los 19 y hay mucho de mi vida con lo cual no estoy muy contento (trataré de ser breve, pues no quiero ser aburrido).

Lamentablemente siempre he sido una persona poco cariñosa, me cuesta demasiado expresar mis sentimientos por las demás personas, y siento que esto está acabando conmigo. Tuve una buena infancia, mis padres siempre me dieron lo que necesitaba y también por qué no decirlo, cumplían mis caprichos, por esta razón no quiero culparlos por mi forma de ser.

Comencé a explorar mi sexualidad cuando tenía aproximadamente 14 años, estaba en primer año de enseñanza media, y por primera vez me gustó una persona, este era mi mejor amigo, disfrutamos mucho tiempo juntos solo siendo amigos y por cosas del destino, nuestra separación fue dolorosa, sufrí mucho y eso hizo que cerrara mi corazón a los demás por mucho tiempo, siempre estuve fingiendo ser feliz, cuando en las sombras siempre estuve sufriendo.

Paralelamente, empecé a sentir atracción sexual por los hombres, por lo que las hormonas estaban a flor de piel y lamentablemente uno de mis primos se aprovechó de esa situación descaradamente, sin entrar en detalles, solo diré que me sentí vulnerable en muchos aspectos.

Así estuve durante un tiempo, destrozado sentimental y sexualmente , se me da muy bien fingir, entonces era obvia la opción que debía seguir, mientras obtenía excelentes calificaciones en el colegio y todo el mundo me felicitaba por ello, por dentro empecé a alimentar un odio por el mundo , un odio muy grande, llegué a sentirme un falso y un hipócrita, solo por fingir que era feliz cuando no lo era y eso me llevó a despreciar a todas las personas que se acercaron a mí con una mano amable y dispuestas ayudar.

El suceso que me llevó al colapso, fue muy breve, pero no menos importante. Ya estaba más grande, tenía 17 años, en una reunión familiar un tío abuelo intentó cometer el acto más asqueroso que a alguien se le podría ocurrir, así es, intentó violarme. Volví a sentirme vulnerado como la primera vez, y mi odio y rechazo por los demás se incrementó exponencialmente.
Nunca tuve amigos gay, ni tampoco conocí a nadie gay, así que mis oportunidades de surgir como persona estaban demasiado reducidas, sin mencionar que los hechos ocurridos habían hecho de mí una persona muy insegura, con una autoestima bajísima y con un rechazo tremendo hacia los demás.
Quería ser alguien nuevo, alguien totalmente diferente y la oportunidad se presentó ante mí como un ángel caído del cielo, así que la tomé y comencé mis estudios universitarios en una ciudad distinta, implorando que todo fuera distinto, y deseando conocer gente como yo, por un momento, quise olvidarme de todo lo sucedido, fingir que mi infancia y adolescencia fueron normales y comenzar todo de cero.

Efectivamente, las cosas se desarrollaron correctamente y conocí a muchas personas, de las cuales, varios eran gays. Ahora tengo muchos amigos, sin embargo, cuando las cosas se ponían serias (llámese novio), mis inseguridades salían a flote y todo acababa mal.

He intentado cambiar lo que soy con todas mis ganas, pero lamentablemente no ha sido posible.
Un rayo de esperanza se presentó ante mí hace poco, una persona que tal vez no me comprende mucho, pero me quiere y yo lo quiero a él, espero que entienda que no puedo cambiar lo que soy. Solo hay una forma de borrar todo el odio acumulado durante años y es reemplazándolo con amor.

Actualmente nos encontramos en vacaciones, por ende separados, puesto que vivimos en ciudades distintas y las cosas se han puesto difíciles, la distancia termina afectando las cosas y el odio que creí que estaba desapareciendo vuelve con más fuerza.

No tengo miedo, he llegado a esta conclusión una tarde de enero en la cual decidí contar mi historia a ustedes, cuando las cosas acaben sabré que mi odio habrá desaparecido y olvidare todo lo malo que tuve que pasar.
Si puedo darle un consejo a todos ustedes, dejen que el amor de los demás los llene, no sean rencorosos, porque odiando al mundo, se pasa muy mal.

Espero que mi historia tenga un final feliz y deseo que las de ustedes también.
Saludos.

photo by:
3 comentarios URL corta
Sebastián, 14 años, Argentina
Bueno, aquí les daré mi testimonio, el cual para mí es muy difícil de creer... Me llamo Sebastián, tengo 14 años, soy de Argentina. Considero que mi sexualidad aún no está para nada definida, pero de momento, me voy más para el lado de gay. Aquí les contaré un poco de mi historia, la cual es ...
Felipe, 17 años, Santiago
Hola, mi nombre es Felipe y vengo a hablar un poco de lo que ha sido mi experiencia. Desde muy pequeño (como a los 13 años) ya conocía claramente mi orientación sexual, el problema era que no lo admitía conmigo mismo, siempre me decía: "no, no puedo ser gay", "yo no soy gay". ...
Ignacio, 14 años, Concepción
Para empezar, me gusta un hombre 3 años mayor que yo, realmente lo quiero mucho, él es como un hermano para mí, normalmente yo no los aburriría con mi historia, pero qué más da, aquí vamos. Desde pequeño no he encajado en este mundo, siempre me sentía diferente, hasta que llegue a la ciudad (nací...

3 Respuestas a “Hernán, 18 años, Chile.”

  1. Pedro 8 febrero 2015 22:46 pm #

    Siento mucho tus malas experiencias. Creo que eres muy jóven, por ende tienes la vida entera para seguir aprendiendo a vivir con ensayo y error, como todos. Un abrazo, hernán :)

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. José 24 febrero 2015 20:22 pm #

    Hola! no viví exactamente lo mismo, pero me siento bien interpelado por tu relato. Ojalá todo salga bien, y si bien no encuentro tan común conocer gente, saludos (:

    Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Neksrud 16 marzo 2015 0:07 am #

    Amigo, que díficil. Soy religioso, pero no saldré con metáforas que tal vez no sirvan. Soy religioso pues así es mi familia, Pero desde pequeño siempre me gustaron los niños y las niñas, y que más da.
    En tu vida, te aconsejo, que a pesar de las diferencias sociales, seas feliz con lo que hagas, odiar, como tu lo has dicho, no ayuda en nada. Si así Dios te trajo al mundo, víve con eso. Se buena persona, que tus gustos y preferencias no sean una limitación en tu vida, la filosofía de la vida no tiene que ser religión ni esas cosas,el amor es lo único que importa, de ahí nada. vale más dar un abrazo, un beso, un saludo, un cariño, apreciar la naturaleza, etc. Si la vida te dio malos momentos, es bueno acercarte a alguien que te entienda. Un amigo cerca, o una amiga también, pero aprovecha ese intelecto que tienes para reflexionar sobre tantas cosas, y el porqué de ellas. Sólo así te encontrarás y sabrás lo que deberas hacer.

    Recuerda que la vida es un misterio, pero ese misterio forma parte de nosotros.
    Si tan triste estas, llora, pero reconoce que no eres perfecto, y armate de valor y fuerza para seguir, todos estamos y no estamos. Así como eres, serás, si quieres cambiar, que sea para mejorar tu vida, no para corregir lo pasado o tus preferencias, vive con ello. Ama a tu prójimo, perdona aunque no lo necesites, verás que cada piedra que pones dará frutos. Y buena suerte con tus relaciones. Saludos

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.