Sebastián, 26 años, Rancagua, Chile.

Hot Model Boy in Nylon JacketRecuerdo que dedicaba el tiempo en mirar a Jaime que se sentaba cerca de mí en nuestra sala de pre-kinder. Más que él, era su tersa mejilla la que me llamaba su atención, que en nuestras mañanas invernales se volvían más rosadas sobre su tez morena que parecía tan suavecita. Un día me atreví a tocársela y efectivamente era tan suave como me la imaginaba.

Un par de años más tarde jugaba a las escondidas con mis primos en casa se mi abuela. El clóset era un estupendo lugar para durar un poco más en el juego y en una ocasión coincidimos adentro con un primo. Mientras esperábamos ser descubiertos, le invité a besarnos en la boca y con lengua, como lo hacían las parejas en la tele y él accedió. Y después me besé con otro primo.

Siempre me he preguntado si “salir del clóset” tiene que ver algo con ese juego que se me ocurrió dentro de él cuando chico, pues no debo haber tenido más de 7 años.

He cargado estos recuerdos y otros más desde que tengo memoria, muchos relacionados con la exploración de mi sexualidad durante mi infancia y siempre experimentado con hombres. Sin embargo, sabía que lo correcto era que me gustaran las niñas y me gustaron de forma idílica hasta la llegada de la pubertad y del Axé.

El Bruno de Axé Bahía era el primer hombre por el que sentía una consciente atracción (y del resto de bailarines que salían sin polera en televisión en esos tiempos), pero sabía que tenía que reprimirla, que era incorrecto. En esos tiempos no tenía computador, menos internet ni idea de qué debía informarme.

En el colegio nos dijeron o lo leí en alguna parte que la homosexualidad se pasaba al término de la adolescencia o un poco más tarde, y me aferré a eso durante muchos años. Siempre fui tranquilo y bastante callado, así que nadie notó mi sufrimiento durante todo ese tiempo.

Sentir amor por mi compañero de puesto, estar “tan cerca de su piel y sin poder tocarlo”, luego ver como él iniciaba sus relaciones amorosas con chicas, tener yo que rechazar los coqueteos de las chicas que no podía corresponder, me afectaron de una manera tan grande en cuanto a reprimir sentimientos que sigue hasta el día de hoy.

Mi nulo interés por los carretes y el copete como instrumento de desinhibición no me han ayudado a conocer a más personas como yo, ni he hecho mucho esfuerzo por buscarlas. Fue estar estudiando en la U, ya alejado de mis padres, el paso de los años (ya tengo 26) y sitios web como Joven Confundido los que me ayudaron a entender que la homosexualidad no se cura. Era tan simple como buscar en mis primeros recuerdos y entender que siempre fui así.

A estas alturas ya estoy cansado de mentir y reprimir sentimientos, supongo que ya muchos cercanos suponen que soy gay, quizás el día que me pregunten directamente les contaré la verdad nomás, como lo hice con mi mamá el año pasado cuando una tía le puso esa idea en la cabeza, según lo que me contó ese día mientras almorzábamos los dos solos.

Le afirmé mi homosexualidad tratando de ser lo más natural posible y pese a que derramó una lágrima porque jamás tendría una nuera, reaccionó súper bien, aunque supongo que igual sigue teniendo ciertos prejuicios, porque después me preguntó si cuando chico había sido abusado por algún adulto (lo cual nunca sucedió).

Me gustaría que mi mamá se informara más sobre el tema, pero en realidad ella lee poco y prefiere ver sus teleseries turcas. De todas formas, ese día sentí que contarle fue un pequeño y liberador paso para salir del closet.

photo by:
2 comentarios URL corta
Eduardo, 28 años, Santiago
Hola a todos, más que una pregunta, quisiera compartir algo que me sucede con quien desee leer estas palabras. En realidad no sé muy bien por qué lo comparto, de partida, soy gay orgulloso de serlo, tengo una familia que me apoya, amigos que me quieren tal cual soy y una vida bastante buena, no teng...
Diego, 16 años, Estación Central.
Mi nombre es Diego, tengo 16 años. Yo creo que este testimonio se asimila a los demás, pero quiero compartir mi historia. Cuando era chico me gustaban las mujeres, hasta ahí iba todo bien, pero como a los 11 ó 12 años me fui dando cuenta de que me estaban atrayendo los hombres. Reaccioné súper ma...
Rodrigo, 20 años, Santiago
Hola! primero que todo, me gustaría felicitar a las personas que crearon esta página, gran trabajo, gracias a Pablo un gran escritor chileno retwittió  hoy en la mañana un link de jóvenes confundidos y de inmediato comencé a leer muchas historias, algunas con muchas coincidencias sobre lo que me ha ...

2 Respuestas a “Sebastián, 26 años, Rancagua, Chile.”

  1. Martín 21 enero 2015 16:47 pm #

    Buena! escribes y relatas muy bien, me entretuve con tu historia. Fuera de eso, eres jóven y te queda por vivir, felicidades por dar ese paso. Un abrazo

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Fernando 24 enero 2015 20:17 pm #

    Hola Sebastián: me identifico DEMASIADO con tu historia, hasta con la atracción por Bruno de Axe Bahía jajaja (tenemos casi la misma edad). Te mando un abrazo y espero que siempre seas muy feliz.

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.