Nicolás, 28 años, Chile

32.A ti te escribo, a quien me conoció de niño, mucho antes de que nuestras diferencias fueran importantes, ¿te acuerdas de nuestros juegos? Éramos iguales, reímos, peleamos, jugamos, nos caímos y quebramos juntos; no importaba mucho que no fuera bueno para el futbol, jugábamos igual, además siempre había otros juegos, crecimos juntos; nos acompañamos en muchos momentos importantes, yo te admiraba en muchas cosas, quería ser como tú.

Si a ti te hablo hoy, porque me volvió la voz, hoy me atrevo a enfrentarte, ya no te temo, recién hoy entendí que no tengo un problema, no estoy enfermo ni nada de eso, es muy difícil de entender que solo tenemos intereses distintos, hoy entendí que lo que siento no es asqueroso y quienes creen eso son quienes tienen un problema, me cuesta entender el rechazo, las discriminaciones solo son construcciones sociales, es decir que solo es un problema cuando nosotros así lo entendemos, no me pidas que tolere tu intolerancia, hay cosas que simplemente no deben aguantarse.

Ya no me importa dialogar contigo, rara vez nos encontramos, me he alejado de todos quienes juzgan y señalan pero hoy te escribo a ti porque ya estoy cansado, porque cada vez que dices maricón, colipato, cola, afeminado, mariquita, maraco; me duele y ya basta, basta de reírte de mí, no soy un chiste, no es que no tenga humor, es que ya ha sido suficiente.

Trate de pasar inadvertido y me trague muchas veces las ganas de encararte, que tonto fui al pensar que yo estaba mal, me arrepiento de no haberte enfrentado cuando nos reíamos de otro que era más real que yo, solo por ser quien era, que fácil fue mentirte solo debía memorizar unos jugadores de futbol y alabar la fisonomía femenina, pero en algún minuto termine por convencerme, creía que si anulaba mis deseos podía vivir toda una vida en paz, solo quería ser como los otros, no importaba lo que yo quisiera, era más importante responder a lo que se esperaba de mí; aprendí a conquistar mujeres, busque enamorarme y me enamore muchas veces, necesitaba vivir eso que se me negó, ¿Cómo pueden negarle el amor a alguien? Eso es lo que debería estar prohibido. Admirabas mi facilidad con las mujeres, solo había que prestarles atención, nunca lo hiciste, creo que aún no las entiendes.

No te hagas el cucho a ti te hablo, ¿Sabes lo difícil que es crecer pensando que eres un degenerado? En algún momento sentí hasta asco de ser quien era, quería ser otro, hubiese dado todo por ser como tú, pero no fue mi culpa, qué haces si todos te dicen que está mal, hoy no creo en los absoluto, se me enseño que mi amor estaba mal; se me negó amar, que rabia; pasaron muchos, muchos besos antes de dar uno real y que me moviera por dentro, pero cuando lo di, lo supe de inmediato y me seguí mintiendo, sabía lo que quería pero no había opción, estaba mal.

Sabes, tus chistes sobre mí, no son divertidos, son crueles, aunque hace rato que no me importan ya tengo cuero de chancho, tus balas no me entran, pero no escribo esto por mí, sino por quiénes aún tienen lagrimas que derramar pensando que están mal, yo ya estoy seco.
Hoy quizás has madurado un poco y dices que me aceptas, pero no soportas verme besando a otro hombre, dices que nos toleras, ¿Tolerar que? Como si fuera un esfuerzo que debo agradecer por quererme como soy y no una imagen de lo que debería ser ¿Quieres que te aplauda? Prefiero que no simules tu cara de asco.

Digamos las cosas como son, tu que dices tolerarme, si no estás a favor del matrimonio igualitario, entonces eres una persona homofóbica, o ¿Acaso no reconoces que somos iguales? Dudas de mi capacidad de amar, pero sin embargo mi amor tiene más mérito por lo difícil que es expresarlo sanamente en este país, si quiero estar tranquilo con alguien debo buscar un sucucho escondido y oscuro, codearme con los marginados, con quienes no te juzgan, porque no les gustan que tampoco juzguen sus vidas. Deja el doble estándar, crees que no sé cómo te ríes de nosotros con tus amigotes, recuerda que yo siempre estuve ahí, entre ustedes, mamándome estúpidos chistes basados en estereotipos weones.

Tú, que crees que puedes ser mejor padre que yo, que pena me dan tus hijos que deben ser criados por un troglodita insensible y juzgador, dudo que les permitas ser ellos mismos, si jamás aceptaste a nadie diferente, ojala no te rías de ellos, ojala nadie se ría de ellos como tú lo has hecho de nosotros.

A ti te hablo porque ya no me doy pena tú me das más pena, eres un ignorante que no vive su vida libremente, solo imitas la de otros.

photo by:
4 comentarios URL corta
María, 20 años, Santiago
Hola... bueno encontramos con mi pareja hoy la página y quisimos enviar nuestro testimonio. Tenemos 20 años respectivamente, vamos en primer año en la Universidad de Concepción y somos de Santiago. Bueno la aceptación sexual para ambas fue ardua y aún no podemos enfrentar a ambas familias. Nos co...
Elsa, 22 años, Santiago
Hola amigos de "Joven Confundido", bueno hace un tiempo atrás me contacté con ustedes y les envíe mi testimonio el cual fue publicado el 05 de Noviembre del 2012. Para hacer un recordatorio, les hablé  de mi relación, de cómo salí adelante, de cómo mi pareja me levantó y cómo a pesar de qu...
Pablo, 30 años, Santiago, Chile
Hola, mi nombre es Pablo. Creo que no se puede poner el apellido, pero me da lo mismo porque todo el mundo que me conoce sabe que soy homosexual, o eso creo. Soy de Santiago de Chile y tengo 30 años. Soy abogado, me va normal y en el aspecto laboral soy feliz. Llegué a la página por casualidad y sen...

4 Respuestas a “Nicolás, 28 años, Chile”

  1. Andres 14 diciembre 2014 14:18 pm #

    Increíble carta. Para publicarla en la sección de cartas del Mercurio.

    Thumb up 5 Thumb down 0

  2. Cristian 16 diciembre 2014 2:41 am #

    wow…. quedé sin palabras!!!

    Thumb up 3 Thumb down 0

  3. Sebastián 9 febrero 2015 1:48 am #

    Wow!! Muy muy real…
    Muchas felicitaciones 😉

    Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Rodrigo 11 febrero 2015 1:15 am #

    Creo que es una carta que muchos hemos deseado escribir en algún momento… Gracias

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.