León, 21 años, Valparaíso. Chile.

boy horizonHola, mi nombre real lo mantendré reservado, pero me apodo León. Vivo en Valparaíso desde pequeño, estudio en una tradicional privada y vivo con mis padres. Me motivó escribir en este sitio porque a pesar de que soy inmensamente feliz con mi vida, siento que me falta cumplir con el deseo de tener un amigo gay, con quien poder sentir complementariedad y complicidad; una amistad de verdad.

Antes de seguir con el tema, quiero compartir el momento en que salí del closet. El tema de mi orientación sexual es un tema superado, afortunadamente. Sin embargo estimo necesario contarla, para quienes aún no se sientan seguros de dar el paso sepan que habemos muchos que ya lo hicimos y la vida se torna mucho menos problemática.

Lo hice a los quince años. Finalizando el año anterior, experimenté mi primer acercamiento sexual con un compañero de curso, pero bastante ingenuo. Éramos bien amigos, quizás sin conversarlo cachábamos que éramos del mismo equipo. Luego él se fue del colegio y no lo volví a ver, aunque eso no fue problemático para mí, si recuerdo que lo fue todo el proceso de hacerme consciente de lo que había hecho con él.

El año que cursé primero medio lo recuerdo marcado por toda la información que leía en internet respecto a la homosexualidad. Yo nunca sentí que el hecho de ser homosexual era malo, porque yo estaba muy seguro que mis sentimientos no eran enfermizos, sentía que era normal sentirse así. Sin embargo, no desconocía que socialmente el ser gay era algo indeseable y motivo de burlas y chistes. Quizás mi convicción personal me hacía sentir que el resto estaba muy equivocado. Cuento corto, finalizando el año 2008, mi papá escuchó una pelea por teléfono que tuve con una amiga. Él pensaba que ella y yo teníamos algo. Luego de acabar la conversación con ella, mi papá me dice- ¿te gusta mucho ella, verdad?- a lo que yo le respondo que no. Ese momento sentí que era el adecuado, y así lo hice. Le dije -soy gay-. Le cayó una lágrima y me abrazó, diciéndome que siempre me ayudaría. Luego se lo contó a mi mamá, quien no reaccionó bien. Ella pensaba que lo que sentía sería transitorio, se lo negó a ella misma por mucho tiempo, y le cargaba hablar del tema.

Cuando entré a la universidad ingresé a una organización de diversidad sexual, y ahí fue cuando adquirí mayor confianza conmigo mismo y empecé a defender abiertamente mi orientación sexual y la visibilizarían entorno a estos temas. A mi mamá le costó, pero finalmente logró comprender lo que ella sentía eran prejuicios sociales. Actualmente nos llevamos súper bien, ambos me respetan muchísimo. Siempre que escuchan comentarios discriminadores salen a defender la homosexualidad. Fue un proceso ultra largo, que tuvo una evolución de mis padres gracias a mi postura frente al tema, en el que me vieron seguro y con argumentos consistentes. Aunque respecto a lo último, es súper odioso siempre contar con argumentos para defender quién eres, pero es necesario en el contexto social en el que vivimos.

Bueno, siguiendo.. mi primer año de universidad de caracterizó por conocer a muchas personas gay y conocer los antros nocturnos. Estaba muy dispuesto a conocer. Fue súper positivo para mí explorar un ambiente que me llamaba mucho la atención en ese momento, las personas gays y los locales nocturnos, sin embargo terminé por alejarme de todas esas personas que conocí por roces causados por mi incompatibilidad con ellos. Sentí que no compartía muchas cosas en común con mis nuevos amigos, además de vivir experiencias no muy gratas durante la amistad.

Después conocí intermitentemente personas por internet, con las cuales no logré encontrar amistad. Me ha sido súper difícil la búsqueda de un amigo con el que sienta afinidad, hasta el punto en que ya dejé la búsqueda. Y ojo, que no busco ni a un pololo ni amigo con cover, sólo a un buen amigo. Me encantaría tener a un amigo con quien conversar temas que me apasionan, compartir hobbies, viajar e invitarlo a mi casa, por ejemplo. Aún así tengo a mi mejor amiga de la vida, y con ella me siento súper feliz, la quiero mucho, pero me gustaría también ampliar más mi círculo social. ¿En qué lugares o contextos puedo encontrar a ese amigo, que no sea ni en discos ni por internet? No busco una respuesta, sino compartir puntos de vista.

6 comentarios URL corta
Santiago, 20 años, La Reina
Hola, me llamo Santiago, vivo en la comuna de La Reina, tengo 20 años, soy hijo único y estudiante universitario. Siempre en mi cabeza me ha rondado casi culposamente la atracción que siento por algunos hombres, en verdad hasta los 18 años era un pensamiento que evadía por completo. Hace poco tie...
Javier y Mario, 26 y 24 años
Somos Javier y Mario, tenemos 26 y 24 años y tuvimos la suerte de conocernos hace 1 año 6. Mario tiene 24 años, es estudiante de arquitectura de 5º, es el menor de 4 hermanos, tío orgullosísimo de 4 sobrinos e hijo de ex uniformados.  Él es alegre, caballero, varonil y una persona de mucha vida f...
Mauricio, 23 años, Venezuela
Me llamo Mauricio y soy el mayor de mis hermanos, dos por parte de madre y una por parte de padre. Mis papás se divorciaron cuando yo no había nacido, entonces entre mi mamá y yo siempre ha habido un lazo muy fuerte y lleno de amor sin límites, cosa que reconozco hoy en día. Mi niñez fue muy feli...

6 Respuestas a “León, 21 años, Valparaíso. Chile.”

  1. Gonzalo 31 octubre 2014 9:24 am #

    Encontrar un amigo real que no busque algo más que amistad es difícil. Yo aún busco ese amigo que me apoyara en los momentos difícil y que me dura si lo que hago esta bien o esta mal. Pero a pesar de las innumerables malas experiencias aún tengo la esperanza de hallarlo. De poder conversar temas infinitos. De poder tener aventuras inolvidables. Y por sobré todo apoyarse en los momentos difíciles. No se sí por ser gay es complicado. Pero he conocido casos de amistad que realmente me causan envidia, pero de la sana. Bueno solo me queda desearte suerte. Y ánimo. Y cuando encuentres a tu amigo. Porfavor publícalo. Cuídate un abrazo grande.

    Thumb up 1 Thumb down 0

  2. Dahn 8 noviembre 2014 23:59 pm #

    yo puedo ser tu amigo… jajaja… no, mentira. pero cuando menos esperas, mas recibes y creo que puedo decirlo por experiencia propia. independiente esa persona se como sea, un amigo es siempre un gran regalo, y pasa a formar parte de tu familia si se convierte en un gran amigo. hay una frase que me gusta mucho “si quieres resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, cambia de aires, de estilo de vida, no se, que se yo. recorre nuevos horizontes, y mientras ocupas tu mente en otras cosas, “SPLAH!”, llega lo que ya no te esperabas, pero que siempre quisiste. Eso me ayudo a mi. ¡ar revoir!

    Thumb up 1 Thumb down 0

  3. Pablo 9 noviembre 2014 18:53 pm #

    Hola León yo tambien busco un amigo gay soy de Viña del Mar

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • Equipo JC 10 noviembre 2014 10:48 am #

      Pablo, no se permite la publicación de datos personas ni de contacto en esta web. Te pedimos que seas más cuidadoso y que no te expongas dejando información personal en este u otros sitios de internet.Saludos

      Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Sebastián 11 noviembre 2014 12:19 pm #

    Siempre he creído que los amigos no se buscan sino que aparecen en la vida a fuerza de costumbre o a causa de imprevistos y para ambos casos la fórmula es la misma: Has siempre lo que te gusta hacer, procura estar en los lugares que te agradan, rodeate del tipo de personas que compartan tus intereses y realiza actividades que te den alegría, lo más seguro es que en dichas actividades encuentres personas con tus mismos gustos y afinidades y puedas encontrar entre ellos posibles amigos. Aunque ten siempre presente lo siguiente: Todos somos distintos y nunca terminamos de conocernos los unos a los otros, por lo tanto, siempre puedes llevarte una decepción del resto si la medida de tus expectativas se basa en tu forma de ser y tus propias decisiones.

    No esperes nunca que un amigo reaccione como tú lo harías o tomaría la opción que tú elegirias frente a un mismo estímulo… en pocas palabras, no esperes que sea como tú, sino al contrario, procura que sea distinto de ti! Así cada uno puede aprender cosas nuevas del otro y nutrir sus puntos de vista frente al mundo. La fórmula de la amistad sincera es tan sencilla como la del amor: Incondicionalidad, paciencia, confianza y cariño. Todas las relaciones se deben cuidar como a un ser vivo que crece, que a veces se enferma, que aprende y que da a luz nuevas experiencias y aprendizajes. Por eso no es nada de raro que muchos mejores amigos sientan que se enamoran, si lo que en el fondon sienten el uno por el otro es un borrador de amor… es lindo pensar en eso… así que si encuentras un buen amigo sólo procura que sea inteligente, dueño de un buen sentido del humor, proactivo, honesto y sobre todo buena persona y seguro que vas a lograr una relación sólida con él!!!!

    Qué viva la amistad!

    Thumb up 0 Thumb down 0

  5. Ignacio. 13 enero 2015 0:07 am #

    Hola León, me siento algo identificado con tu comentario, pues al igual que tú yo también quisiera tener un amigo gay, con el cual poder conversar temas que no puedo hablar con otras personas heterosexuales y sentir esa complicidad que se logra entre pares.
    Con los hombres heterosexuales no puedo sentir mucha afinidad, pues al hablar de la atracción que ellos sienten hacia las mujeres, de inmediato quedo fuera del grupo, y con las mujeres, si bien son súper simpáticas y agradables, tampoco me siento a gusto cuando se trata de hablar de temas amorosos, te ocurre algo parecido?

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.