Ignacio, 17 años, Linares. Chile.

ThomasMi confusión comienza a la edad de los 14 años, luego de una ida al cine con 4 amigos, mis mejores y únicos amigos hombres hasta ese entonces. Luego de aquella tarde, en la noche comencé a pensar, pensar y pensar, hasta que descubrí que sentía cosas por uno de ellos. Mi mente se dio cuenta más tarde que mi cuerpo, ya que siempre me daban ganas de abrazarlo, de escucharlo o de simplemente estar a su lado. El tiempo pasó y el sufrimiento comenzó, no sabía qué hacer con lo que sentía, así que poco a poco me fui sumergiendo en un mar de desesperación y angustia, no demasiada, pero sí bastante.

El tiempo pasó y lentamente mis sentimientos por él también, así que todo volvió a la “normalidad”, por así decirlo, excepto que esas amistades quedaron atrás por temas de cambio de curso. Seguimos en contacto, pero no del mismo modo.
Tras el cambio de curso (por motivos externos, no ligados a mi sexualidad) fui creando nuevos lazos y amistades con personas maravillosas, las cuales hasta el día de hoy son mis mejores amigos, y lentamente les fui confesando mi bisexualidad (nunca me sentí gay) a cada uno de ellos, y todos reaccionaban de manera excelente, nada de prejuicios ni discriminación, todo lo contrario.

Luego de esta confesión, se fueron abriendo nuevas puertas para mí. Comencé a experimentar físicamente con mis amigos: empecé a los 15 con mi primer beso en una fiesta con un amigo, al que se le sumaron varios otros después, todos como juegos sin importancia. Tiempo después me reuní con un tipo al que había conocido por Internet. Era primera vez que nos veíamos físicamente y, aunque no nos conocíamos de antes, terminamos besándonos apasionadamente bajo un árbol. A esto se le sumaron varios sucesos de igual magnitud, de hecho, cada vez más apasionados.

Él me pidió que intentáramos algo, y aunque internamente quería una relación con alguien, terminé rechazándolo (de manera sutil), ya que sentía cosas por otro chico.

Pasaron meses hasta que conocí a alguien y hasta el día de hoy siento que fue el único al que de verdad quise mucho, sentimentalmente hablando. Desde la primera vez que lo vi me llamó la atención. No era muy apuesto, ni delgado, ni llamaba demasiado la atención, pero para mí era ideal. Antes de que él comenzara a hablarme yo ya sentía cosas por él, creía que él era para mí.

Un día comenzamos a chatear, y de a poco fuimos confesándonos lo que sentíamos el uno por el otro. La primera vez que nos reunimos me sentí muy feliz, y la sonrisa no me la quitaba nadie. Hablamos mucho por chat, cosas muy lindas, era como estar a su lado, y era tan feliz sabiendo que estaba con él… hasta que se acabó. Esta “relación” duró aproximadamente 1 semana y 3 días, y aunque estaba muy enganchado, al momento del término no sentí mucho, sólo una especie de vacío y decepción.

Con el tiempo, todo eso se fue transformando en un odio que cada vez crecía más y más, lo odiaba por haberme utilizado, de verdad llegué a odiarlo. Pasaron meses y conocí a una chica que me agradó desde el primer momento. Empezamos hablando mucho, nos contábamos muchas cosas. Ella se me declaró y yo, aunque estaba un tanto confuso concordé con ella y comenzamos a salir. Sin embargo, al igual que la relación anterior, duró poco, lo mismo de hecho.

Después de ambas relaciones efímeras ya no sabía qué esperar de las personas, y además, seguía manteniendo encuentros esporádicos con el primer tipo: nos veíamos un par de veces al año, y la mayor parte del tiempo solo nos besábamos, era algo netamente físico, nada emocional. De hecho, mi primer encuentro sexual fue con él, y para ser sincero, no fue la gran cosa, y eso se debió a la falta de sentimiento. Aquella experiencia fue solo un descargo físico, nada emocional.

Y aquí estoy ahora con 17 años y con un corazón que se engancha de cualquiera que pueda, mayormente de la persona equivocada y últimamente del hombre incorrecto.

Además, ahora estoy comenzando a sentir cosas por uno de mis amigos. Y es que con él he tenido dos encuentros sexuales dentro de estas semanas. Sé que quizás para él no signifique nada, pero yo estoy tan desesperado por estar con alguien, por sentirme acompañado, porque alguien me de un poquito de cariño, que estoy dispuesto a aceptar cualquier muestra de afecto por cualquier persona. Sé que eso no está bien, pero no sé cómo hacer para aguantarme esas ganas de estar con alguien. Esto sólo me ha traído problemas internos y tristezas personales y ya no quiero más eso, solo quiero ser feliz, quiero aprender a ser feliz, aunque sea conmigo mismo.

*Joven Confundido se comunicó de forma interna con Ignacio para entregarle apoyo y orientación.

photo by:
6 comentarios URL corta , , , ,
Alejandro, 19 años, Bogotá, Colombia
Hola a todos, espero compartir mi testimonio y que les guste, claro está. Debido a que mi familia no sabe nada con respecto a mi orientación sexual, se me ha tornado un poco difícil el que tenga un pareja, o hasta el conocer gente para poder socializar, por lo tanto siempre ha sido con mentiras (acl...
Valeria, 20 años, Pudahuel
Miedo constante. Nadie entendería lo que se siente vivir con este miedo, vivir en soledad. Quizá siempre digan, “tú no estás sola”, pero nadie se ha puesto a pensar lo que es vivir con esta “enfermedad”, nadie sabe lo que es temblar cada vez que te preguntas si ya andas con un chico, o si estas e...
Flor, 15 años, Chile.
Hace un tiempo conocí una chica por una red social, yo tenía algunos problemas y ella me ha entendido mucho y me dio su apoyo desde el minuto uno. Fuimos muy buenas amigas y un día me di cuenta de que me movía el piso, no me explicaba cómo podía gustarme alguien que nunca había visto en mi vida, per...

6 Respuestas a “Ignacio, 17 años, Linares. Chile.”

  1. Carlos 27 agosto 2014 16:10 pm #

    Ignacio tioenes que empezar por quererte a ti mismo. Si no tienes buena autoestima los demas se van a aprobechar de ti y lo vas a seguir pasando mal. Tienes suerte que tus amigos te apoyen, no estas solo!!

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Alonso 28 agosto 2014 0:12 am #

    Te entiendo perfectamente… Me pasa lo mismo y no es agradable engancharse del primero que te haga sentir “bien” o mas bien cualquiera que te diga cosas que a uno lo ilusionan y lo llenan de alegria solo por un momento porque despues es solo decepción… Tengo 19 años y me he enamorado equivocadamente de muchas personas que no valen la pena y gracias a mi mejor amiga ultimamente he aprendido a valorarme y a enamorarme de mi mismo… Te mando todas mis buenas vibras y desesos aunque no te conozca…

    Thumb up 2 Thumb down 0

  3. Pamela 28 agosto 2014 13:44 pm #

    Yo me sentía como tú, me enganchaba a cualquier persona y sufría mucho porque siempre terminaban utilizándome ( y a veces aún me pasa) pero me di cuenta que en realidad parte de la culpa la tenía yo por permitir que me pasaran a llevar… comencé a ir a terapia y todo va mejorando, ojalá para ti sea igual, comienza por quererte tú y luego busca otras personas

    Thumb up 1 Thumb down 0

  4. exequiel 22 septiembre 2014 13:52 pm #

    buneo nacho emm tengo 13 y emm bueno igual tienes que tener cuidado con quien estas aveses me pasa lo mismo que uno se enamora equibocadamente de personas es como un amor no correspondido bueno emm espero que lo leas xD bueno eso y ammmm chao n.n

    Thumb up 0 Thumb down 0

  5. Luis 30 septiembre 2014 23:57 pm #

    Hola Nacho y pues también tengo 17 y solo querida decirte que ánimo de como debes sentirte algunas cosas que cuentas también me han pasado u.u y también he sentido eso quebyengas a que que te enganchas fácil y todo eso :p aaanimo ojalá podamos ponernos en contacto y conversar :3

    Thumb up 0 Thumb down 0

  6. cristian 1 octubre 2014 16:33 pm #

    hola nacho yo soy de talca y te entiendo e pasado por eso, tambien soy bi y tengo 17 y al igual que tu creo que los amigos son lo mas importante aunque nunca e tenido nada con un amigo jaja
    saludos

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.