Alejandro, 24 años, Concepción. Chile.

sad puppyAmigos de JC:

Les agradecería enormemente que expongan mi caso pues hoy me siento con una incertidumbre de lo que será mi vida en adelante. Hasta hoy no conocía de vuestra existencia, y fue por un amigo quien me recomendó visitarlos y escribirles. Luego de leer algunos testimonios, me decidí en redactar la situación que me aqueja. Quizás me explaye demasiado, pero cada punto siento que es importante para comprender el “todo”.

Soy homosexual, la primera vez que me sentí así era a los 11 años aproximadamente, pero mi familia es muy conservadora por lo que para mí estaba “mal” pensar en estar con otro hombre si no era por amistad. Intenté salir con minas, pero todas relaciones fracasadas pues no me hacían sentir cómodo. El 2012, por un amigo bisexual, comencé a conocer el ambiente “gay” hasta que a principios de 2013 (a la edad de 23 años) comenzaron mis primeros cuestionamientos que terminaron por confirmarme luego de unos meses de que yo soy homosexual. En eso, anduve con un chico que, si bien el tema no llegó a pololeo, me sentí por primera vez que estaba cómodo en una relación (luego de unas semanas después de terminar, volvimos a juntarnos pero ya como amigos, y hasta hoy seguimos hablándonos de vez en cuando).

Bueno, teniendo claro que yo era homosexual, venía un serio problema: contarle a mi familia. Mi familia consiste en mi madre y mi hermano que tiene unos cuantos años menos que yo. Mi madre desde siempre ha sido alegre, simpática y muy preocupada por ambos, por esto último a veces se pasaba de la cuenta (como se dice “nos paquea mucho”), aunque totalmente comprensible; no obstante por sobre todo, valoro a mi madre por ser una mujer luchadora que ha sabido salir adelante a pesar de que todo vaya en contra… algo parecido a lo que me toca vivir ahora aunque en otro ámbito de la vida. Mi hermano, aun cuando es el menor, ha sido como el “maduro” de la familia; yo me siento un poco infantil aun cuando soy el mayor, pero en temas serios soy bastante responsable y maduro, por ejemplo, en un tema como este. Por lo mismo, fueron muchas conversaciones con amigos (hetero y homosexuales) que me aconsejaban y que entre todos sacábamos conclusiones, aunque yo pensaba lo peor pues como dije, mi madre es de mentalidad conservadora y más aún muy protectora, sabía que no sería una buena noticia. En fin, fue un año que pude lidiar con llevar “2 vidas distintas”: una con mi familia, la universidad, mis otras actividades y mis amigos que no sabían que yo era gay; y la otra, con mis amigos que si sabían. Pero no soportaba el tener que ocultar lo que soy en mi casa, en el resto me daba lo mismo, pero en mi casa quería ser como soy.

Entre noviembre y diciembre de 2013 conocí mucha gente (unos pocos eso si los considero amigos), por lo que comenzando las vacaciones empecé a salir a discos pero para ello, tuve que mentirle a mi madre para que no supiera que iba a “discos gay”. Pero no me duró mucho, porque a fines de Enero de este año (2014) ya no soporté más, y decidí contarles de que soy gay. Mi madre quedó impactada.

De un principio, fue una negación absoluta: “Yo no te crié gay”, “Yo estoy absolutamente segura que tú naciste hombre”, entre otras frases semejantes. Luego, vinieron frases como “enfermo” o “degenerado”, digna de los estereotipos que existen en la sociedad conservadora chilena (la entiendo solamente por lo último que escribo, los malditos “estereotipos”). Pero esto solo fue de entrada, pues luego comenzó la “búsqueda de responsables”. Primero pensó porque en algún minuto una persona me dijo tal cosa y que por eso ahora juraba que era así, luego porque pensaba que yo “lo había tenido todo” cuando chico y por eso ahora tenía este “capricho infantil”, entre otras vagas teorías. La primera medida para “comenzar a cambiarme de parecer” fue que yo no hablara ni viera más a ningún homosexual hasta que tuviese mi título profesional. La segunda medida es que yo fuera a un médico (de confianza para que nadie más se entere) para hacerme un “Test Hormonal” y comprobar “científicamente” si yo era homosexual o no; y si no era así, me enviará a un psicólogo (también de confianza) para “detectar el trauma que me tiene pensando erróneamente”. Todo lo anterior me lo dijo a lo largo de todo un día, en el cual su cara demostraba lo impactada que quedo.

Tema aparte es mi hermano. Apenas le conté a ambos me dijo “yo ya sabía, y me sorprende que hayas aguantado tanto tiempo” (quedé sorprendido). Si bien me aceptó a regañadientes, pues también es algo conservador, luego de ese día prefiere no meterse en el asunto.

Al día siguiente todo volvió a la normalidad, como que si nada ha ocurrido. Hasta hoy ha sido así, pero es una paz aparente porque cada vez que mi madre habla puntualmente del tema, es para “intentar convencerme” de que yo no soy gay o de que yo no puedo ser gay. En eso, me limitó considerablemente mis salidas, me ha enrostrado lo peligroso y lo poco aceptado que es en la sociedad el ser gay como forma de intimidarme, y quiere que nadie más sepa para evitar burlas a la familia y para que no me pase nada a mí. La noticia de la muerte de Esteban Parada (el muchacho homosexual que murió luego de un ataque en el Barrio Bellavista de Santiago) le dio pie para que insistiera en su postura con el argumento de que “no quiere verme en un ataúd”.

Luego de todo esto, amigos hetero y homosexuales me han señalado la idea de “irme de la casa” como opción. Sin embargo, a todos les digo que no, porque “Me quiero ir por el ‘Camino difícil’, cual es, convencer a mi madre que lo mío es normal y que puedo salir adelante, aun siendo gay”. Además, siento que si me voy de la casa será peor para mí y para mi relación con mi familia que no quiero quebrar, aparte de que con esa actitud le daría la razón a mi vieja de que esto es un “mero capricho”. De un principio le dije que esto es serio pero no escucho, sin embargo no será la primera vez que se lo diga.

Yo estoy enormemente agradecido de todo lo que ha hecho mi madre por mí, uno de los motivos del “porque” hoy estoy en la universidad es gracias a ella luego de una época difícil de mi vida post-separación de mis padres. Y quiero seguir su mismo ejemplo de lucha frente la adversidad, para convencerla a ella de que no ha perdido un hijo con esto sino que, al contrario, tendrá a alguien que profesional y emocionalmente será íntegro. Sé que le será difícil comprender en lo inmediato el asunto, es más, mi problema esencial ahora es que está absolutamente cerrada al tema. Pero varios de mis amigos me han dicho que es cosa de tiempo, y bueno, así espero. Este año egreso de mi carrera y el otro año me dedicaré a trabajar y estudiar para mi examen de grado; pero también espero que la relación en mi familia sea muchísimo mejor que hoy. Además, quiero pololear tranquilamente y si bien ahora estoy soltero, no quiero por este problema familiar hacerle el quite al amor si es que llega.

Bueno, esa es mi historia que obviamente no termina hoy, esto recién comienza para mí. Cualquier cosa, iré contando más adelante lo que ocurra.

Saludos amigos de JC, y de verdad muchas gracias por exponer mi caso.

photo by: ashleigh290
3 comentarios URL corta
Hugo, 18 años, Chile
Hola, no sé cómo empezar mi historia. Me llamo Hugo, tengo 18, en dos meses más voy a cumplir 19 años. Bueno, aquí vamos: yo siempre fui diferente a mi gemelo, en 7mo básico siempre me llamaban la atención mis compañeros. Fueron pasando los años hasta que llegué a 1ero medio y ahí me comenzó a gusta...
Diego, 17 años, La Serena. Chile.
Hola, me atrevo a escribir después de mucho tiempo visitando la página, la cual considero un gran aporte hacia las personas que se sienten confundidas o en algún tipo de problema con su sexualidad. Bueno, mi nombre es Diego y soy gay, nada afeminado ni nada que diga en un cartel soy gay. Estudie ...
Josefa, 24 años, Santiago. Chile
Ya no recuerdo cómo llegué a esta página, pero fue justo el día después de tener  una "seudocrisisdeamor", unos recuerdos y algo más. Nunca me he atrevido a contarle a nadie mi historia y creo que esta es una buena oportunidad. Mi nombre es Josefa y vivo en Santiago. Les cuento: cuando ...

3 Respuestas a “Alejandro, 24 años, Concepción. Chile.”

  1. Andrés D 12 febrero 2014 8:57 am #

    Alejandro,
    sólo quiero felicitarte por la gran valentía que haz tenido al decirle la verdad a tu familia. Me alegro que egreses este anio, y te deseo mucha suerte en tu examen de grado, y sobre todo, que la convivencia en tu hogar mejore.

    Saludos, Andrés D

    Thumb up 2 Thumb down 0

    • Alejandro 12 febrero 2014 21:50 pm #

      Muchas gracias Andres por tus buenos deseos 😀 y respecto a lo de la U… esa es la idea, este año aprobar todos mis ramos para que el proximo año me prepare a full para el Grado. n.n

      Thumb up 0 Thumb down 0

  2. JAIME 18 febrero 2014 0:12 am #

    Muy buenos los valores de querer conservar la union familiar, pero tan pronto obtenga su titulo profesional, y un trabajo le sugiero independizarse de su casa, mas no de sus afectos familiares, usted puede ser independiente y seguir amando a su familia.

    Thumb up 1 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.