Steven, 21 años, Huila. Colombia

Beach boysTenía 18 años cuando acepté que me gustaban los chicos. Primero tuve mucho  miedo, más que todo por la sociedad que nos lleva a todos como por el mismo camino.

Antes de saber que me gustaban los chicos, tenía algunas novias, pero siempre  miraba algunos chicos atractivos y me preguntaba qué estaba pasando conmigo.

Después de terminar mi colegio salí de viaje por Colombia, lo cual quería hacer para abrir mi mente y saber lo que me pasaba, después de unos días conocí  un chico de Chile que también estaba viajando, hablamos y bueno, en esos tiempo experimenté mucha cosas, y nada pues dije así es la vida y si yo soy así, pues qué se le puede hacer.

Pero lo más difícil viene después, la familia, la sociedad, el qué dirán, todo eso que es a lo que creo que uno tiene miedo.

Al fin salí de mi pueblo, el que es muy pequeño y me fui a vivir a Bogotá. Ahí conocí muchas cosas, me sentía muy bien, pero mi familia no sabía nada, algunas veces los visitaba o ellos a mí. Salía con mis hermanos, entre otros familiares, por un par de polas o “cervezas”  y hablaban algunas veces de chicas, lo que a veces es un poco incómodo. Si bien mi familia es muy abierta en todo sentido, aun para mí era difícil contarles sobre mi orientación sexual.

Pasó el tiempo y la primera que se enteró fue mi madre. Fue un golpe no tan duro para ella, creo que todas las mamás sospechan algo, eso creo que es seguro. Creo que la madre es más comprensiva que un padre, ella me habló mucho, me decía que si eso era lo que yo quería, y pues hablamos por un gran rato, aunque seguía siendo duro para ella.

Luego vino lo más difícil, mi padre. Fue por un descuido mío que él se enteró. Me encontró besándome con mi pareja, eso sí fue un golpe duro para él, saber que a uno de sus hijos le atraen otros chicos, pues como todo padre quiere que un hijo varón salga fuerte, que le gusten las chicas, etc.

Después de eso no hablé con mi familia por un año. Mi pareja encontró otro chico y tuve que enfrentar todo ese mal tiempo  solo.

Sin embargo, ahora a los 21 años estoy bien y feliz, mis padres ya me hablan, ya no tengo miedo de la sociedad ni del qué dirán. Si alguno de ustedes quiere un consejo, puede escribirme, yo  pasé por lo que muchos están pasando.

photo by: AnnahojY
1 comentario URL corta
Diego, 18 años, Viña del Mar
Desde Viña del Mar, acá Diego, de 18 años, envía un mensaje a todos los bisexuales de Chile que, al igual que yo, están orgullosos de poder sentirse atraídos, o más aún, de enamorarse de las personas y su esencia sin importar su sexo. Sólo me queda decirles que aunque digan que somos extraños, qu...
Freddy, 19 años, Lara, Venezuela
Hola. Nunca esperé encontrar una página como esta, de verdad me impresionó. Bueno,  llegué hasta aquí a ver quién puede aconsejarme. Tratare de contar todo desde el principio. Las cosas empezaron cuando pisé el 1 Grado de primaria, ya todo era diferente, todo cambió para mal a extremos, muchas...
Rafael, 14 años, España.
Digamos que todo empezó hace unos 3 años... Bueno 2, el caso es que yo era un niño de tan solo doce años que  jugaba a videojuegos e iba al parque con sus amigos y amigas (mayormente amigas).Por esto, muchas veces recibía insultos homofóbicos, a eso sumándole que yo era un chaval inocente y muy frág...

Una respuesta a “Steven, 21 años, Huila. Colombia”

  1. Ferney 7 enero 2014 19:17 pm #

    Que bueno es saber que en Colombia hay gente que piensa diferente,te felicito por lo valiente que has sido y la enseñanza que nos has dejado a los lectores de JC tengo 16 años y mis padres saben que soy homosexual Gracias por hacerme sentir ORGULLOSO de lo que soy ,espero ponernos en contacto 😀

    Thumb up 3 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.