Julio, 23 años, Valparaíso. Chile.

Laughing at the BeachHola :Bueno mi historia comienza como la de muchos , desde pequeño comencé a sentirme atraído por hombres, pero eso no impedía que existieran compañeras de básica a las cuales encontraba muy lindas y me llegaran gustar. Incluso llegué a pololear en primero medio cerca de un año con una, de la cual estaba enamorado. Ya había tenido intimidades con hombres, yo sabía perfectamente para donde iba el camino que decidí tomar, pero ella tenía algo que me cautivaba

Pasó el tiempo y comencé a carretear en lugares de índole gay, y me aburría, ya que era chico y la gente que iba eran adultos, peluqueros. Debo aclarar que vengo de una ciudad playera donde no hay nada…al nivel de que ni siquiera tenemos semáforos. Mi curso en el colegio era bien unido y todos ya sabían desde que yo era chico que era gay, ellos me cuidaban mucho, no dejaban que otras personas me vinieran a gritar “Maricón”, me sentí y hasta el día de hoy me siento muy en confianza con ellos.

Cuando terminé el colegio, me fui a estudiar a Viña del Mar y mi vida cambio en 360°, conocí a mis grandes amigos, el ambiente gay, el amor y el desamor, fue la primera vez que había llorado porque un tipo me rompió el corazón. Quizás al ser un tipo de una ciudad más tranquila, mi forma de actuar era diferente a la de muchos, más inocente en el aspecto de conocer personas.

Como vivía con mi hermano en Viña, nunca tuve el problema ni la presión de ocultarme y no tener una vida gay socialmente activa, nunca me he sentido mal por ser gay y nunca he dejado que venga otra persona a decirme lo contrario, ya que lo que hago y todos hacemos es solo amar. La gente nos castiga y apunta por amar.

Cuando le conté a mi mamá, fue un momento en que me sentía entre la espada y la pared, ella se lo tomó de la mejor manera posible , aunque no se hablaba del tema en la mesa ni nada, mi mamá simplemente evadió el tema, yo le había contado que estaba enamorado de un niño y que esperaba que me entendiera.

Me fue muy mal en el tema del amor, siempre pasaba lo mismo, chicos que solo buscan satisfacción antes de amor.

Conocí a un niño por facebook hace unos años (2011), pero era de Santiago, siempre quedo en un amor platónico, una vez nos topamos en un bar y el encuentro no duró más de un saludo y un abrazo. Hasta que tuvieron que pasar 3 años para que el 17 de febrero del 2013  me llamara para decirme que estaba en Viña y que podríamos juntarnos, yo justo tenía un panorama con mis amigos, así que lo invite. Fuimos a la playa, compartimos y reímos hasta muy tarde en la madrugada, sentía como si siempre hubiera estado con él.

Desde ese día nunca más dejamos de vernos, nos arrancamos a Horcón, hemos vivido muchas aventuras… Viajamos cerca de 4 meses de una ciudad a otra esperando y contando los días para poder vernos. Conocí a la persona ideal para mí.

Y así fue como me vine a vivir con él a Santiago, justo me salió un trabajo en el área que estudié y no dudamos en comenzar una vida juntos, lo llevé a mi ciudad natal para que conociera a mi familia, estaba muy nervioso, pero mi familia lo recibió de la mejor manera, desde que se vieron con mi mamá se dieron un abrazo gigante y muy fuerte.

Acá en Santiago vivimos junto a sus papás, quienes me han recibido muy bien y me quieren bastante (obviamente, con un comportamiento acorde). Ahora llevamos 10 hermosos meses con Diego y espero que sean 10 millones de meses más :)

Sé que mi historia no es muy común, ni es algo que les pasa a todos, pero cuando la familia apoya la gente no discrimina. Comiencen a vivir la vida de ustedes, no vivan en el pensamiento ajeno. No tengan miedo de sentir y expresarse, el ser gay no siempre implica el pasar por una juventud difícil, ni tener que encasillarse en tipos de gays.

photo by: craigallyn
2 comentarios URL corta
Sebastián, 25 años, Providencia
Mi vida fue siempre normal. En segundo medio, siempre andaba con mi polola de la mano por el centro y me gustaba que mis compañeros dijeran lo "rica" que era mi mina. Mi papá siempre fue despreocupado y mi mamá muy sobreprotectora (demasiado). Desde chico me peleé con mis hermanos por t...
Javier, 20 años, Providencia
No tengo tan claro el real motivo por el cual envío mi historia. Sigo Joven Confundido desde sus inicios, entraba cada día a ver si es que habían subido una historia nueva, ahora que la página es más popular, a veces me quedo atrás en las historias. Me llamo Javier, tengo 20 años y estudio Ingeni...
Luis, 15 años, Mérida. Venezuela.
Hola, he leído muchos testimonios e historias de muchas personas en esta página, y me he animado a dar mi testimonio. Ya desde hace poco tiempo he visto vídeos y páginas donde muchas personas salen del closet, y poco a poco se va acostumbrando tanto él, como su familia. Por mi parte nadie sabe que s...

2 Respuestas a “Julio, 23 años, Valparaíso. Chile.”

  1. crhistopher 30 noviembre 2013 23:35 pm #

    felicidades julio. me alegro por todo lo que te ha sucedido. sin duda no es el comun de todas las historias de vida, pero nos hace pensar de que tenemos posibilidades de hacer nuestras vidas tranquilas y normales. sin tapujos. espero que la relacion con diego perdure por siempre. saludos amigo.

    Thumb up 3 Thumb down 0

    • Julio 9 enero 2014 12:55 pm #

      Si , solo espero que todos puedan tener una vida tranquila con las personas que aman sin esconderse ni nada , recibir el apoyo de la familia de ambos es bacan ! Osea persona que entra a la casa sabe inmediatamente que somos novios y si no les gusta se pueden ir por la puerta, ese apoyo de mis padres y suegros a sido increíble <3

      Thumb up 2 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.