Eduardo, 17 años, Veracruz. México.

Sad FaceMi historia empieza desde que tengo uso de memoria, me encantaría regresar a esa época en la que no importa nada, ya saben, la infancia, todo es jugar, una imaginación infinita y no hay responsabilidades, mis primeros años de primaria fueron normales, tenía amigos y salía al recreo, cumplía con mis tareas y lo mejor, mi familia era muy unida. Pero es obvio y creo que hay que hacernos la idea de que las cosas buenas no duran para siempre.

Cuando pasé a tercer grado de primaria, recuerdo que me empezaron a hacer bullying de la nada, me lanzaban comida en los recreos, me gritaban marica, gay, puto y demás, yo jamás les dije nada a mis padres lo cual fue una mala decisión, creo yo. Y así soporté tres años más, y esos tres años fueron el infierno más grande de toda mi vida, me hicieron infinidad de cosas malas que al llegar a mi casa no tenía idea cómo explicar.

Pero así como las buenas rachas, el mal tampoco dura para siempre. Esperaba pasar al 7mo grado porque me cambiarían de escuela y solo pensaba en que las cosas cambiarían y que todo sería diferente, tendría amigos, tal vez novia  y me la pasaría bien durante las clases, pero fui un pobre iluso, jamás canten victoria antes de que seamos victoriosos, personas que iban en mi colegio anterior se cambiaron al mío y nada cambió, el chisme sobre mi homosexualidad se expandió tan rápido como el agua y en solo un mes era la burla de todo el salón de clases.

Sin embargo, tuve la suerte de que antes que eso pasara conocí a una chica buena onda llamada Brenda y me hice su amigo, su mejor amigo hasta la fecha y a ella jamás le molestó que de vez en cuando le dijeran una tontería por juntarse conmigo, lo cual es muy lindo de su parte, pues la amistad no se consigue fácil y por supuesto que ella ya me ha preguntado que si soy gay, pero siempre lo niego y supongo que la 2da vez que me preguntó sí me creyó o al menos eso quiero creer yo.

Si no fuese por la compañía de Brenda, me habría suicidado en los momentos más difíciles. Mientras tanto, en mi hogar, las cosas empeoraban, mis padres peleaban todo el tiempo. Faltaban dos meses para Navidad cuando me enteré que mi madre le era infiel a mi papá, la noticia me la tuve que tragar, jamás juzgue a mi madre porque todo el mundo tiene sus razones, pero tampoco estaba conforme con eso, era algo de lo que no creía capaz a mi mamá, por supuesto mi papá se entero, pero solo se hizo el tonto sin aceptarlo. Por cierto, tengo una hermana mayor, de 20 años, quiero pensar que ella ya sabe sobre mí, ya que una vez nos descubrió a mí y a mi mejor amigo que era mi vecino, besándonos en los labios y aparte tuvimos varios encuentro sexuales a los 12 y 13 años que fueron muy especiales, pero ahora ya no sé nada de él, era muy lindo conmigo.

Mis calificaciones bajaron, mi familia se hacía mierda y lloraba cada noche esperando que dios respondiera mis plegarias y que me guiara en este mundo horrible y cruel, pero nunca nada pasa, no pasa nada bueno. Y en la cena de Noche Buena, antes de Navidad, la situación en mi hogar explotó y mi padre nos corrió de la casa, a mi madre, mi hermana y a mí. No lloré, no me impresioné, no hice nada, solo seguí a mi mamá y nos fuimos a vivir un tiempo a casa de mi abuela hasta tener un lugar a donde ir, pues la separación de mis padres ya era definitiva.

Los días pasaban y nada cambiaba. Después, pasé a 8vo, 9no y en ese verano lo peor se acercaba, el novio de mi mamá acababa de llegar de un viaje a nuestro nuevo departamento. Debo aclarar que él no vive con nosotros debido a su trabajo y pues mi padre obviamente lo odia y jamás lo ha visto ni conocido, pero ese día se toparon por casualidad, intentamos esconder a nuestro padrastro mi hermana y yo con la intención de que nada malo ocurriera, pero mi padre estaba ebrio y así nos fue a visitar, se dio cuenta de que el novio de mi madre estaba y se metió a la fuerza, lo intentó golpear. Me dio una crisis de nervios horrible y mi hermana tuvo que llevarme a un hotel para sacarme de todo ese lió y regresamos hasta al otro día a casa.

Después de todo eso vino la calma, hasta la fecha gracias a dios ya todo parece ir bien, aunque mis padres siguen separados. Entré a la prepa y ya nadie me molesta aun que me cuesta hacer amigos, solo tengo uno, y cometí el peor error de mi vida, porque estoy perdidamente enamorado de él y obviamente es hetero y piensa que yo soy hetero y sigo en contacto con mi amiga Brenda, pero me pone triste no poder verla.

Hace un tiempo me entere que tengo estrés postraumático, sufro de taques de ira y otras cosas, y cada noche pido a dios toparme con alguien que me ame, porque jamás he sentido eso, amor, y si a la vida le hace falta amor, le hace falta todo, porque aunque a veces este rodeado de miles de personas me siento solo y eso nadie lo sabe, ni a nadie le preocupa, mi amigo no sabe que soy gay, ni Brenda tampoco y mi familia menos, y la razón por la que no se los he dicho, es porque son una pila de homofóbicos y sé que la mayoría me dará la espalda.

Me gustaría poder ser alguien más, y si aun no me he quitado la vida es porque aun espero que me pasen cosas buenas algún día, tener un novio, amigos, tener amor. Esta es una página muy buena y me alegra que en algún lado alguien se preocupe por personas como nosotros, saludos  y gracias si lo leíste.

photo by: Jayel Aheram
3 comentarios URL corta
John, 23 años, Chile
Siempre supe que no era igual a todos, me llamaban la atención los niños de mi curso y mis amigos, a los 15 sentí que lo que me pasaba era malo e intente quitarme la vida, pero era por miedo a mi familia católica, a una abuela y hermano homofóbicos. No lo hice por miedo a la muerte y me sentí la per...
Andrés, 21 años, México.
Hola desde México. ¿Por dónde empezar? Estoy perdido. He leído por aquí y por allá que muchos descubren su preferencia sexual desde que son niños, pero en mi caso es distinto. Nunca fui el niño que jugaba fútbol en la escuela y siempre tuve más amigas que amigos. No obstante, siempre me consider...
Albani, 17 Años. Caracas, Venezuela.
Mi nombre es Albani, tengo 17 años;, soy de Caracas, Venezuela. Es la primera vez que publico algo acerca de mí, y la verdad es que antes nunca sentí la necesidad de hacerlo porque no creí que fuese necesario, pero ahora estoy en una etapa de mi vida muy difícil (no sólo por cómo está la situ...

3 Respuestas a “Eduardo, 17 años, Veracruz. México.”

  1. Freddy 15 noviembre 2013 14:31 pm #

    Hola Eduardo que tal?
    me llamo Freddy soy de venezuela tengo 21 años
    me siento algo identificado contigo el 3 grado para mi tambien fue horrible, fue el peor año de mi vida
    lo de contarle alguien sobre el tema veo que la unica persona que puedas contarle es a tu mejor amiga Brenda
    pero se que es algo casi imposible, por que yo tampoco e podido hacerlo con mi mejor amiga la cual conosco desde antes de los 15 años
    ella tambien es muy linda y me cuenta sus cosas a llorado contandome sus cosas, soy su confidente, Pero yo no e podido contarle sobre mi por ese miedo que tenemos acumulado por culpa de la sociedad! bueno se podria decir que es por eso
    solo te aconsejo que trates de hablar con ella! te dire lo que me an dicho aqui, si ella de verdad es tu amiga entendera y te apollara, si te da la espalda significa que jamas fue tu amiga del todo! pero espero que no sea el caso!
    pero si le llegas a contar no esperes que lo asimile todo de golpe podrias darle algo de tiempo tambien
    yo espero llenarme de valor y el momento exacto tambien para poder contarle a mi amiga
    la cual tambien veo ahora muy pocas veces por su trabajo y universidad
    ella en un momento de crisis que tuve me dijo que me apoyaria en todo
    que no importaba lo que fuese que le contara
    pero no pude hacerlo estaba aterrado
    solo te aconsejo que trates de hablar con ella, cuando ella lo sepa veras que sera un Gran Respiro! y ya no veras todo con los mismos ojos y vera que ya no habra tanta presion cuando alguien sercano te apoya siempre!
    Bueno Eduardo cuidate Mucho Te mando un Gran Abrazo desde BarquisimetoLara Venezuela!

    te dejo mi primer testimonio si lo quieres leer
    http://jovenconfundido.com/2012/09/freddy-19-anos-lara-venezuela/

    Thumb up 1 Thumb down 0

  2. Spanish Boy 9 enero 2014 1:51 am #

    Amigo, me identifico con muchas cosas de las que cuentas… Pensé que yo estaba loco, aunque veo que no soy el único que ha tenido mala suerte en la vida. No deseo escribir nada sobre mí aquí: me cuesta mucho abrirme a los demás. Solo te diré que yo también me siento tremendamente solo, no tengo amigos, con mi familia me llevo más bien mal… Muchas veces solo deseo acabar mis estudios para poder irme muy lejos y encontrarme a mí mismo. Hace tiempo que ando perdido en la vida y que no tengo ganas de nada. Y como tú, me conformaría con encontrar a una persona con la que poder hablar y sentir que no estoy solo, que le importo a alguien y que entre tanta mierda que hay en la vida, aún hay cosas por las que merece la pena seguir.

    Puedes hablarme si quieres para desahogarte, y yo estaré encantado de escucharte y de que podamos apoyarnos y tal vez ser buenos amigos. Un abrazo desde España, y te deseo lo mejor.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Sergio 20 octubre 2014 21:33 pm #

    Estimado Eduardo, igualmente me identifiqué con tu relato, mi infancia fue muy parecida a la tuya, pero afortunadamente ya soy un adulto y te puedo decir con toda seguridad que con el tiempo te vas a hacer más fuerte emocionalmente y te vas a reír de las cosas que ahora te angusties, sólo no entres es desesperación y procura abrirte con tu amiga, seguramente te entenderá y sino ya habrá alguien que sí lo haga.

    A mi me ha ayudado poder hablar de mi inclinación sexual, es liberador y sobre todo te da seguridad. Yo estoy en el D. F. , pero podemos estar en contacto por este medio, sobre todo cuando te sientas triste o desesperado

    Te mandó un abrazo afectuoso

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.