Josué, 22 años, Honduras

Mike HernandezMi nombre es Josué y al igual que ustedes estuve mucho tiempo confundido, creo que aún lo estoy, envío mi testimonio porque espero poder ayudar aunque sea a uno de ustedes o por lo menos darles algo de esperanza.

Vivo en un pequeño país de Centroamérica, no es muy diferente al resto de América Latina o el mundo en cuanto a discriminación e ignorancia sobre el tema de la homosexualidad. Desde pequeño siempre fui gay, nadie me lo impuso, nadie me violó o algo por el estilo, creo que simplemente nací así.

En mi infancia fui muy tímido, casi no tenía amigos y prefería aislarme del resto, nunca busqué problemas con nadie, pero ellos me seguían a mí. Mis compañeros de escuela me molestaban porque era diferente, no me gustaba jugar fútbol con ellos ni hacerle bromas a los demás y tal vez por eso me molestaban.

En el colegio la cosa no mejoró, con todas estas dudas en mi cabeza y la idea de que ser homosexual estaba mal ante un dios y ante la sociedad y no sabía por qué, porque yo no pedí ser así, recibí burlas de mis compañeros por ser retraído y asocial y también porque nunca anduve detrás de chicas, ya se imaginan lo que me decían.

Mis tías, tíos y primos me preguntaban que por qué siendo tan guapo nunca tuve una novia, mis amigos me preguntaban por qué siempre rechazaba a todas las chicas que se me declaraban, mi madre me decía que cuando iba a llevar una novia a casa, todas estas preguntas me mortificaban, me ponía tan nervioso y siempre buscaba la manera de evitarlas y tratar de responder correctamente para que no sospecharan de mí.

Todas las noches le oraba a ese dios para que me cambiara, si él me había hecho así no entendía por qué en la iglesia profesaban el amor, pero condenaban la homosexualidad, todas las noches pensaba que al despertar iba a ser diferente, que una mañana me iba a despertar e iba a ser “normal”, heterosexual, pero eso nunca sucedió, cuando me di cuenta de esto entré en crisis, me ponía a pensar muchas cosas, pensaba que en un futuro iba a vivir solo, no iba a tener una familia, mis amigos se iban a casar y yo iba a quedar estancado e iba a vivir solo e infeliz en mi vejez, ya solo pensaba que morir era la solución a todos mis problemas, pero no pude estar más equivocado.

Entre todos mis pensamientos, uno era que si moría mi madre iba a sufrir mucho y eso me detuvo, ya no podía con el peso, con el dolor de tantos años, noches y noches de llorar y pensar así que un día decidí contarle a mi familia, me costó mucho tomar esa decisión y me costó mucho tomar ese valor para ir y hablar con ellos, pero cuando lo hice me quité gran peso de encima mío.

No es fácil para nada, no es fácil al principio, pero creo que para estar bien hay que hacerlo, porque no hay nada más importante que ser feliz y yo creo que a eso se viene a este mundo, no te estoy diciendo que vayas y le digas en este mismo momento a tus padres, pero si sientes que ya no puedes seguir tú solo entonces creo que ese momento es ahora, como tú yo maquiné mucho, no me van a aceptar, me odiarán, la relación cambiará entre muchas cosas más, pero eso no lo sabes con certeza.

Las cosas pueden parecer horribles para ti, tal vez piensas que no hay solución, pero yo te digo que sí la hay, yo la encontré y tú debes buscar la solución para ti, la escuela y el colegio para muchos son los peores días, pero créeme, las cosas mejoran en la universidad, así que solo tienes que ser fuerte y valiente y ya verás como poco a poco llegarás a un momento de plenitud y cuando llegue ese día vas a mirar para atrás y te vas a lamentar de todos tus malos pensamientos, vas a estar tan bien y te vas a reír de ellos, no vivas de lo que digan las personas, son solo palabras y no pueden herirte si tú no les das permiso, te invito a que seas fuerte y te ames al 100%, las cosas mejorarán.

1 comentario URL corta
Antonio, 18 años, Santiago
Encontré esta página por las casualidades de twitter y he leído tantos relatos que me han servido mucho, a tal punto que por primera vez le conté a mi mejor amiga que sí, que era un joven confundido.  Me cuesta hablar de este tema, ya que mi familia me intentó criar 'bien conservador' para mis co...
Cristóbal, 18 años, Chile
Antes que todo quiero decir que esto es demasiado raro o extraño lo que estoy haciendo, nunca imaginé que haría algo así por este motivo, y es algo que creo que estoy haciendo al debido tiempo y creo que es correcto, ya que mi cabeza está un poco saturada con tanto pensar en el tema. Por otro lad...
Juan, 24 años, Santiago. Chile.
Hoy me encuentro en cama, resfriado y solo y veo como la vida pasa y pasa y yo aquí sin hacer nada. Vengo de una familia de 6 integrantes, soy el último y soy homosexual, mi infancia estuvo marcada por el bullying, no por mi condición si no que por niños molestosos, además de un tipo (abuso) que...

Una respuesta a “Josué, 22 años, Honduras”

  1. Andrés 11 octubre 2013 21:23 pm #

    Muchas gracias Josué tu testimonio es muy lindo y deja esperanza para quienes lo necesitan, te mando buena vibra y muchas fuerza para que sigas adelante!!

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.