Ignacio, 21 años, Talca, Chile

A best friend can tell you things you don’t want to tell yourself.Hola, soy Ignacio, tengo 21 años y aún no tengo claro cómo es que decidí a escribir, pero me gustaría compartir un poco de lo que he pasado.

No creo que haya un momento clave en mi vida en el que determiné que era gay, siempre fue así, desde pequeño, naturalmente algo había en mí que hacía que me llamaran la atención los niños. Tuve una infancia muy normal, mis padres siempre me han brindado su apoyo, su cariño y han intentado que confíe plenamente en ellos, pero el hecho de tener que comentarles que su hijo es “diferente” al resto me llena de temor, básicamente porque mi familia es muy conservadora, muy católica y, a la vez, homofóbica.

Durante mi enseñanza básica siempre fui un alumno correcto y educado, como tenía más afinidad para entablar amistades con niñas, pese a que tenía amigos, generé un poco de “ruido” y llevó a muchos compañeros a pensar y comentar que yo era gay, nunca nadie me lo dijo directamente, pero en el fondo siempre supe que formaba parte de los comentarios del resto. Por lo mismo, me fui volviendo más tímido y retraído, me daba miedo pensar que por el sólo hecho de ser diferente la gente me pudiese juzgar y dejar a un lado. Sin embargo, creo que siempre he estado rodeado de buenas personas y pese a estos rumores, de los cuales unos pocos llegaron a mis oídos, no tuve mayores complicaciones durante este período.

Mi enseñanza media la realicé en un liceo emblemático de mi ciudad. A esta edad, casi todos mis compañeros comenzaron a pololear, buscaban andar con alguien, “poncear” y, pese a que intenté de mil maneras que me atrajeran las mujeres, no hubo caso. Para pasar más desapercibido inventé muchas veces que me gustaban niñas muy lindas, así podía justificarme delante de mis compañeros diciéndoles que “una niña tan linda como ella nunca me tomaría en cuenta”. En el fondo, casi toda mi enseñanza media me gustó uno de mis mejores amigos: éramos muy diferentes, mientras yo era muy mateo, nerd y tranquilo, él era desordenado, popular y joteado por las mujeres. Quizás fue por eso que nos llevábamos tan bien, éramos polos opuestos, pero él estaba pololeando con una niña desde 8vo básico. Con el tiempo, nos fuimos distanciando y hoy sé que está muy bien, estudiando afuera, sigue pololeando con la misma niña, nos vemos un par de veces todos los años en esos carretes donde nos juntamos con los compañeros del liceo.

Entré el año 2011 a una carrera muy prestigiosa y súper difícil. Ingresar a este mundo totalmente desconocido para mí ha sido uno de los cambios más importantes de mi vida. Durante mi 1er año de universidad me hice amigo de dos de mis compañeros, Javier y Esteban, Javier es un excelente amigo, heterosexual, pero de las personas más tolerantes que he conocido en mi vida. Esteban es 2 años mayor que yo. Al principio me sentía un poco incómodo con él porque es muy extrovertido y chistoso, siempre pensé que ocultaba algo porque había un chico que lo iba a buscar a todas partes y hablaba mucho de él. Al terminar ese año, me confesó que eran pololos y que se sentía sumamente enamorado. Javier y Esteban se han convertido en esos amigos incondicionales.

Siempre he pensado que Dios pone en nuestro camino a la gente precisa, recuerdo una vez que Esteban me comentó que sentía la necesidad de protegerme, como si fuese su hermano chico, me da consejos para tener más personalidad y carácter. Fue así como en abril del 2012 me atreví a decirle que era gay, fue una tarde muy larga, lloré mucho, pero fue una de las etapas más importantes para aceptarme tal cual soy. Dos meses después se lo comenté a Javier, se lo tomó súper bien, recuerdo que me dijo: “Bueno, supongo que esto no cambia en nada las cosas, seguirás siendo mi amigo, te quiero y te tendré que seguir queriendo como eres”. Mis amigos han sido un gran mayor apoyo en la Universidad.

A principio de este año conocí a un niño 2 años menor que yo, me agregó a Facebook, hablábamos mucho, me gustó, salimos un par de veces, pero de un día para otro dejó de hacerlo. Después supe que no estaba interesado en mí, sino que sólo quería saber si conmigo podría olvidar a otro. Me dolió al comienzo, pero ya pasó. Hemos vuelto a hablar un par de veces como amigos, claramente.

Ahora estoy en una etapa que me gustaría encontrar a alguien con quien pueda formar algo más allá que amistad, algo serio, alguien a quien pueda amar, cuidar y proteger, la verdad es que no sé cómo hacerlo, nunca he pololeado, sigo siendo muy tímido, pero un poco menos, me pongo nervioso cuando hablo del tema, porque no quiero exponerme demasiado, es decir, considero que hasta ahora saben de mi condición personas realmente importantes para mí, pero no quiero ser el hombre que salió del clóset y que quiere que todo el mundo se entere. No sé cómo encontrar a alguien que esté en la misma parada que yo, que quiera algo serio, y sin que exista demasiada exposición, sin tener la necesidad de que sea comentario de pasillos, ya que en mi carrera existe mucha gente gay y no me gusta el ambiente que se ha generado en torno a ellos, ya que los rumores corren de un lado para otro.

Además de lo anterior, considero sumamente injusto que se tenga que enterar de mi homosexualidad gente que no es importante para mí y que, al mismo tiempo, aún no sea capaz de enfrentar el tema con mis papás y mis hermanos, siendo que ellos han sido el pilar más importante de la vida, a quienes amo profundamente, sin embargo, no quiero causarles dolor ni sufrimiento, como ya dije en mi familia el tema es complejo, mis padres son muy conservadores, les he escuchado decir que la homosexualidad les provoca asco, que no soportarían tener a alguien cercano así, y me duele escucharlos hablar del tema así, pero en realidad no sé cómo decirlo ni afrontar el tema. Espero sí que algún día puedan entenderlo y aceptarme como soy.

Finalmente, quiero agradecer a la página JovenConfundido por darme la posibilidad de dar a conocer mi testimonio y la de muchos otros jóvenes, me he sentido identificado con otras historias y me ha permitido asimilar que no soy el único que ha pasado por la misma situación.

Un abrazo gigante,

photo by: M.H.G. (BAH)
1 comentario URL corta
Felipe, 20 años, Viña del Mar
Primero que todo, felicitaciones a quienes crearon esta página y a quienes la administran día a día. No nos solucionan la vida, pero nos dan las herramientas, nos abren los ojos y nos dan ejemplos para darnos cuenta que nada puede ser más terrible que no aceptarnos y no querernos a nosotros mismos ...
Flavio, 22 años, Las Condes
Primero que todo, no sé cómo comenzar a escribir mi historia porque no soy muy bueno expresando lo que siento y las cosas que me suelen suceder en la vida. Soy un chico de 22 años, muy sociable, pero al parecer solo me funciona con mujeres, ya que solo tengo amigas y solo dos amigos hombres, los cua...
Cristóbal, 18 años, Chile
Antes que todo quiero decir que esto es demasiado raro o extraño lo que estoy haciendo, nunca imaginé que haría algo así por este motivo, y es algo que creo que estoy haciendo al debido tiempo y creo que es correcto, ya que mi cabeza está un poco saturada con tanto pensar en el tema. Por otro lad...

Una respuesta a “Ignacio, 21 años, Talca, Chile”

  1. javier 12 septiembre 2013 7:49 am #

    Hola soy Javier tengo 24 años sabes al igual que tu siempre supe que algo en mi era distinto, hubo muchos momentos en que me cuestione mil veces lo que pasaba en mi vida,mil veces quise ser uno mas y ser aceptado por el resto,estudie en un colegio católico donde el tema de la homosexualidad no se tocaba,viví la mayor parte de mi adolescencia con miedo a ser rechazado y no podía aceptar que esa era mi realidad. Cuando salí del colegio y tuve mi primera pareja y me asumí totalmente,nunca mas en mi vida me lo volví a cuestionar.
    Mi familia lo sabe, nunca fue tema para ellos, siempre le conté todo lo que hacia, con quien salia y con las personas que me juntaba.
    Soy una persona abiertamente homosexual y creo que para mi es la mejor forma de enfrentarlo,no le hacemos daño a nadie por ser como somos,cuando tu tengas la fuerza para decirselo a tu familia te darás cuenta como cambia tu vida, te sientes mas aliviado con carga menos en tu espalda,
    Somos iguales que todos los demás, a quien amemos eso solo nos importa a nosotros.

    Un abrazo y espero que encuentre la forma de decirselo a tu familia y te des cuenta que no hay mejor forma de vivir que siendo como uno es y no ocultar nada nadie.

    Thumb up 4 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.