Juan, 33 años, Chile

GiampaoloBueno, han pasado 4 meses desde la última vez que intervine en Joven Confundido y dejen decirles que agradezco toda su ayuda.

Estoy un poco lejos de estar completamente en paz conmigo mismo, pero por Dios he crecido mucho en tan poco tiempo. Me parece increíble que fuera yo quien les escribió desesperado en Abril pasado:  http://jovenconfundido.com/2013/04/juan-33-anos-chile/

Después de leer la historia de David Link, tan comparable a la  mía, me sentí mucho menos solo. Decidí hacer las cosas bien: Dejar de sentir lástima por mí y buscar ayuda psicológica (tomé una de las recomendaciones que me hicieron llegar).

Mi vida ha estado cambiando mucho más desde entonces y para mejor.

Definí muchas cosas y entendí otras tantas. Las cosas que me confundía siguen ahí, pero me importan menos: Simplemente son parte de mí y lo serán por siempre. ¿Para qué gastar tiempo en amargarme?
Por ejemplo. Me gustan las mujeres. Tal vez no como otros hombres o lesbianas, pero me gustan.  Las encuentro honestamente bellas. Que me pase eso no me hace menos “yo”. Simplemente soy así.

Me siento incómodo con ellas en actitudes sexuales y hasta de pronto me asustan. Y aunque me puedan llegar a gustar sexualmente algunas, las mujeres que he conocido, no son lo que estoy buscando ni lo que realmente me hace sentir tranquilo.

En lugar de pelear en mi gusto por ellas, acepté que es parte de mí.

Así como hice parte de mí aceptar que me gusten los hombres.

Estos dos puntos me han traído mucha paz a mi vida.

Es tanta la confianza que ha crecido en mí, que hace un mes dejé verdaderamente el clóset.

¿Cómo salí del clóset? Simplemente un día me di cuenta que estaba perdiendo el tiempo y energía en no aceptarlo. Me di cuenta que si no era yo, me sentía muy mal. Literalmente miré mi peinado nuevo al salir de la peluquería (muy llamativo) y me dije “Juan, eres muy gay con ese peinado” y me fui riendo todo el camino a mi casa. :)

Como en mi casa ya sabían, simplemente lo comencé a contar antes de sentirme incómodo por no hacerlo. Algunos se sienten más cómodos no diciéndolo y que otros se den cuenta o pregunten. En mi caso, es diferente.

Antes de aceptarme así, probé el terreno. Puse fotos mías en la marcha pasada en Facebook. Luego puse que me gustaban los hombres en mi información del perfil de esa red social (así como en mi perfil de Twitter, publiqué que soy gay).

Es tanta la felicidad que me ha traído que incluso comencé una relación sentimental, aunque el chico que me está robando el corazón vive en otra parte del país. Cada día lo quiero más y él a mi. Yo me le declaré hace menos de un mes y el aceptó. Soy súper feliz porque es la primera relación sentimental que tengo en mi vida. A él lo conozco hace mas de un par de años y me a acompañado desde la distancia en las distintas etapas de mi crecimiento como homosexual.
Y él a sido el más reciente paso. Informé públicamente mi relación con él utilizando las herramientas de Facebook, con su consentimiento.
Otra etapa crucial en aceptar como soy es destruir las etiquetas. Puedo decir que soy gay, homosexual, bisexual, diverso sexual, etc., para ayudar a los OTROS a entender lo que siento, pero esas palabras no me definen.
Para llegar a eso, tuve que definir lo que sentía. Hay días que me siento heterosexual, otros soy homosexual. Incluso hay momentos que paso de un “estado” a otro en minutos. Se siente como una montaña rusa, pero no era el sentimiento exacto… así es que a falta de una palabra que describiera mi sentimiento, inventé una.

Como soy una persona muy creativa y muy científica, dibujé el sentimiento. Efectivamente era parecido a una montaña rusa que subía y bajaba eternamente a medida que pasaba el tiempo. Y yo sabía que había visto aquello en mis estudios de matemáticas.

En dicha área, existe un concepto que se llama Seno. Proviene de una relación matemática en un triángulo. Sirve para describir fenómenos físicos del universo y permite construir cosas como edificios. Si uno dibuja en un papel esa relación, queda algo así:

Inline image 1

Se me ocurrió colocar la homosexualidad en el extremo superior (donde dice 1, cerca de la letra y) y la heterosexualidad en el -1, en la parte inferior del dibujo. Y a medida que pasaba el tiempo (de izquierda a derecha) el dibujo expresaba mi cambio de “sensación” de sexualidad. A veces estaba en el 1, homosexual, otras -1, heterosexual, y a veces  entre medio, bisexual. Y, aunque el dibujo no lo muestra, siempre sería así porque el gráfico nunca se acaba, sigue por siempre hacia los lados.

En términos Matemáticos, describí mi sexualidad utilizando la relación y = sen(x), donde y representa la sensación de sexualidad en mi y x, el paso del tiempo.

Era muy “perna” (nerd) al idea de utilizar aquello para describir una sensación de sexualidad. En verdad, lo sentía muy mío pues me considero muy nerd (y me siento muy orgulloso de ello). Entonces busqué la raíz etimológica de la palabra Seno. Descubrí que viene del griego “Sinus“.
Así fue como me definí Sinusexual: A veces gay, a veces hétero, a veces bi dependiendo del momento del día. Después de ello, simplemente me dejaron de importar las etiquetas. Me podía definir como yo quería y eso no iba a cambiar lo que soy. Creo que la clave fue usar sentido del humor para quitarme el peso de esas palabras.

Tal vez uno de los momentos más importantes de estos meses, fue cuando le dije a uno de mis sobrinos (tiene 21 años) sobre lo que sentía. Le conté que no me había dado cuenta de mi sexualidad hasta los 31 años y que nunca me había dado permiso para amar. Él simplemente me miró y me dijo: “Te debes haber sentido muy solo hasta entonces”. Impresionante su grado de empatía. Nunca me lo hubiese esperado de nadie. Yo me equivoqué al pensar que no me comprenderían.

A mi mamá y a mi hermano les tomará más tiempo (Mi papá murió hace unos años) entenderlo. Piensan que es una etapa, están muy asustados y les cuesta ver que estoy muy feliz. Pero el tiempo pasará y se darán cuenta lo bien que estoy y se permitirán crecer.

Y yo… bueno, yo solo quiero saber que cosas buenas me trae el futuro, cultivar mi nuevo romance con mi pololo y ser feliz. El más sorprendido en toda esta historia he sido yo.
He vuelto a ser muy creativo. He vuelto a dibujar cómics, explorar música,, avanzar en mis video juegos, atender mejor mi trabajo, querer más a mis amigos y familia. Me he respetado más y mi amor a crecido por todos lados.
Muchas gracias por la ayuda que me dieron. Y como dicen ustedes: No hay que angustiarse, en realidad uno nunca está solo.

Atte
photo by: Daniele Zedda
5 comentarios URL corta
Nicolás, 19 años, Santiago
Bueno, no sé muy bien como comenzar. Me llamo Nicolás, tengo 19 años y desde pequeño mis papás me metieron en colegios de monjas y curas; mi familia es muy creyente y todo mi entorno en general. Mis padres son súper conservadores, al igual que mis hermanos. Nunca dudé sobre mi sexualidad. Nunca s...
Javier, 20 años, Coquimbo. Chile.
Estimados: Al cumplir los 20 años, y tras las tantas inquietudes de la adolescencia, comprendí y acepté que me gustan los hombres. Fue un proceso que viví solo, fueron muchos días de reflexión en mi cama. Yo creo que lo que me impedía "aceptarme" eran los estereotipos, por ejemplo, tene...
Esteban, 17 años, Chile
Siempre supe que era diferente, desde que tengo uso de razón. Tener atracción por los hombres y desde niño siempre fue normal para mí. Al momento de pasar a enseñanza media eso cambió, donde la discriminación es más evidente, donde los patrones de la heteronormatividad te dicen que debes tener novia...

5 Respuestas a “Juan, 33 años, Chile”

  1. James 27 agosto 2013 21:54 pm #

    Es increíble leer este relato, pues tuvo la convicción de empezar a conocerse a si mismo mediante metodos que a nosotros lo pasamos de largo y que parqa usted le agrada conocer. Juan, lo felicito, y sinceramente debo aprender de su nueva historia pues debo reconocer que tengo mis gustos hacia algunos temas, y debo explotarlos ya que considero que de allí se empieza a reconciliarse con uno mismo.

    Las manos que se entrelazan, menos con la suya, ya es del pasado; disfruta del presente, y gracias por despertarme.

    Saludos desde Colombia.
    James.

    Thumb up 1 Thumb down 0

    • JuanEs1eban 29 agosto 2013 13:28 pm #

      Hola James, gracias por tus palabras xD

      Me quedó una sola duda… ¿Qué pasas de largo y yo no lo he hecho, según tu punto de vista?

      Thumb up 0 Thumb down 0

      • James 29 agosto 2013 17:42 pm #

        ¡Hola Juan!:

        El término “pasamos de largo, o no le paramos bolas”, se traduce a que ignoramos, no le damos relevancia o importancia a algún tema, o acción.

        En ése caso, quise interpretar que a mucha gente no le da una relevancia a un pensamiento peculiar como en su caso.

        Sí le afectó mí expresión, le ofrezco disculpas.

        Comparto mí testimonio que JC publicó en Enero: http://jovenconfundido.com/2013/01/james-21-anos-colombia/

        De nuevo, gracias por compartir su historia.

        Thumb up 1 Thumb down 0

        • JuanEs1eban 31 agosto 2013 11:42 am #

          Jajaja no, solo sentí curiosidad. gracias James 😀

          Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Davidlink 29 agosto 2013 22:28 pm #

    Un abrazo enorme Juan, me alegra saber que mi humilde historia te haya ayudado :)

    Que genial que te estén pasado tantas cosas buenas en los últimos meses, cuídate mucho. Bendiciones ;)!

    Thumb up 3 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.