Jota, 22 años, Santiago

ILIYAEn algún momento de la vida llegamos a la conclusión de que toda pregunta tiene su respuesta, pero qué difícil es ser paciente, que complicado se torna a veces esperar.

A mis 22 años me sigo cuestionando el por qué, por qué el ser humano tiene que ser tan complejo, si a veces las cosas son tan simples “Lo esencial es invisible a los ojos”, pero lamentablemente no nos damos el tiempo de mirar más allá de lo que nuestros ojos ven.

Desde pequeño arrastro una depresión que nunca traté y que me pasa la cuenta hoy.

Tenía una infancia normal, con amigos, como cualquiera, hasta que una persona mayor se llevó consigo mi inocencia, mis sonrisas y mi niñez, nunca lo comenté a nadie, porque desde ese momento mi mente no quiso volver a recordarlo más.

Mis padres se divorciaron, mis hermanos se casaron e hicieron sus vidas, como soy el menor me tocó quedarme con mamá, con una madre que trabaja desde los doce años, por ende nunca me dedicó tiempo y así crecí, en soledad, soñando con una familia que pudo ser y no fue.

A los 13 años comencé a descubrir quién era, a definirme, y a darme cuenta que mis gustos eran distintos, que prefería a los niños y no a las niñas, que prefería escribir y dibujar en vez de salir a jugar a la pelota, que prefería tener amigas, porque tenía más tema en común, y fue así como caminé solo con mis miedos y mis dudas.

Hoy, a mis 22 años puedo decir que he crecido en todos los sentidos, que sigo creyendo en las promesas, pero no en la gente que promete, me refugio en mis dibujos  y pinturas (porque soy artista), es ahí donde vuelvo a ser niño, donde le pongo color a un mundo triste, superficial, apático, poco tolerante, con falta de amor, es en mi arte donde el mundo se vuelve un mundo mejor.

Y tú, a quien se dio el tiempo de leer, solo puedo decir: Sueña lo que desees soñar, ve adonde desees ir, sé lo que deseas ser, porque solamente tienes una vida y una oportunidad para hacer las cosas. Ten la suficiente felicidad que te haga dulce, los suficientes tropiezos que te hagan fuerte, la suficiente tristeza que te haga humano y la suficiente esperanza que te haga feliz.

Siempre ponte en los zapatos de otras personas. Si sientes que te duele probablemente le dolería a esa persona también. La mayoría de la gente feliz no necesariamente tiene lo mejor de cada cosa, ellos solamente toman lo mejor de las cosas que aparecen a lo largo de su camino. La felicidad existe para aquellos que lloran, aquellos que les duele, aquellos que han buscado, aquellos que han tropezado, porque solamente ellos pueden apreciar la importancia de las personas que han tocado sus vidas.

La vida comienza con una sonrisa, crece con un beso y termina con una lágrima. El futuro brillante estará basado siempre en un pasado olvidado, no puedes continuar con tu vida hasta que dejes escapar tus fracasos del pasado y los dolores de corazón. Cuando tú naciste, estabas llorando y todos alrededor tuyo estaban sonriendo. Vive tu vida de manera que cuando mueras seas tú quien esté sonriendo y los demás quienes estén llorando.

photo by: Amir Kurbanov
3 comentarios URL corta
Eduardo, 20 años, Calera de Tango
Siempre fui diferente. No sé cómo comenzar a escribir mi testimonio. Solo sé que no es fácil contar a otras personas por lo que se vive; quizás sea de ayuda para otros. Mi familia siempre fue muy ligada a la iglesia, como familia de campo. Y, como todos saben, la religión no se elige, sino que se ...
José, 16 años, Santiago
Hola, quiero empezar este testimonio agradeciendo a los creadores de esta página por darnos un medio para desahogarnos y encontrar historias similares a las nuestras. Mi historia comienza así: siempre fui un niño tímido. Los recreos del colegio consistían básicamente en sentarme y ver a los demás...
Pablo, 26 años, Madrid, España
Hola! Me alegro que haya en Chile páginas como esta, en la que con nuestro testimonio podamos ayudar a otras personas que se encuentran en una situación que muchos hemos pasado. Mi nombre es Pablo, tengo 26 años y llevo casi 13 años en Madrid, España. No tardé mucho en ver cierta normalidad ha...

3 Respuestas a “Jota, 22 años, Santiago”

  1. camilo 17 agosto 2013 11:20 am #

    Me conmovió tu historia, y mas lo ultimo que pusiste, yo no soy homosexual, pero llegue hasta aquí por buscaba leer historias de jóvenes que toman su mochila y se emprenden en un gran viaje para conocer el mundo y me encontré contigo, suerte un gran saludo

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Alejandro 26 septiembre 2013 12:24 pm #

    Realmente tus palabras son muy inspiradoras, motivan a buscar la felicidad y la realización de los sueños.
    Me alegra saber que hay personas que tiene esa mentalidad.
    Saludos y que estés muy bien.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Jorge 1 marzo 2017 0:05 am #

    Hola! Me gustó tu escrito, destila poesía, es el de un artista, suerte en tu vida!

    J.

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.