Cristóbal, 16 años, Viña del Mar

E lei era bella di quell’autentica bellezza che sa ancora riservarti una sorpresa, quella bellezza che è davvero tale perché non sa di esserlo.Bueno, antes que todo, agradecer a los creadores de este espacio, el que nos ayuda a expresarnos y no sentirnos tan solos en el mundo de la homofobia, indiferencia y crueldad hacia la comunidad LGBT…

Tengo 16 años, soy de Viña del mar, y hace aproximadamente un año mandé mi historia (http://jovenconfundido.com/2012/10/cristobal-15-anos-vina-del-mar/#comments)

Las cosas han cambiado demasiado en ciertos aspectos, dejé mi vida anterior, los golpes en los pasillos del colegio, las burlas y los empujones terminaron cuando a principios de este año escolar le dije a mi mamá prácticamente llorando que no quería volver al colegio en el que había estado 10 años de mi vida, tenía miedo y no quería seguir sufriendo bullying, por lo que me cambió a otro colegio en otra comuna, el entorno es mucho mejor, me agrupé con personas muy simpáticas, tenemos muchas cosas en común y nos llevamos bien, no he sufrido bullying y hasta se me ha quitado la timidez.

Hace más menos tres meses, decidí que era tiempo de terminar con los llantos que me acompañaban en las noches, con las cuchillas que escondía debajo de mi cama cuando me daban aquellas crisis causadas por alguna pelea con mi madre, un día en la noche, comencé a escribir una carta, desahogándome, contándole todo a mi mamá, la carta fue un fracaso, no podía concentrarme, y las lágrimas corrieron toda la tinta del papel, quedó asquerosamente hecha un desastre por lo que decidí al otro día escribirla más relajado, sin presiones y evitando llorar, al terminar la carta, la dejé en su cartera y me fui a clases, al llegar en la tarde del día lunes, vi a mi madre con los ojos hinchadísimos debido a que había llorado mucho, quise escapar, esconderme, irme de aquel lugar, no sabía qué hacer, ni a dónde ir, por lo que me quedé callado en el sofá de la sala esperando que me dijera algo, después de unos minutos, me fue a abrazar y lloramos juntos, me dijo que siempre estuvo consciente que era gay, y que sufría por eso, pero que era su hijo, si yo era feliz ella lo sería, que me cuidara y muchas cosas más…

A la semana después, conocí por facebook un chico bisexual, hablamos, y nos empezamos a conocer, de su condición nadie sabía (según él, tampoco yo) pero uno se da cuenta cuando las intenciones de las personas cambian, y siempre supe que era bisexual. Empezamos a coquetear unas semanas, y todo bien hasta que nos conocimos en persona, yo me escapé del colegio y él también, era la única forma de vernos. Pasamos un día completo en las Dunas, estuvimos abrazados, dormimos y muchas cosas más, fue un día realmente hermoso que de mi memoria jamás se irá.

El chico tiene la fama de “rompecorazones” así que me fui con cuidado con él, siempre intentando no enamorarme ni nada por el estilo. Bueno, empezamos a andar, y todo bien, él decidió contarles a sus amigos que estaba con alguien, y empezó a cambiar por nosotros, para que esto funcionara, entonces fue cuando me di cuenta que de verdad quería estar conmigo, ya que si no fuese así, él no lo hubiese hecho.

Cada vez que salíamos, él, por miedo e inseguridades no me hablaba en la calle, mucho menos me daba la mano o me miraba, jamás lo hizo, y bueno lo respeté, lo quería y le dije que saldríamos adelante juntos, pensando que la sociedad suele a discriminarnos por sentir algo “diferente” de lo “normal” o establecido.

Un día, salimos juntos y me dijo “amor, ven” quedé completamente helado, me miró, me tomó las manos, y me dio un gran beso en medio de la calle, fue tan extraño, pero todo el mundo desaparecía, estábamos sólo nosotros y no nos importaba nada.

Llevamos dos meses andando, y el problema es que, si bien mi mamá dijo que me apoyaría en todo, nunca estuvo de acuerdo con nuestra relación, hago algo y me castiga, no me deja salir, ni verlo, está tan rara, al final, sus palabras se las llevó el viento y lo que prometió jamás lo cumplió, me siento tan agobiado, siento que todo se terminará por la culpa de mis padres, creo que mi mamá debe haber pensado que quizás era gay, pero jamás tendría a alguien.

Hace unas dos semanas comencé con mis desórdenes alimenticios nuevamente, tengo insomnio, tirito mucho, me dan crisis nerviosas, me salen granos en los labios, y mis párpados tiritan mucho a tal punto que a veces me cuesta fijar la vista.

Le pedí ir al psicólogo, para tener ayuda y cierta libertad, que orientara a mis padres más que a mí, y que me dejara estar con la persona que quiero estar.

Siempre los padres preguntan “¿Hijo, sucede algo?” pero ellos jamás se preguntan a sí mismos “¿Estaré haciendo algo mal?”

Espero que el psicólogo nos ayude, tanto a mí y a mis padres, si es posible hacer terapia familiar… eso, gracias.

4 comentarios URL corta
Carolina, 22 años, Maipú
Hola, me llamo Carolina, soy de Santiago-Maipú. Tengo 22 años, soy hija única, soy sorda y estudiante de la UC. Nací sorda y no escucho, pero puedo hablar con mis labios y se escucha mi voz; también me comunico con el lenguaje de señas. Me acostumbré a hablar mucho con voz y lenguaje de señas a l...
Mauricio, 23 años, V región
Hace mucho tiempo que asumí mi sexualidad y me siento orgulloso de ello. Colegio: Viví mi infancia con total con tranquilidad, estudiaba en un colegio católico de puros hombres, todo era normal hasta que llegué a 6° básico más o menos y empecé a darme cuenta que mis gustos no eran como los de ...
Pablo, 30 años, Santiago, Chile
Hola, mi nombre es Pablo. Creo que no se puede poner el apellido, pero me da lo mismo porque todo el mundo que me conoce sabe que soy homosexual, o eso creo. Soy de Santiago de Chile y tengo 30 años. Soy abogado, me va normal y en el aspecto laboral soy feliz. Llegué a la página por casualidad y sen...

4 Respuestas a “Cristóbal, 16 años, Viña del Mar”

  1. Javier 12 agosto 2013 15:20 pm #

    Hola Cristóbal, qué bonita tu historia, cuando dices que ese momento en las dunas jamás lo olvidarás, estás en lo cierto, pero con los años, lo verás de otra forma, todo dentro de un contexto.

    Cuando tenía tu edad, pasé por lo mismo, el proceso de contarlo, también por una carta, llantos, dolor, psicólogo, etc. Y llego el momento de que mi madre tenía que demostrar todo el apoyo que un día me prometió… y costó mucho, al principio sentí que todas sus palabras fueron mentira, que al igual que tu mamá, esperaba que fuera un gay sin pololos.

    Con los años entendí que sus palabras no habían sido en vano, sólo que ella necesitaba un tiempo muuuuuucho más largo que yo. El día que tú le contaste, para ti terminó un periodo de mentiras y ocultamiento, y obviamente querías aprovecharlo y conocer personas.

    Pero ese día en que para ti terminó un periodo, para tu mamá empezó uno nuevo y largo, el de la aceptación, y obviamente va a contradecirse mucho, pero ya verá que con los años, te apoyará, porque su amor es más grande que sus dudad y su temor.

    Te deseo suerte, cuidate, que es lo más importante y mucha mucha paciencia, disfruta tus pololeos, pero no sufras más de la cuenta, eso también depende de ti, en unos años más serás más independiente y podrás se aún más libre de vivir tus sentimientos.

    Un fuerte abrazo =)

    Javier, 22 años.

    Thumb up 3 Thumb down 0

  2. nicolas 18 agosto 2013 14:51 pm #

    Hola cristobal, me sentí identificado con eso del “chico bisexual”, es dificil y personalmente me pasaba que si bien me sentía atraído por chicos tmbn había una vocesita que decia “Que estas haciendo?, esto no es normal, dejalo todo, tu sabes lo que debes hacer” Es algo angustioso, aveces, aunque supongo que ahora soporto mas eso pues tambien conocí a alguien, ahhaha aun no le he podido dar la mano o abrazarlo en la calle, me paralizo, y ando casi como una piedra hahah, te juro que lo que mas querria sería gritarle al mundo que estoy con el, y que me gusta, pero me auto saboteo haha, quizas soy un poco raro tanto para heteros como apra gays, pero lo que te puedo decir de ese chico tuyo es que si hizo eso entonces te quiere mucho.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Gabriel 18 agosto 2013 23:17 pm #

    Estimado, no quisiera entrar en el plano de los consejos muy íntimos, pero sí quisiera mencionarte que esto es una etapa muy normal, por lo cual, debes tener paciencia y tolerancia, realmente darte cuenta que NADA es tan terrible y que esto no define tu vida en lo absoluto, pues no es nada más que una experiencia que te ha servido para aprender a convivir con todos los problemas que implica la vida.
    En estos momentos hay situaciones críticas en tu vida, pero cuando uno las aborda con deferencia, las cosas realmente cambian y no pesan el triple de lo que uno les permite que pesen.
    Date cuenta de lo que está a tu alcance para hacer y desde ahí empieza a obrar, de lo contrario, sufrirás un calvario anhelando lo que podrías hacer en otra vida, cuando aun eres muy joven y no posees muchas libertades por motivos obvios.
    Ten paciencia y te darás cuenta que las cosas no son tan terribles ni nada es tan grave. Incluso, es genial que en tu adolescencia y período de formación seas capaz de vivir cosas así y hacerte más fuerte y sabio :)

    Ánimo!!!

    Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Gabriel 18 agosto 2013 23:18 pm #

    PD: Como viñamarino, también entiendo mucho la situación…sobre todo en lo del ambiente chico y arribista.

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.