David, 25 años, Bucaramanga, Colombia

pic0007Hola a todos ustedes, me llamo David, tengo 25 años y soy un hombre homosexual, mis experiencias comienzan desde temprana edad, alrededor de los 4 años, quizás, recuerdo haberme fijado en un chico de pelo rubio, ojos claros y que era muy travieso, yo lo veía como una chico lindo y me gustaba la idea de ser su amigo, nunca tuve el valor de entablar amistad porque de hecho yo era muy tímido y no solía socializar con casi nadie.

Así pasaron los años, en segundo un chico me hizo quedar como un bobo por un intercambio de unas estampillas, se suponía que la mía valía más, y pues la intercambié por una de menor valor y otro chico me defendió y me dijo que la devolviera o algo así, y pues desde ahí me llamó la atención, era inteligente y tenía un sentido de la justicia que me gustaba mucho, y pues recuerdo quería entablar amistad con él, pero yo no era un niño muy sociable, era algo sensible, pero para nada afeminado, solo que me sentía cómodo hablando con mi mamá, mi hermano, y uno que otro amigo, y una prima, el relacionarme en mi niñez fue algo complicado.

En tercero de primaria me trasladaron de colegio y conocí a nuevas personas e hice nuevos amigos, mis profesores me querían, recuerdo que tenía dos amigas y uno que otro amigo. No me llamaban la atención los deportes, ninguno, y pues nunca tuve en primaria problemas por eso, pero igual siempre me preguntaba por qué no me gustaban, y de hecho descubrí que había cierta violencia y competencia, y eso jamás me ha gustado, me considero muy hippie (ni tanto jaja), me la pasaba jugando en mi casa con mi hermano o inventando historias, o viendo televisión, y el estudio poco me llamaba la atención, aunque era aplicado y me iba relativamente bien.

En tercero, cuarto y quinto tuve siempre a chicos que me gustaban, aunque en ese entonces yo no lo sentía de esa manera, solo quería ser amigo, y lo que me llamaba la atención de ellos era su rebeldía, y sus travesuras, eran lo opuesto a mí, yo era tranquilo y un niño muy pacífico, de hecho todos me decían que parecía un angelito (era la envidia de muchas madres) jaja no mentiras.

Yo solo me imaginaba estando con ellos y compartiendo cosas juntos, jugando y hablando, pero siempre mi timidez me lo impedía. Recuerdo dos cosas que me hacen recordar que mi homosexualidad es algo innato, en tercero vi a dos chicos mirarse el pene y tocarse el pene mutuamente en el baño de chicos, y pues me causó mucha curiosidad, ellos estaban asustados y me dieron ganas de participar con ellos, pero luego pensé que no era buena idea, que era mejor dejarlos solos, y lo único que se me ocurrió fue ignorarlos, después se me olvidó quienes eran y pues me hubiera gustado hacerme amigo de ellos, pero no pasó nada.

Lo otro fue que en cuarto me imaginé con mi amor platónico desnudos besándonos en el techo de uno de los salones del colegio, todo era muy inocente, yo tendría como 10 años, pero la verdad, esos pensamientos fueron influenciados por experiencias sexuales consentidas con un primo de 20 en ese entonces, y pues solo había tocadas en las partes genitales y me acuerdo haberle hecho sexo oral, pero nada más, yo lo que más recuerdo fue que me la pasaba jugando desnudo con él, nunca me penetró y lo curioso fue que quise besarlo, pero él se negaba, y pues yo lo veía como experimentando, me gustaba y nunca lo vi como algo “malo”.

Fue mucho después que descubrí que había sido un abuso de tipo sexual, pero no fue una violación de hecho, pues todo se hizo de manera no violenta y siempre con mi consentimiento, si yo no quería pues no pasaba nada, pero después él creció y dejó de hacer eso conmigo, luego se lo conté a mis papás, y ellos se sorprendieron mucho, pues eso marco de algún modo mi confusión sobre mi sexualidad.

Ya a los doce tenías mis primeras fantasías, y siempre era con hombres, luego descubrí el placer de tocarme a mí mismo y descubrir mi sexualidad a través de mi propia exploración. Nunca me gustaron la niñas, en bachillerato recuerdo que andaba con un grupo de amigos hombres, éramos 4 y éramos muy juiciosos y a veces íbamos a la casa de tal amigo o así, para “estudiar”, pero la verdad nunca pasó nada de nada con ningún amigo, aunque siempre fantaseaba con mi amigo M.

Nunca me atreví a que algo pasara, y en décimo y once pues me llamaban “marica”, pero yo no les paraba a bolas a un grupo que me hacía bullying, recuerdo uno que molestaba mucho, tuve el valor de enfrentarlo y dejaron de molestarme él y su grupo. De hecho, los que me han molestado era porque tenían alguna confusión con su propia sexualidad, y ahora ya no los culpo por eso.

Mi primera relación sexual fue con un señor de unos 40 años a los 18. Lo contacté por chat, fui a la casa de él, y estuvo bien, me quedé esa noche con él, dormimos juntos y pues me gustó mucho la experiencia. Me trató muy bien, y me gustó despertar al lado de otro hombre, era genial, pero solo era sexo, no quería involucrarme con alguien tan mayor.

Luego conocí amigos gays, pero recuerdo que eran solo besos y caricias, nada sexual. Intenté con otro de 28, pero no pasó nada, porque era yo muy estrecho, yo era de los que creía en el amor y todo, de hecho todavía lo hago.

De los 12 a los 18 fueron años muy duros para mí, a los 15 me di cuenta de que era gay, y la verdad eso me trajo dolor y no lo quería aceptar, crecí en un ambiente católico, y pues tenía miedo de perder amigos, familia, etc. Pensé en cosas como el suicidio, pero luego lo dejé,  me enfoqué en ser mejor persona, en cambiar mi actitud frente a la vida, en dejar mi timidez, y fui poco a poco aumentando mi confianza en mí mismo, y haciendo amigos y  experimentado la juventud, rumbas, fiestas, etc., y tuve cuento con un primo de Bogotá, pero fue una mala experiencia.

En el 2009 conocí al que era el amor de vida, se llama C tiene ahora 26, tuvimos una hermosa relación durante más de tres años, pero por cosas de la vida, el amor se acaba, y nuestra relación creo ha llegado a su fin, de hecho yo había terminado a él en octubre del 2012  porque me había colocado los cachos, y terminé no por lo cachos, sino porque me sentí traicionado por el hombre que amaba, había llorado mucho, y sentí que mi mundo se hacía añicos. Hace dos meses lo perdoné y volvimos, pero me di cuenta de que la magia del amor que sentía se había perdido, y me descuidé en los detalles y lo romántico, y él lo notó y terminó conmigo. Ahora no sé qué pasará, pero me parece que lo nuestro llegó a su fin.

Yo salí del closet con mi familia a los 18. Bueno, mi mamá me sacó del closet, me preguntó si yo era gay y le pregunté qué pasaría si lo fuera, y ella me dijo que iba a comprender y a apoyar y pues luego le dije sí lo era. Luego lo supieron mi papá y mi hermano, para ellos fue duro aceptarme, pero lo tomaron bien, fue un proceso lento, de unos 6 años,

Después se enteraron mis otros familiares y de algunos tengo el apoyo y de otros no, pero es lo que yo esperaba, tengo amigos que lo saben y me quieren, y otros de la universidad no lo saben todavía, en mi antiguo trabajo antes de estudiar (no había podido por problemas económicos),  mis jefes me querían  y mis compañeros también, aunque yo nunca les dije en persona que era gay, ellos ya lo suponían  y   no sé cómo se enteraron, pero el caso es que eran muy gay-friendly.

Mis papás adoraban a mi novio, y lo siguen haciendo, es que él es de las personas que se dejan querer muy fácilmente por su personalidad arrolladora, yo todavía le quiero, pero no sé si lo sigo amando, ya no con la misma fuerza que antes.

Esta aceptación de mi mismo, no fue para nada fácil, ha sido largo y a veces agotador, era muy bipolar y he tenido grandes conflictos conmigo mismo, pero he tomado impulso, he sido valiente y me empecé a amar, así como cuando amas a tu madre o a un novio o novia, todavía me sigo amando, y eso es primordial para amar de verdad a los demás, el amor homosexual existe, es verdadero, es genuino, el amor se da en cualquier lugar de este mundo, hasta el más alejado y más oscuro puede haber amor verdadero.

El desamor duele también mucho jeje,  por ahora estoy tranquilo, esperando en silencio que las cosas vuelvan  y tomen forma, no estoy angustiado ni estoy preocupado por el futuro, quizás más adelante… sueño con un hombre al que le guste la naturaleza, que ame a los animales, que quiera vivir una vida sencilla y ecológica, que le guste leer, la espiritualidad, compartir momentos lindos y bellos, de pronto si se puede tener hijos, criarlos en el amor y en el respeto al otro.

El amor entre hombres existe, doy fe de ello, para los que buscan, y no encuentran, sigan buscando, sean pacientes, y para los que tienen pareja, me alegra por ellos, que sean felices, mientras dure esa felicidad, porque así como viene el amor también se va. Por ahora quiero ser soltero, aunque de pronto tengo la esperanza de hacer nuevos amigos por este medio, y algo más.

Para aquellos que piensan que somos muy promiscuos no es del todo cierto, hay personas que creemos y le apostamos al amor,  y para aquellos que les cuesta buscar amor, es muy simple, no busquen a personas que buscan sexo, aunque parezca difícil, habremos muchos que buscamos también amor, porque para qué mentir, el sexo como placer es algo rico, pero es más rico cuando se está enamorado, es otro nivel de experiencia, y doy prueba de ambos.

No desfallezcan aquellos que buscan el verdadero amor, no se dejen contaminar por el ruido a su alrededor, crean en ustedes mismos, crean en su propio corazón, crean en un mejor futuro, porque el que no sueña, está muerto en vida y el amor es más fuerte que el odio.

Nota: La homosexualidad es algo natural, siempre lo he sido, desde antes de nacer, y no me arrepiento ni un segundo de que mi vida haya sido como fue,  pues he experimentado cosas realmente hermosas, y otras feas, pero de igual manera, todo ha sido para mi propio crecimiento como ser humano, mi consejo es que arriesguen todo, a vivir, a dejar de pensar en lo que dicen los demás, sueñen y no dejen que nadie les que quite su propio poder, sus propios sueños.  Vivan y gocen, pero con responsabilidad,  siempre pensando en el otro. Sean ustedes mismos, no se prohíban nada, experimenten lo que puedan, pero asumiendo el riesgo, no le tengan miedo a cometer errores, de ellos aprendemos un montón, sean valientes, pero humildes, y dejen que sus corazones brillen con luz propia.  Me despido, que pena si ha sido mucha carreta, pero quería compartir un pedazo de mi corazón con ustedes. Saludos y gracias por haberme leído. 😀

photo by: sekushy
0 comentarios URL corta
Roberto, 23 años, Concepción
Hola, ¿cómo están? Me llamo Roberto y necesito ayuda o algún consejo para poder sobrellevar lo que me está ocurriendo. Bueno, les cuento que el año pasado pude recién aceptar que soy homosexual, ya que antes de eso vivía escondiéndome por evadir la evidente discriminación que existe; crecí con am...
Emilia, 17 años, La Serena
Hay un día en el año que es muy importante para mí. Este día siempre suelo dar grandes pasos en mi vida. Lo he transformado en una especie de ritual, de algo que debe ser así, una especie de meta. En este día me atrevo a hacer cosas importantes y durante estos últimos tres años ha sido así. He cumpl...
León, 21 años, Valparaíso. Chile.
Hola, mi nombre real lo mantendré reservado, pero me apodo León. Vivo en Valparaíso desde pequeño, estudio en una tradicional privada y vivo con mis padres. Me motivó escribir en este sitio porque a pesar de que soy inmensamente feliz con mi vida, siento que me falta cumplir con el deseo de tener un...

No hay comentarios.

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.