Max, 21 años, Concepción

El inconsciente es esa parte de mí que permanece a pesar de todo, demuestra la esencia de mi persona, no lo puedo combatir, por más que trato.  Me demuestra que a pesar de mis intentos de poder remediar ciertas cosas debo guiarme por mi esencia y mejorarla. Simplemente soy yo, actuando por inercia, por mis más profundos sentimientos que esta sociedad me obliga a oprimir, para seguir este estúpido canon de normalidad.

Me he dado cuenta a mi corta edad que no soy el único que sufre por ello, lamentablemente el medio es más fuerte y no lo puedo combatir solo. Tengo miedo sobre lo que me deparará el futuro; estoy en un punto en el que no estoy seguro de mi esencia, tengo miedo de tomar la decisión errónea, tengo miedo de herir a los que más quiero, simplemente tengo miedo de no ser amado, por mis amigos, mi familia, Dios.

A medida que pasan los años, el carácter se vuelve más fuerte, vas determinando quien serás a partir de ahora, de ciertos momentos. Durante mi vida he sufrido cosas que no deberían existir, a la edad de 5 años me violaron, siempre he pensando que fue un gatillante de cómo me siento ahora. Pero es parte de mi vida, lo he aceptado, sé que lo que siento ahora no lo puedo remediar con nada, porque es lo que la vida ha hecho de mí. Debo lamentablemente vivir con esto y ser feliz, y muy agradecido de ella, de la vida, puedo decir que lo he superado, me da mucha pena pensar que algo que uno ve tan aislado, que mis papás ven tan lejano, me haya pasado a mí. Pero es algo egocéntrico pensar estas cosas pasan solamente a otras personas, que pasan solo en la televisión, estamos en la vida real, hay que aceptarlo, vivir, vivir increíblemente y ser feliz con todo lo que ella implica.

Hoy al igual que todos los días de mi vida, me sigo descubriendo, y aprendiendo a amarme tal y como soy, es un proceso largo y creo que nunca parará. Pero si no me puedo amar a mí, cómo puedo siquiera pensar en amar a otros y que ellos me amen.  Si el amor es lo más importante que existe en la vida, no son egresar de mi carrera, tener una casa grande, un gran plasma, el mejor auto, etc.; lamentablemente lo más importante de la vida es algo que no podemos comprar ni con la mayor cantidad de dinero del mundo, el amor es un tesoro, el amor es algo que no se puede explicar porque es puro, el amor no mata, el amor no maltrata, el amor no pide nada a cambio, el amor es lo que el mundo necesita.

Ahora que pienso, lo más importante que aprendido hasta ahora, es que somos seres espirituales teniendo una experiencia compartida. He aprendido a no tener dentro de mí, el mayor mal de este mundo, el ego, Ego-centrismo, Ego-ismo, Ego-tismo. He aprendido a amar, a respetar y hacerme respetar. Cuesta un montón, cuesta demasiado dejar de pensar en uno, pero es lo correcto.

Con la felicidad no se juega, así que fuerza, hay que darle fuerza al alma para continuar. Y recordar que no somos los únicos, una voz sincera es mucho más fuerte que cualquier multitud, seamos felices, así que empecemos amar. Creo que nadie quiere terminar solo en esta vida, busquemos amor, dando amor, siendo sinceros, reales, honestos, con fuerza y valentía, es lo único que se requiere, suena bonito decirlo, cuesta, me cuesta hasta escribirlo, pero es lo que se requiere y por lo menos yo, empezare a aplicar.

ANIMOS, LA VIDA ES UNA SOLA, LA OTRA YA NO LO RECORDAREMOS.

photo by: kalyan02
2 comentarios URL corta
Camilo, 21 años, Punta Arenas
Desde pequeño sentí atracción por el sexo masculino, bajo el alero de la educación católica siempre lo oculté, pensando que estaba equivocado en mis sentimientos. En los vestidores miraba a mis compañeros por el rabillo del ojo, sin que se diesen cuenta, 10 minutos que se hacían eternos, excitantes....
Rafael, 13 años, España
Hola, me llamo Rafael, tengo 13 años y soy gay (o eso creo). Con esto me refiero a que no lo tengo claro, pero tengo más puntos a favor de serlo a que no. El caso es que esto lo sabe únicamente una persona: mi mejor amiga. Ella es la única que me entiende y me respeta, y me está ayudando un montón; ...
Edward, 18 años, Bogotá. Colombia
Hola, un saludo desde Colombia a todos los que empezarán a leer mi historia. Quiero agradecer a esta página por permitirme contar mi historia, esto es realmente importante para mí, he estado leyendo las demás historias y son muy profundas y conmovedoras, me he identificado con muchas. Bueno, t...

2 Respuestas a “Max, 21 años, Concepción”

  1. Fabián 15 mayo 2013 23:56 pm #

    Max, hermoso el mensaje que compartes con nosotros, pero lo que más me agrada de tu testimonio es ese positivismo que emana de él, a pesar de todo lo que te ha tocado vivir en el pasado. Estoy seguro que el amor pronto llegará a tu vida, pues todos lo necesitamos en nuestras vidas. Saludos y bendiciones para ti. 😀

    Thumb up 1 Thumb down 0

  2. Daniel 16 mayo 2013 18:03 pm #

    el amor nos hará sentir mejor, asi tarde en llegar mucha suerte y recuerda que uno nunca vive un dolor que no pueda soportar. ojala te encuentres bn muchos saludos!

    Thumb up 1 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.