Fabián, 23 años, Santiago

June 2012B (17)Hola equipo de Joven Confundido, les quiero aportar con mi testimonio, pues sé que es un aporte y lo hago también en agradecimiento por toda la ayuda brindada en este tiempo, saludos y bendiciones para todo el equipo que está detrás de esta labor social tan importante

Llegó el momento de compartir una parte de vida con ustedes, pues siento que llegó el momento de hacerlo y eso me pone muy contento. Creo que será algo extenso, pero pienso que vale la pena que lo lean completamente.

El año pasado, fue un periodo de nuevas experiencias, cambios importantes para mí, tenía dudas, o más bien temores con respecto a mi condición sexual, no me aceptaba como homosexual, aunque tenía consciencia de aquello.

Durante mucho tiempo (específicamente durante mi adolescencia)  nunca tuve pareja, porque yo mismo me aislé y me negué a esa posibilidad, pues no sentía atracción por nadie y pensaba que más adelante llegaría alguien por el cual llegaría a sentir algo, y lo que hice fue enfocarme solo en mis estudios y dedicar mi tiempo a ello.

En esa etapa de mi vida hasta me consideraba heterosexual, pues durante tu infancia tus padres te dicen que un hombre debe buscar una mujer con la cual formar una familia y tener hijos, uno se convence de eso.

Cuando entré a la universidad conocí más gente y en esta nueva etapa yo intenté no estar tan solo (salir de mi burbuja como yo lo denomino), formando nuevas amistades y abriéndome a la posibilidad de experimentar en el ámbito de pareja.  Al principio sentí atracción por algunas chicas, pero dicho interés fue solo por la forma de ser de ellas, pero era algo pasajero, ya que en ningún momento sentí atracción física, ni sentimientos por ellas.

Pero al observar a los hombres, todo era diferente, fantaseaba con ellos y me agradaba mirarlos, pero no llegué a sentir una atracción por nadie.  Eso mismo me hizo pensar, y empecé a cuestionarme ¿por qué no me atraen físicamente las mujeres, pero los hombres si?, ¿seré homosexual?, ¿por qué no siento nada por nadie? y muchas dudas más se pasaban por la mente, ahí recién empecé a darme cuenta que algo pasaba en mi que debía aclararlo de algún modo, pero como de costumbre me aislaba dentro de cuatro paredes y no hacía nada por resolver aquello dejando pasar el tiempo.

A mediados del 2011, empecé a sentirme bastante solo y llegó la necesidad de compartir con alguien, tener una pareja y no sentirme tan vacío. Nuevamente me llenaba de interrogantes, pero la única forma de saber lo que realmente quería  era afrontar lo que me pasaba y entonces me decidí a conocer a más gente y empecé a buscar por internet.  Mi intención en ese minuto era conocer tanto a hombres como a mujeres, pero la atracción que sentía por los hombres era cada vez más fuerte, me di cuenta que las mujeres no me provocan nada.

Entonces pensé seriamente que a lo mejor era homosexual y continuando con mi búsqueda decidí conocer a gays para aclararme un poco.  Conocí a varios chicos durante unos meses por esta vía, pero solo tenía conversaciones virtuales  o video llamadas, hasta que un día en marzo del año pasado conocí a alguien que me pareció interesante con quien nos juntamos para conversar.

Cuando nos reunimos, él me llamó mucho la atención, me agradó bastante, fue una conexión especial algo que nunca antes había experimentado, no dejaba de pensar en él.   Después de ese encuentro nos seguimos viendo, me sentía a gusto con su compañía, era algo nuevo para mí que me gustaba mucho, de a poco me enamoré de él, hasta que le pedí pololeo.

Al principio todo fue maravilloso, yo estaba muy contento por ello, se formó una relación algo inocente, pues teníamos poco tiempo para estar juntos por diversos motivos que no vienen al caso, pero en esos momentos nos expresábamos lo que el uno sentía por el otro, aunque solo nos besamos (algo que me gustó bastante aunque la primera vez estuve nervioso), a parte no llegué a tener relaciones con él.

Cada día que pasaba, estaba más convenciendo que yo era gay. Sin embargo, no todo estaba tan resuelto en mi mente como yo creía, toda esta situación me hizo plantearme muchas cosas, pues era algo que solo yo sabía y las interrogantes cada vez eran más, cómo enfrentaría esta nueva situación frente a mi familia, frente a mis amigos, sentía un peso muy grande sobre mis hombros y no sabía qué hacer, llegué a pensar que estaba viviendo dos vidas paralelas  una junto a mi pololo  y otra muy distinta frente a la gente que me conocía,  les mentía y eso me incomodaba.

Nuevamente los temores e inseguridades se apoderaron de mí quise escapar de esto, pensaba tal vez que debido a mi soledad busqué refugio en alguien y en él lo encontré, o que tal vez aún no estaba listo para ser homosexual y que quizás todo era una idealización de mi parte.

Todos estos fantasmas hicieron que yo buscara distanciarme de mi pololo para terminar la relación con él y así lo hice, pues consideré que era lo más sano (en ese minuto), pues mientras yo no estuviese totalmente claro en lo que quería y en lo que sentía  no podía estar con nadie a quien después pudiese dañar.

No fue fácil hacer eso, pues renuncié a algo que realmente quería y me agradaba, fue difícil para mí, pero después de cometer aquel error no había vuelta atrás, ese peso que experimentaba en vez de disminuir se hacía cada vez mayor, pues aun estaba mintiendo tanto a mi familia como a mí mismo, me estaba ahogando en mis propios pensamientos y no hallaba como encontrar el rumbo extraviado.

Esto me llevó a un estado depresivo, pasaba desanimado, no tenía ganas de nada, me distancié de mis amigos, por la noches siempre lloraba, pues me sentía completamente solo. Lo único que deseaba era despertar de esta pesadilla en a que estaba viviendo y así estuve durante de tres meses, hasta que un día no aguanté más, tenía la necesidad de respirar, y me desahogué con mi madre.

Ella me notaba extraño hace tiempo, pero no tuve el valor de decirle antes lo que me sucedía, pues cuando me preguntaba del tema, yo la evadía, tenía temor de que al confesarle lo que me pasaba ella tuviese una nueva recaída en su tratamiento de la depresión, ya que llevaba mucho tiempo en ello y lo ha pasado muy mal.

Cuando le conté todo quedó sorprendida en su minuto, me vio llorar, me abrazó y me dijo que debía confiar en ella, me dijo que debía buscar apoyo psicológico para aclarar mis dudas y solucionar mis enredos mentales.

Después de esto decidí buscar ayuda y para fortuna mía di con esta página, leí varios testimonios, sintiéndome identificado con algunos relatos, lo que me permitió decidirme y envié una pregunta. Ese fue el primer paso de esta nueva etapa como yo la denomino, recibí una respuesta de parte del equipo de Joven confundido y me ofrecieron apoyo psicológico, hice los contactos y comencé mi terapia a principios de noviembre.

En este tiempo sirvió para que yo realizara una introspección, para encaminar el rumbo extraviado de mi vida y crecer como persona, con mucha voluntad y ganas en estos meses, resolví todas mis trabas mentales, me acepté definitivamente como homosexual, le conté a mi padre y gracias a Dios, él se lo tomó de buena manera, pues nuestra relación no es muy cercana, y no sabía cómo sería su reacción en ese minuto, pero soy un afortunado por ello.  También le he contado a varios amig@s contando con el apoyo incondicional de ellos.  En mi casa todos lo saben, me respetan y me aman tal cual como soy, pues ser homosexual es solo un aspecto de mi vida y yo soy más que eso, soy un hombre y una persona que tiene mucho por entregar a este mundo.

Todo ha mejorado en este tiempo y ha repercutido en otros ámbitos de mi vida, ahora tengo más seguridad y sé lo que realmente quiero para, incluso en este tiempo he ido a discos del ambiente, he conocido a más personas homosexuales con las cuales me he sentido acogido y he compartido gratos momentos, incluso puedo decir que hay alguien que se está ganando mi cariño en estas semanas y eso también me tiene muy contento.

Bueno, aun me queda mucho por descubrir y aprender, pero la vida en sí es un constante aprendizaje, eso es algo que siempre debemos tener en cuenta.

Para finalizar, les quisiera agradecer por darse el tiempo de leer esto a tod@s l@s chic@s que visitan esta página, a ustedes les  digo honestamente que disfruten de su vida, hagan lo que sientan verdaderamente, no se repriman y no hagan caso de lo que el resto les diga, pues cada uno es dueño de su vida y uno decide que es lo que quiere para ella.

Siempre traten de ver el lado bueno de las cosas que suceden, aunque éstas sean difíciles y nos hagan mal, pues siendo positivos todo será menos complicado, todo tiene solución y por último, si necesitan desahogarse háganlo, sobre todo si cuentan con alguien en quien confiar, conversar ayuda mucho en estos procesos, pero si no tienen a nadie a su lado no se desesperen, les cuento que escribir ayuda mucho, esto lo digo por experiencia y pueden recurrir a este espacio como yo lo hice.

CARIÑOS PARA TODOS Y PERSEVEREN POR LO QUE QUIEREN PUES LA FELICIDAD ESTA AL ALCANCE DE SUS MANOS

photo by: Lord Jim
4 comentarios URL corta
Andrés, 18 años, Chicureo
Hola mi nombre es Andrés y tengo 18 años, vivo en Colina , Chicureo y les voy a contar mi historia. Desde chico siempre me sentí atraído por los hombres y nunca sentí ninguna atracción hacia las mujeres, estaba en un colegio cuico, donde la gente era de mente cerrada, sufrí bullying durante seis ...
Elena, 20 años, Chile
Hola gente de Joven Confundido, mi nombre es Elena y tengo casi 20 años. Hace unos años ya que acepte mi bisexualidad, tuve una pareja mujer a la cual amé mucho, pero ella lamentablemente con sus celos mató la relación. Actualmente, estoy emparejada con un hombre del cual estoy enamorándome de nu...
Patricio, 24 años, Arica. Chile
Me llamo Patricio, tengo 24 años y estudio Ingeniería en la ciudad de Arica, Chile. Desde hace años luchaba contra mí mismo, porque tenía una atracción con los hombres y no con las mujeres, incluso cuando tenía 17 años anduve con una amiga, pero no duro mucho. Al entrar a la universidad fue todo ...

4 Respuestas a “Fabián, 23 años, Santiago”

  1. fernando 20 mayo 2013 15:22 pm #

    Hola. Me identifiqué con tu experiencia. Y la verdad es que siempre debemos desahogarnos con alguien y buscar la ayuda profesional. Yo tengo 22 años y pasé un proceso difícil pero al final me liberé y me he aceptado completamente. Es excelente terapia el escribir y platicar lo que nos pasa como dices. Saludos desde México, Michoacán.

    Thumb up 2 Thumb down 0

  2. Andrés 20 mayo 2013 15:35 pm #

    Muchas gracias por tu testimonio, espero que tu situación vaya mejorando cada día, yo igual soy gay desde muy chico, lo asumí a los 16 y el año pasado se lo dije a mi madre la cual me apoyo mucho e incluso es la primera persona a la que le dije de todas las demás, siendo la familia creo el paso más difícil al salir del clóset, a mis amigos no le he dicho todavía y no creo que se lo diga, sería como un auto suicidio, tengo amigas intimas y a mi mejor amigo, pero siempre me acobardo, estuve así de contarselo así!!!!, pero se me nubla la mente, bueno ahora estoy en 4° medio y creo que cuando vaya al último día en noviembre les contaré a los más intimos, a ver si ahora no se me traba la lengua.

    Un saludo y se seguro de tus cosas, no como yo jaja!!

    Chau!!

    Thumb up 1 Thumb down 0

  3. mathias 14 junio 2013 20:48 pm #

    fabian me gustaria mucho hablar con tigo. pues yo tengo muchas dudas de mi sexualidad pero estoi seguro de que soi gay tengo miedo de contarle a mi familia tengo 18 años vivo en santiago ojala me respondas el mensaje y tienes mucho valor y coraje en haberles contados a tus padres y amigos. (:

    Thumb up 2 Thumb down 0

  4. Ignacio. 13 enero 2015 22:04 pm #

    Tu testimonio es muy esperanzador. Yo aún no he salido del closet, ni me atrevo a vivir mi homosexualidad en forma plena, pero tengo esperanza en que esto cambiará pues hace ya un tiempo he dado pasos importantes en esa dirección. Gracias por compartir tu testimonio.

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.