Felipe, 20 años, Temuco

ConfidenceHola, mi nombre es Felipe, tengo 20 años, vivo en Temuco, soy el menor de 3 hermanos y esta es mi historia. Desde de una edad muy temprana me sentí distinto en cuanto a mi sexualidad (y en gustos en general), de pequeño nunca sentí que encajaba en la horma de lo que se suponía que era lo “normal”. Quiero aclarar que de pequeño no sufrí abuso de ningún tipo y mi infancia fue muy feliz, mi familia es muy cariñosa, mis padres siempre me han apoyado en mis decisiones y tengo muy buena relación con mi papá y con mi mamá.

Para que voy a mentir, siempre me he sentido gay. Sin embargo, a los 16 me asumí como tal y  decidí dejar de mentirles a mis amigos/as. Les conté a todos mis amigos cercanos  y todos tuvieron una muy buena aceptación y nunca sentí algún cambio en la amistad. Con lo que respecta a mi familia, le conté a mi mamá, pero ella lo tomó pésimo, estuvo mal durante unos días, pero después nunca más me preguntó del tema (francamente, no ha sido impedimento para vivir mi vida plenamente). El único de mi familia que sabe y me pregunta es mi hermano del medio, él no tiene ningún problema, me apoya, se preocupa y me ama.

Mi historia no es para pedir consejos ni nada de eso, sino que para decirles a todos aquellos y aquellas que se encuentran mal, tristes, infelices por el hecho de ser homosexual, que encuentren esa fuerza interior (que todos tenemos) para asumirse como tal, educar a la gente que los rodea (esa gente que nos señala, esa gente que no sabe, esa gente que nos grita maricón en la calle, esa gente que nos hizo bullying cuando chico y a toda esa gente), que se quieran, se respeten  y que nada es tan terrible. A veces la vida se ve súper oscura y todo mal, pero crean que no siempre es así y que todo está en la fortaleza, el tiempo se encarga que las cosas queden a su favor, por muy tormentoso que sea el camino.

Son palabras de aliento para todos y todas las personas que en este momento se sientan con miedo y con pena.  No lloren y no se torturen, crean que nosotros estamos en este mundo para hacerlo un lugar mejor para las próximas generaciones, tenemos que cambiar el mundo de a poco para que las generaciones que vengan no sufran lo mismo que nosotros, somos personas que tenemos por obligación el enseñar a todos que el amor no es exclusivamente entre hombre y mujer.

Chiquillos/as, no pierdan más tiempo con negatividad, arriba la mirada y con decisión salir al mundo, sin closet y sin miedo.  Fuerza, muy buena iniciativa esta página y si yo pude, ustedes también pueden. Ánimo y sí, sí se puede ser feliz siendo gay.

photo by: Symic
1 comentario URL corta
Nicolás, 27 años, Concepción
Hola. Me llamo Nicolás y soy de Concepción. Tengo 27 años y quería contar un fragmento de mi historia de vida. Es extraño, pero mi proceso de homosexualidad no fue tan claro como otros casos que he leído. Me gustó una niña por primera vez a los 7 años. Era de dos cursos más arriba que yo y se llamab...
César, 39 años, La Florida
COMO HOMOSEXUAL PUEDES SER UN GRAN PAPÁ Hola mi nombre es César, tengo 39 años y soy de la comuna de La Florida en Santiago de Chile, y hace cuatro años me vi obligado a salir del closet frente a mi familia y públicamente en todos los medios de prensa escrita, tv y radial, por el hecho de ostenta...
Ricardo, 24 años, Chile
Hola, mi nombre es Ricardo, tengo 24 años y pertenezco al sector alto de la sociedad. Salí de un colegio de Elite y de curas, donde las madres de mis compañeros iban a misa diaria, pero podían tratar pésimo a la persona que trabajaba en la casa. Toda mi vida me pregunté y tuve dudas sobre mi sexu...

Una respuesta a “Felipe, 20 años, Temuco”

  1. Andrés 3 abril 2013 21:10 pm #

    Me encanto que tus amigos y parte de tu familia te apoyara, lo de tu madre es entendible, creo que ninguna está preparada al 100 % para recibir la noticia, sólo dale tiempo y lo entenderá, yo igual estoy en ese dilema para salir del clóset, sólo lo he hecho con mi mamá que me empezo a apoyar de gran forma e incluso ahora me pregunta si tengo algún chico en mente que me guste jaja, vez como ha mejorado con el tiempo, todos tenemos un ritmo distinto y te asuro que tu madre se dará cuenta tarde o temprano de lo que es en verdad tu felicidad, que es siendo tu mismo y no ser alguien a quien todos desconocemos ante los demás.

    Un abrazo y que tengas un buen día.

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.