José, 16 años, Santiago

Hola, quiero empezar este testimonio agradeciendo a los creadores de esta página por darnos un medio para desahogarnos y encontrar historias similares a las nuestras.

Mi historia comienza así: siempre fui un niño tímido. Los recreos del colegio consistían básicamente en sentarme y ver a los demás jugar. Sumado al hecho de que no me gustaba mucho el fútbol, me gané el privilegio de ser llamado gay por varios de los hombres de mi curso. Hasta que un primer día de clases llegó un amigo a mi vida. Con él tuve una amistad que por cosas del destino ya no es la misma que era antes. Éramos los mejores amigos, hacíamos todo juntos, nos quedábamos a dormir en la casa del otro, etc. Hasta que me enamoré de él.

Yo nunca antes había sentido algo así por otro hombre. Me habían gustado niñas de mi curso, pero como es de esperar, la timidez me jugó en contra. Volviendo a lo otro, todo este año lo estuve viendo en secreto. Y como no soy de fierro, caí en una pequeña depresión. Tratando de resumir, me di cuenta que en verdad estaba obsesionado con él y como esto me hacía mal, lo olvidé. Fue difícil, pero lo logré.

Por esa ”depresión” me puse a cuestionar la amistad de mis otros amigos. Mi círculo social siempre estuvo acotado a mi colegio, y más específicamente, a mi curso.

Me alejé de mi curso y busqué en otros. Para mi suerte, encontré excelentes amigos en un curso dos años menor que el mío. Entre estos amigos se encontraba uno en especial. Desde que nos conocimos me di cuenta de que algo raro le pasaba cuando yo estaba cerca. Siempre que lo descubría mirándome, él corría la cara; no hablaba mucho y además de otras cosas, empecé a dudar de él. Y mis dudas estaban en lo correcto, era homosexual. Y yo le gustaba. Eso me hizo acercarme a él.

Cuento corto, estuvimos ”andando” por unas dos semanas, hasta que se fue a otro país. Quedé devastado y ahora mismo estoy tratando de olvidar. Esta experiencia hizo que pudiera aceptarme como bisexual, ya que antes me daba hasta incluso asco a mi mismo.

Bueno, muchas gracias por darme una oportunidad para poder contar lo que me pasa.

photo by: VarsityLife
2 comentarios URL corta
Sebastián, 20 años, Chile
Soy un joven de 20 años, varonil, alegre, estudio una carrera creativa y tengo grandes expectativas a futuro. Para todo el mundo soy un tipo heterosexual, aunque tal vez existe alguien que sospeche lo contrario. Les contaré mi experiencia de aceptación, algo que es muy difícil debido a los prejui...
Martín, 20 años, Las Condes.
Bueno, ni me acuerdo cómo conocí esta página, pero desde que la encontré ha sido de gran ayuda para mí. Mi historia parte desde que yo era muy chico. Siempre encontré que me llamaban la atención los hombres, me llamaba la atención un buen cuerpo y la amistad que se podía dar entre hombres, siempr...
Pablo, 25 años, Santiago
Soy Pablo, tengo 25 años, actualmente soy profesor y trabajo en Santiago. Desde el año pasado empecé a preguntare sobre mi orientación sexual, ya que desde hace muchos años que no pololeo, yo me considero heterosexual y a los 18 tuve mi primera y última polola. No he tenido relaciones con nin...

2 Respuestas a “José, 16 años, Santiago”

  1. Javier 25 diciembre 2012 4:13 am #

    Mis palabras van a sonar poco empáticas. Pero es lo más normal del mundo quedarse enganchado y sufrir en las primeras experiencias. Es común pasarse películas de estar viviendo poco menos que LA GRAN EXPERIENCIA de la vida, creer que como él no hay otro, considerar que esa persona es única, extraordinaria, que sin él tu vida no será lo mismo…. Pero después de algunos años, vas a darte cuenta que simplemente fue una etapa, un aprendizaje y podría incluso llegar a formar parte del anecdotario cuando lo recuerdes y te quedes pensando ¿cómo pude comportarme así?. Créeme que todo el mundo se enganchó alguna vez cuando vivió sus primeras experiencias, pero después cuando madures más y alcances un pensamiento más adulto te vas a dar cuenta que se transformarán en “especiales” sólo aquellas personas con las que compartas una complicidad mayor

    Thumb up 4 Thumb down 0

  2. Javier 7 abril 2013 2:58 am #

    es increible como nuestro entorno puedo interferir en nosotros, espero vayas al taller del 20!

    Thumb up 1 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.