Carlos, 29 años, Chile

Hola, soy Carlos y escribo para contarles mi historia, básicamente para que los que son más jóvenes que yo y están pasando por el difícil periodo de tomar decisiones y asumir lo que es evidente lo hagan y con orgullo.

Tengo 29 años, desde muy pequeño siempre supe que me gustaban los chicos, hasta  muy avanzada edad no tuve ningún tipo de contacto amoroso o sexual con otros hombres, tampoco mucho con mujeres, fui a la universidad, tuve un par de aventuras y finalmente me atreví a conocer a otro chico, me enamoré y en definitiva cambio completamente mi vida. Al enamorarme, me di cuenta que esta persona realmente podía ser alguien para que acompañe mi vida, hasta allí solo intentar lo que era evidente, tuve mis primeras experiencias sexuales que terminaron por ratificar lo que siempre quise negar, a todo esto ya tenía 24 ó 25 años.

Las cosas de la vida hicieron que nos separáramos, pero yo ya tenía una convicción, yo era homosexual y no era solo un impulso sexual al cual podría dominar, de aquí en adelante la cosa se puso más difícil, había que empezar a vivir la vida como me había tocado vivirla, siendo un gay feliz.

Poco antes de terminar la universidad tuve la valentía de contarle a la 1ra persona de mi condición, mi amigo (heterosexual, de eso no tengo dudas) me dijo “amigo por fin eres capaz de contarme lo, me alegra de poder ser parte de tu verdadera vida, estoy aquí para siempre”, después de él los siguientes amigos fueron más fácil de hacerlo, algunos no reaccionaron bien, me abandonaron y en otros casos también recibí insultos, pero un gran numero de amigos se mantuvieron allí y continúan siendo muy buenos conmigo.

Después de contarle a mis amigos, me sentí con la libertad de salir conocer gente, ir a la disco, tener citas a las cuales muchas veces mis amigos sirvieron de cómplices para que mi familia no se entere, fue una etapa divertida (por supuesto, no Olvidar cuidarse), yo creo que todos los gays vivimos más o menos los mismos procesos, unos antes y otros más tarde, pero en definitiva, estos pasos nos van llevando a nuestra propia aceptación total.

Este año yo ya era un trabajador, eternamente soltero para los ojos de mis papás, buen hijo y una infinidad de buenos valores que mis papás resaltaban y que les hacían consultarme cada vez que por qué no encontraba a una chica a mi medida.

Llegó la fecha de mi cumpleaños y yo ya sentía la necesidad de contarles mi verdad, ya estaba preparado, estaba seguro, ya no me sentía indefenso, ya no soy un niño, sin experiencia, ni tímido como lo fui cuando pequeño, ya no necesitaba de su sustento si es que rechazaban lo que soy, de todas formas fue un momento muy muy difícil, papá hacía como que ni siquiera me escuchaba, mamá solo lloraba.

Fue un momento duro, me sentí desamparado, pero las cosas cambiaron rápidamente, un par de días después papá me dijo “Hijo, yo soy un hombre viejo y de verdad que no entiendo de estas cosas, pero los papás estamos para hacer felices a sus hijos y no para causarles tristeza”, después de esto el resto de la familia se enteró rápidamente, mis primos y tíos han sido muy cariñosos, algunos solo se han echo los locos, pero de ninguno he sentido rechazo.

Hoy, ya próximo a cumplir 30 años, puedo decir que soy un hombre gay y feliz, mis amigos verdaderos se mantuvieron, la mayoría de mi familia acepta lo que soy y me demuestran su cariño, mis hermanos han sido un pilar y no tengo dudas de que me aman y en el amor, aunque hoy por hoy no tengo una relación, las relaciones sentimentales que he tenido hasta aquí me han dejado buenos recuerdos, lindas experiencias y de las que tengo claro que he aprendido mucho.

Les dejo mi historia para que vean que no todo es oscuro, siempre hay luz al final del túnel, por cierto que hubo momentos de dolor, de sufrimiento en silencio, pero si vamos dando los pasos llegará el momento en que nos demos cuenta que al parecer ese eterno problema que teníamos (nuestra homosexualidad) se ha resuelto y no por dejar de serlo, sino por ser felices como somos y no pretender ser otra cosa.

Cariños a todos.

Carlos Eduardo

photo by: rolands.lakis
2 comentarios URL corta
Víctor, 23 años, Santiago
Soy un joven de 23 años, apunto de egresar de mi carrera. Hace mucho tiempo asumí mi sexualidad, pero mis padres aún no lo saben, o eso es lo que yo supongo. Mis amigos saben, algunos me conocieron ya asumido y a otros se los conté después. Me di cuenta que era gay cuando tenía unos 14 años, en e...
Anthony, 23 años, Ñuñoa
Hola soy Anthony, soy de Santiago-Ñuñoa e hijo único, tengo 23 años, estudiante de último año de diseñador de calzado y salí del closet a los 16 años. Primero que todo, me gustaría felicitar a las personas que crearon esta página, gran trabajo para todos los que nos comprendan. Quiero contar m...
Nicolás, 22 años, Santiago, Chile
Hola, agradezco a mi psicólogo que me enseño de esta página con el fin de encontrar alguna forma de apoyo para personas como yo, me gustaría compartir mi historia y estar abierto a escuchar consejos y/o criticas: Llevo poco más de 5 años notando que me atrae más un cuerpo masculino que uno femeni...

2 Respuestas a “Carlos, 29 años, Chile”

  1. marco 5 diciembre 2012 13:54 pm #

    Uhh !!! … me emocioné con tu história, me hiso recordar lo qe viví con mis padres, familia y amigos en gral.
    Si hay algo qe destaco de los chicos en gral. cuando se “destapan” al mundo por asi decirlo, es qe son tremendamente valientes en su momento sin saber las consecuencias de qe el contar una verdad oculta es lo mejor !! .. un desahogo total, te sacas un peso de encima :)
    … Ya a lso 30 … la edad es lo mejor es una etapa libre de todo.
    Saludos :)

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Pedro 25 diciembre 2012 22:52 pm #

    me ha recordado en gran parte a lo que he vivido, sería bkn poder compartir experiencias ya que al parecer hemos vivido casi lo mismo, y es muy difícil encontrar personas que sepan cómo te sientes… Saludos!!!

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.