Jaime, 28 años, Santiago

La enfermedad silenciosa

Mi primer gran amor es gay. Yo no lo acepté hasta que comenzamos a tener más confianza, a querernos… lloré tanto, pero debía ocultarlo, como dice The Cure, ‘Boy´s don´t cry. Hasta que lo acepté.

Ella era todo para mí, y ver que le gustaran las mujeres era tan extraño.  Laura era tan especial. Éramos amigos, pero yo la amaba.

Un día en mi trabajo le presenté a Mónica, una niña que Laura siempre veía en La Batuta, pero que le daba vergüenza hablarle. ¡Las casualidades de la vida que justo la mujer que Laura adoraba trabajaba conmigo! Por una parte me sentía menos hombre, pero por otro lado vi a una pareja formarse.

Compartíamos mucho los tres, y Laura tenía otra amiga lesbiana, con quien hablábamos de la vida, de música y me sentía muy cómodo. Pero seguía prendido con Laura, hasta que se oficializó el pololeo entre Mónica y ella, y yo me hice a un lado.

Estuvieron juntas por lo menos dos años. Se veían felices. Eran felices, pero no recuerdo qué fue lo que pasó que terminaron. Pero en buena.

La vida siguió su ritmo, dejé de verlas, no por una cosa de “no quiero verlas nunca más”, sino que se dio que cada uno comenzó otra vida. ¡Pensar que esto fue hace más de ocho años!

Hasta que supe que Mónica había muerto el año pasado de Sida. Realmente quedé mal. Pensaba “pobre Laura”… No me quise contactar con ella, pero por lo que me enteré, Mónica lo sabía desde hace mucho tiempo. Se trato de cuidar, pero de un momento a otro se fue todo al carajo. No quise tampoco indagar más, solo he rezado para que mi Laura querida no sufra.

El Sida es una enfermedad silenciosa, por eso escribo estás palabras. Háganse el test, usen protección. La vida es tan frágil que uno no se da cuenta y partiste.

Y para Mónica, siempre te recordaré con la canción “Words”. Nunca olvidaré tu simpatía y con cariño, te respeto mucho. Sé que hiciste feliz a mi primer gran amor, por eso te aplaudo desde la tierra.

Jaime.

photo by: Josef Seibel
2 comentarios URL corta
Muriel, 24 años, Santiago
Si bien me considero heterosexual, he descubierto que en el último tiempo de un momento a otro sin que yo lo buscara, una seria de personas en mi vida me contaron que eran gay o lesbiana, y no cualquier persona, sino que personas importantes y fue así como el mundo gay se fue acercando a mi vida, a ...
Carolina, 30 años, Santiago
Esta historia está contada desde el otro lado, desde quienes tuvimos que escuchar por primera vez “soy gay” y la idea de compartirla es dar a conocer las confusiones que se producen muchas veces en nuestras mentes y que nos llevan a actuar en forma errática. Yo crecí en una familia muy tolerante,...
Cony, 22 años, Providencia
Cuando supe que Francisca era lesbiana entendí muchas cosas. No sé cómo explicarlo, pero fue como que todo lo de ella siempre me había dicho es que era así. Ahora todo me calzaba. No es que la Fran sea rara o algo así. Es sólo que el hecho de ser lesbiana era justo lo que completaba su personalid...

2 Respuestas a “Jaime, 28 años, Santiago”

  1. Renzo 25 noviembre 2012 0:46 am #

    Es de hombres enfrentar las situaciones, sin importar la sexualidad
    Es más de hombres aún el saber cuando rendirse y plantar cara, y tu mi amigo, plantaste cara a esta situación, y saliste beneficiado de conocer a 2 mujeres espectaculares, con quienes debes haber pasado momentos espectaculares, ya que son lo mejor del mundo.
    Gracias a esta demostración tuya, me siento aún más orgulloso de ser hombre.
    Trata de contactarte con Laura, será algo que te hará bien a ti y a ella.
    Un abrazo
    Renzo

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Love 8 enero 2013 3:41 am #

    felcitaciones!! un tipazo!! te felicito! linda tu historia

    Thumb up 1 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.