Elsa, 22 años, Santiago

Hola amigos de “Joven confundido”, me encanta su causa y hago envío de mi testimonio porque me sentí muy conmovida con el de Julieta de Viña del Mar.

Bueno, mi historia comenzó desde muy pequeña, vengo de una familia de padres evangélicos, pero ellos se separaron cuando yo tenía siete años casi recién cumplidos, así que nunca fui inculcada bajo una religión en sí, aun así soy muy creyente y agradecida de Dios por darme las fuerzas y ganas de vivir. Puedo decir que incluso antes de que se separaran mis papás yo ya era distinta, peleaba con mi hermano por sus juguetes, sus autos y pelotas, no tomaba en cuenta mis muñecas y simplemente juntaban polvo.

Al ir creciendo me empecé a juntar sólo con hombres, en el colegio era la única mujer en los equipos de trabajo y hasta a veces jugaba a la pelota con ellos. Cuando estaba en séptimo básico me empecé a dar cuenta que me gustaba una compañera, que cuando se me acercaba me sonrojaba y al abrazarme sentía como mariposas en el estómago, me daba miedo, pero le dije a una compañeras que le dijeron a nuestra profesora jefe que me llevó a la orientadora, y esta llamó a mi familia que de inmediato me llevaron al psicólogo. Este al principio me dijo que a lo mejor yo me sentía así porque no crecí con mi mamá, yo tampoco me quería sentir así porque pensaba que le daría vergüenza a mi familia y a mis papás (a todo esto, mi hermana, hermano y yo quedamos con mi papá y nos criaron mis tías y abuelita paterna a quienes yo quiero mucho).

Desde esa fecha empecé a caer en depresión porque me seguía sintiendo igualmente atraída por las mujeres, entrando a primero medio nuevamente fui llevada al psicólogo pero fui como dos veces nada más, seguí cayendo en depresión y empecé a autoagredirme e incluso tomé pastillas, si no me hubieran llevado al doctor a tiempo me hubiera muerto porque eso mismo me dijo la enfermera. Ya tenía asumido que me gustaban las mujeres, pero no se lo podía decir a mi familia porque sabía que no lo aceptarían.

En segundo medio, tuve una gran desilusión porque una niña de tercero me decía que yo le gustaba pero nunca pasó nada, con los años me enteré que ella andaba diciendo que tenía a “una pendeja de segundo para el leseo” así que supe que se refería a mi, seguía lastimándome y no tenía ningún tipo de relación estable. Pololeé con dos hombres pero nunca me agradó incuso tuve relaciones sexuales con uno de ellos y fue la peor experiencia que puedo recordar, no me gustaba para nada ese contacto físico.

Yo en el liceo participaba en el grupo instrumental en donde conocí a un grupo de niñas que tenían los mismos gustos por la animación japonesa que nosotras. Ya cuando le confesé a mis amigas que era lesbiana ellas simplemente me dijeron un “ya sabíamos” yo les pregunté el por qué y me dijeron que a pesar de que no soy ahombrada, tampoco soy muy femenina porque detesto el arreglarme o pintarme, y cada ves que ellas hablaban de hombres yo era la única que no opinaba. Pero aun así yo seguía en depresión y mis amigas sufrían por cada vez que yo llegaba con algún corte nuevo en los brazos.

Ya en tercero medio comencé a fijarme en una niña del otro grupo de amigas del taller instrumental, pero yo me decía a mi misma que nunca pasaría nada porque era heterosexual, yo lo creía así porque se peleaba con una amiga mía por un personaje de anime. Con mi grupo nos empezamos a acercar más a ellas y a mi me empezó a gustar más, sufría porque no quería que me gustara hasta que un día en el cyber fuimos en grupo grande y nos intercambiamos correos, esto fue en el tiempo en el que el messenger era el bum. El día 5 de Julio del 2007, después de tantas veces que habíamos conversado por msn y en el liceo, nos encontramos nuevamente en el chat. Y salió el tema de conversación de si yo estaba soltera o no, ella también sabía que a mi me gustaban las mujeres y simplemente le daba lo mismo, yo le conté que me gustaba alguien pero sabía que era imposible porque era heterosexual. Ella me pregunto si la conocía y yo le dije que sí, me nombró a sus amigas, pero nunca me nombró a ella misma, así que no adivinó.

También me contó que nunca había pololeado con nadie, que simplemente esperaba a la persona indicada. Yo después le dije que para mí era un poco más difícil porque encontrar a otra mujer que le gustaran las niñas, y además le gustara yo, era complicado, y ahí ella me dijo algo que jamás olvidaré “a mi me da lo mismo si es hombre o mujer, con tal que me guste y me quiera esta todo bien”, yo no lo podía creer, la niña que me gustaba no era heterosexual como yo creía, así que me armé de valor y le confesé que era ella quien me gustaba, hubo una pausa en la conversación, ninguna escribía nada, hasta que después de unos minutos ella me dijo “de alguna u otra forma tú también me gustas”, yo estaba en las nubes y como sabía que no tendría el valor de decírselo en la cara le pregunte si quería pololear conmigo, a lo que ella me respondió que sí quería intentarlo.

Ese mismo verano fuimos juntas a la playa con mi familia, eso sí nunca les dije que era mi novia, para ellos era una amiga más, la única que sabía era mi prima menor, con la cual se llevó súper bien. Fue gracias a ella que empecé a salir de la depresión e incluso me hizo prometerle que no me cortaría más porque no quería perderla era lo mejor que me estaba pasando, fue un verano maravilloso.

Entrando a clases, ella se cambió a mi curso junto a una de sus amigas ya que la otra no aceptaba su relación conmigo, así que simplemente terminó su amistad. Pero un mes después de haber iniciado las clases aparece un ex-pololo mío que llegó a mi casa a contarle a mi hermana, la que le contó después a mi papá que este niño me había visto de la mano con mi novia en el metro. Casi morí mi papá prácticamente no me dejó decirle nada, le echaba la culpa a mi mamá, y me dijo que si no terminaba mi relación con ella me sacaría del liceo sin importar que ya estaba en el último año, y a ella le dejaría la embarrada también, incluso me dijo que me llevaría al instante al psicólogo para ver que tan enferma de la cabeza estaba, al día de hoy al contar esta parte de la historia me salen algunas lágrimas de los ojos porque la pasé muy mal.

Al día siguiente de esa discusión, llegué llorando al metro mis amigas me preguntaban que me pasaba y yo no les decía nada, sólo quería que llegara mi novia, cuando al fin llegó, me lancé a sus brazos y le pedía perdón, que yo no quería, pero tenía que terminar con ella, ahí les conté a mis amigas y a mi novia que había pasado exactamente, una de mis amigas me pregunto si yo quería terminar, yo le dije que no, después me preguntó si yo quería estar con ella y yo le dije que era lo único que quería, así que me dijo que no llorara más y que simplemente le mintiera a mi papá de que había terminado la relación aunque no fue nunca así.

Supuestamente si terminé la relación, mi papá y mi mamá me llevaron al psicólogo y esta habló primero con ellos, cuando yo entré me hizo contarle todo, yo me puse a llorar y le confesé que no había terminado mi relación. Ella me dijo que no me sintiera más, que yo no estaba enferma como mis padres creían y además si ya era algo de años es porque obviamente era así. Las sesiones siguientes volví a ir yo sola, luego citó a mi mamá, y luego a mi papá, pero él no fue porque creía que era una mala psicóloga por haberme dado el favor a mí. Mi mamá por el contrario me invitó a comer, conversamos y me dijo que no le quedaba de otra que asumir que tenía una hija lesbiana y me pedía perdón por no haberlo aceptado antes, pero igual me pidió que no estuviera con mi novia cerca de ella tomada de la mano o besarla frente a ella porque aún no se sentía lista para ello. Han pasado los años y aún no lo acepta plenamente, mi papá menos, pero el resto de mi familia si, hasta mi abuelita que yo creí que sería la más difícil.

Por el lado de mi novia su familia nunca se opuso para nada, siempre nos han aceptado y me quieren mucho porque les he demostrado que estoy enamorada de verdad, su familia nos dio su bendición completamente. Al día de hoy llevamos un poco más de cinco años juntas. Nos amamos, estamos en segundo año de estudios superior estudiando lo mismo, nuestras compañeras y amigas de curso nos aceptan sin problemas, y estamos en planes ya de vivir juntas.

Debo decir que no me importa para nada lo que opine la gente o mis seres cercanos, porque estoy convencida de que es lo que quiero para mi y que es MI vida por la que tengo que luchar, me amo, me acepto y me respeto tal como soy y lo mas importante estoy en paz conmigo misma y creo firmemente que es lo único que importa.

1 comentario URL corta
Paula, 28 años, Iquique
¿Acaso una niña de 18 años, sin saber de la vida, podría enamorarse a primera vista? ¿Sería este el amor de su vida? ¿Sería realmente amor? El pasar de los años explicaría, negaría o confirmaría todas esas inquietudes. Miles de dudas que se anidaban en esa cabeza para quedarse ahí un par de años. E...
Alexander, 25 años, Viña del Mar
Cómo empezar... yo creo que siempre supe que era gay, desde chico, aunque igual pololié con mujeres y mis primeros besos fueron con mujeres, siempre "sentía" cosas diferentes (y ricas) por los hombres. Creo que la primera vez que fui consciente de que era gay fue en el colegio, bien chi...
Luis, 17 años, Maipú
Todo comenzó cuando tenía 14 años. Sentía atracción por los hombre desde niño chico en realidad, pero siempre me negaba, por la sociedad chilena en que vivimos. En realidad allí ahí empecé a ver noticias sobre el mundo de la homosexualidad  y de la bisexualidad y me llamo la intención y no se pero d...

Una respuesta a “Elsa, 22 años, Santiago”

  1. Cecilia 14 noviembre 2012 4:17 am #

    Hola, solo escribo para felicitarte, así como tu, hay muchas mas que también lo han pasado mal o quizás lo estén pasando mal en este momento, este relato es para que todas sepan, que a pesar de todo lo malo que haya que vivir, muchas veces las cosas como mágicamente dan un giro de 180° y te permite ser por fin feliz.

    Felicitaciones por seguir adelante con ese gran amor, muy valiente de tu parte, lo que fue fundamental para llegar hasta donde están, un gran abrazo y que viva el amor :)

    Thumb up 2 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.