Stephy, 27 años, Viña del Mar

Primogénita de una familia heterosexual donde la homosexualidad es tan condenada como pedofilia. Criada dentro de un núcleo machista conservador.

Mis inclinaciones sexuales debían ser ocultas y reprimidas donde las frases escuchadas  eran “no sales de esta casa sin un anillo en el dedo”, donde todas mis proyecciones externas eran heterosexuales.

Donde se me autoimponía vivir en una relación heterosexual. Mi primera relación de pareja heterosexual fue un completo fracaso, como mis ganas de querer ser hetero, donde me sentía insatisfecha, asqueada es la palabra precisa, de lo que debía vivir.

Mi relación era vacía sin sentimientos, sin aquel dolor en la panza de querer compartir con aquel ser que decía amarme, no lo culpo, la culpa fue mía por no haber tenido el valor de decir que era lesbiana, ni siquiera lo sabía, sólo lo sentía, así fue desde siempre, desde la primera niña que me gustó en el colegio hasta a empezar a disfrutar de una sexualidad que no me satisfacía.

Sentía que debía emigrar y alejarme de los cánones establecidos, caminar en busca de mi felicidad, de lo que realmente sentía. No digo que fue fácil, fue un camino arduo con muchos obstáculos, miedos, sentimientos encontrados, sin nadie que me dijera que iba a estar todo bien, no estaba loca, solo buscaba amor, amor de alguien que me gustara, que deseara… ese amor que no encontraba en un mundo heterosexual.

Recuerdo ese verano en que mi maleta era mi única compañía, podía comenzar una vida desde cero, buscando lo que realmente me hiciera feliz con quien yo quisiera estar. Así fue como en aquel camino encontré el apoyo,  la comprensión y finalmente el amor de quien  me acompaña hasta el día de hoy…

Finalmente, encontré mi mundo, y no precisamente ligado a lo que siempre se me interpuso, amigos heteros con sus novias, sus novios, muchos con sus hijos, sus padres, sus abuelos.

Tenía novia, no podía dar crédito de eso. Aún recuerdo el tímido beso que le di en un lugar público. Era extraño, nunca lo había visto, era la primera vez que lo vivía y me sentí tan plena, por primera vez me sentía feliz, mis deseos no eran algo tan descabellado.

Lo asumo, tenía miedo, miedo al rechazo, miedo al prejuicio, miedo a decepcionar a mi familia. De ese miedo que te paraliza y no deja que las palabras fluyan, se me eriza la piel al recordarlo .

Fue difícil volver al hogar, mirar a mi familia y decir estoy enamorada de una mujer. Sentir el rechazo, malos tratos, malas palabras y finalmente un portazo en la cara; si bien siempre fui una persona autosuficiente en temas económicos  y emocionales, fue un proceso que dolió bastante, pero el tiempo les enseñó que si me amaban debían dejar de lado sus prejuicios y aceptarme, quererme, respetarme y respetar a quien ya me acompaña hace 6 años.

Hoy en día todos los temores están superados, tuve que aprender y aceptar que la condición homosexual debe ser tomada como una decisión personal y no como un mal, una enfermedad u otro tipo de aberraciones. Todo se resume en amor, un sentimiento puro hacia otro ser humano que en este caso es una persona de mi mismo sexo, al igual que toda pareja heterosexual las lesbianas trabajamos diariamente, estudiamos y aspiramos a tener una vida plena, sin etiquetas y quizás en algún momento poder  enseñar y compartir lo vivido a muchas chicas que viven día a día con el dolor de no poder decir quienes soy y que quieren.

Por eso, en el año 2011 junto a mi pareja y amigas nació la idea de crear un espacio donde se toquen temas sin tabúes, sin prejuicios, sin vergüenza, de poder gritar yo soy yo, estoy y me siento feliz.

Turadiogirl.com es hoy en día mi segunda casa, mi segundo trabajo, mi hogar, y todas las personas que complementan este proyecto me llenan de satisfacción al saber que no estoy sola, que hay más lesbianas, no soy freak, no soy loca, solo SOY UNA MUJER QUE AMA A OTRA MUJER.

Y de las mismas auditoras nace la idea de que yo sea el rostro “Miss visibilidad lésbica 2012”, ya que pretendo fomentar y ayudar a la comunidad lésbica a alzar la voz, no queremos más mujeres menoscabas con miedo, queremos mujeres libres y felices.

www.turadiogirl.com

http://www.facebook.com/MissSinclairVisibilidadLesbica2012

photo by: susieq3c
1 comentario URL corta
Fani, 22 años, Santiago
Hola estimados lectores y visitantes de JC. Esta es la primera vez que escribo, pero no es la primera vez que veo ésta página. Hace unos días me encontraba terriblemente mal y comencé a buscar información, pero primero lo primero, el comienzo. Por razones personales que todos pueden entender, no ...
Maida, 22 años, Chile
Les envío mi historia, porque espero que alguien entienda por lo que estoy pasando y si no, bueno, necesitaba contárselo a alguien. A los 13 años conocí a una chicha 10 años mayor que yo, nos hicimos muy amigas durante un verano, de hecho fuimos inseparables, ya que compartíamos muchas cosas en c...
Ignacio, 22 años, Santiago
Siempre me he considerado una persona muy afortunada... Desde que nací he sido honesto y tuve la idea de que mis inclinaciones no iban por donde debieran ir. En mi época de adolescencia, a los 16, me asumí homosexual de lleno (si bien me gustaron algunas niñas, más tarde me daría cuenta que era más ...

Una respuesta a “Stephy, 27 años, Viña del Mar”

  1. Angeles 3 noviembre 2012 20:33 pm #

    Felicidades por tu valentía y tus ganas de ser feliz.
    Un abrazo.

    Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.