Julieta, 17 años, Viña del Mar

Mando mi testimonio con el fin de sentirme apoyada por lo tanto agradecería un par de comentario como consejos o algo, me gusta mucho la causa de “JovenConfundido”.

Bueno desde que tengo memoria, más menos 4 ó 5 años me han gustado las niñas, en el jardín recuerdo a una niña que me gustaba y una vez le dije a mi mamá (con la inocencia de niña) y como respuesta me dio una bofetada… que creo quedará marcada por el resto de mi vida, aunque dudo que ella lo recuerde.

Cuando era chica no entendía si era bueno o malo lo que me pasaba, pero niños que a todas mis amigas les gustaban a mi no me llamaban la atención, eran 9, 10, 11 y 12 años y todo seguía igual hasta que obviamente sabía que mi “condición” no era normal ni bien vista. Me sentía mal en el hecho de que mis compañeras ya habían besado a niños y yo aún a nadie, eran los 13 años cuando conocí a lo que siempre recuerdo como mi primer amor… una compañera de curso con la que nos acercamos mucho, pero yo siempre mantuve en secreto mi atracción hasta que ella. Tocó el tema de que había conocido a una niña que era bisexual y que la seducía, obviamente sentía celos pero nada malo. Iba ya en primero medio y recuerdo que fue el año que sinceramente, cambié absolutamente… me volví una persona cohibida, ya no era tan alegre como antes, andaba muy angustiada y lo más doloroso era que tenía que mantenerlo en secreto.

La niña que me gustaba cambiaba prácticamente de pareja todas las semanas, con hombres y mujeres todo el tiempo y al mismo tiempo me seducía a mi, era realmente triste como se me insinuaba y a la vez estaba con otras personas, yo estaba desesperada y conocí a unas buenas amigas con las que me pude desahogar.

A respuesta obvia ellas me dijeron que me alejara de la niña que me gustaba porque se estaba comportando como una “cualquiera” y nada bueno saldría de ella… el tiempo pasaba y ahí estaba yo cada vez peor, llegué a herirme por ella pero a diferencia de las personas que lo hacen ahora, yo jamás le dije a nadie hasta el día de hoy. Podría haberme suicidado en ese mismo año, sentía que nadie nunca me iba a querer, que cumplía años y me quedaba atrás, que todas las niñas tenían a alguien menos yo, que yo no era normal, que mi vida no avanzaría.

Yo trataba de justificarla porque no sabía que me gustaba hasta que le dije pero… sorpresa: esto no cambió nada, siguió siendo una cualquiera y ahora era más doloroso porque seguía con el jueguito de seducción hacia mi, y eso me estaba matando. En el verano del 2011 di mi primer beso, el 2011 logré establecer un tipo de relación con ella pero, como si fuera novedad… me engañó con 2 tipos mientras que me juraba amor eterno. Me terminó por dejar en marzo de ese mismo año y no volvimos a hablarnos mientras que yo seguía con el alma más que pisoteada. (Aún no lo supero y escribo entre lágrimas, creo que pocos tenemos la mala suerte de tener de recuerdo esta clase de primer amor).

Pasó el tiempo y en abril conocí a la mejor mujer del mundo, era la amiga de un niño que yo conocía y nos acercamos y conocimos durante un mes y a finales de mayo empezamos una hermosa relación, ella me hizo ignorar el dolor y la mala experiencia anterior, yo no lo podía creer, era maravillosa. Sabía que esto no sería corto por lo tanto decidí asumirme con mis padres.

Mi mamá había sido madre soltera hasta que yo cumplí 9 años más menos por lo tanto sabía que esto iba a ser realmente fuerte para ella, mi padrastro era un tirano, en todo el significado de la palabra, era un tirano. Con valentía y entre lágrimas recuerdo que la mandé a llamar con mi hermano chico, ella llegó y me preguntó que qué quería, comencé a llorar y con desesperación ella trataba de adivinar que pasaba, dijo ” estás embarazada” JAJAJA, era tan típico… respondí “todo lo contrario, no me gustan los hombres”, se quedó en silencio, un silencio horrible, yo lloraba y me di cuenta que ella también, trataba de convencerme de que estaba confundida, le decía que por favor me perdonara, ella decía que no era mi culpa y que sólo era una confusión de mi parte, que me ayudaría que no importaba mientras llorábamos desgarradoramente.

Ese día le contó a mi padrastro, él me llamó y hablamos los 3 sobre el tema, le conté que me gustaba alguien, que quería estar con ella, parecieron entenderlo pero eso era sólo una “tregua” a todo el dolor que me iba a seguir atacando. Al otro día él me llamó y me dijo ” no te sientas culpable sobre lo que le pasa a tu mamá, está tratando de asumirlo e iremos al psicólogo para que también te ayude” asentí en silencio con lágrimas cuando lo más desgarrador vino… me dijo “y sobre la niña, no te la voy a aceptar, quiero que la borres de todo y que no vuelvas a verla o hablar con ella” quise morir.

Sabía que ella era algo hermoso y que no debía perderle,  hacía todo lo posible para que nos viéramos y ella prometió esperar por mi, comenzamos a pololear y al tiempo mis papás la conocieron, aunque jamás la aceptaron como mi polola al menos ahora podía verla…

Más de 16 meses de relación y no nos dejamos vencer por él.

Ahora sigue igual de autoritario, lástima que no puedo ir y presentar una pareja, que tengo que vivir un romance a escondidas… sigo con la angustia de muchas cosas y en el tema de darme permisos es re penca… tengo 17 años y tengo que estar a las 8 en la casa o si no hace escándalos tremendos. He hablado con mi mamá, pero se deja mandonear, me rendí… ando con amargura en mi casa todo el día, muchos dirán “pero mándalo a la chucha si no es tu papá”, pero no es tan fácil, no lo es.

Quien se haya tomado el tiempo para leer esto en serio se lo agradezco del alma… jamás lo había contado todo y con la lectura de mi experiencia, ya me habré sentido tremendamente apoyada, me salieron lágrimas acordándome de las emociones de todas y cada una de mis palabras, gracias y saludos.

2 comentarios URL corta
Mario, 29 años, Putaendo
Desde muy peque me sentí "extraño" por decirlo de una manera, sin un sentido peyorativo, no me interesaban los juegos de niños, pelotear ni tampoco andar a empujones, tenía deseos por los hombres desde más o menos los 12 años, pero no sabía lo que me ocurría, según lo que leía en los libro...
Cereza, 30 años, Concepción
Quiero contarles mi historia, espero que quién quiera leerla, sepa que, por más triste que parezca el camino, nunca hay que dejar de pelear =) Desde que era pequeña, mi mayor sueño era ser escritora. No cualquier escritora, quería hablar sobre mitología japonesa mezclada con mujeres fuertes y gue...
Anónimo, 17 años, Valdivia, Chile.
Desde mis más antiguos recuerdos soy bisexual, bisexual porque si bien preferiría un futuro al lado de un hombre, hay ciertas mujeres que me gustan, (muy pocas) pero ojo, nunca he estado enamorado de una mujer, solo de hombres... En mi vida escolar nunca encajé, hasta 8vo básico (y eso que nadie ...

2 Respuestas a “Julieta, 17 años, Viña del Mar”

  1. dere 23 octubre 2012 13:18 pm #

    Creo que diste un paso importantísimo y eso debe hacerte sentir bien. Tranquila, aún eres chica, yo te aconsejo q si quieres a alguien q valga la pena sigas adelante, cueste lo que cueste y que estudies mucho y te esfuerces x conseguir una carrera, que trabajes y comience A vivir por ti, lo primero es conservar la calma, esforzarse y disfrutar lo que hoy no puedes en plenitud. Ánimo, lo más difícil ya pasó :)

    Thumb up 2 Thumb down 0

  2. Elsa 23 octubre 2012 13:37 pm #

    Estimada Julieta, en lo personal al leer tu testimonio me sentí identificada completamente, también sufrí mucho x sentirme “diferente” y además no quería sentirme así porque mis padres son evangélicos. No es que tenga nada en contra de ello pero como comprenderás para ellos el tema de la homosexualidad es un pecado y enfermedad. Bueno te cuento que me falta poco para cumplir los 22 años y hace un poco más de 5 años estoy con una mujer maravillosa, Sé que mis padres jamás lo aceptaran o lo entenderán, pero créeme lo más importante y primordial es aceptarte tú misma, no existe nada mejor que estar en paz con uno mismo. Yo también traté de suicidarme y estuve a punto de conseguirlo si no me hubieran llevado a tiempo al hospital. Ella llegó en el momento en que yo me sentía más sola, podrida y hundida que nunca, pero tarde o temprano siempre llega ese salvavidas que uno tanto necesita. No importa lo que te digan tu mamá y tu padrastro (mi papá también me obligó a terminar con mi pareja cuando llevábamos sólo meses), importa lo que creas y quieras tú, es tu vida la que vas a vivir, y no te niego que no será fácil porque vivimos en un país discriminador, pero de verdad te digo que mientras tú te aceptes, te ames a ti misma y reconozcas que eres tan normal como todo ser humano, con o sin pareja vas a estar feliz con todo lo que hagas. Ve a un psicólogo si lo crees necesario porque te va a decir exactamente lo que te digo yo, si tú sientes que te gustan las niñas y ya lo has comprobado no hay nada que hacer porque es tu realidad y es normal. Me dijeron lo mismo a mi y a mis papás aunque ellos se enojaron y no le creyeron, pero sentí tranquila. Sé feliz contigo misma te reitero, es tú vida y tu decisión, acéptala como tal y sé feliz. Bendiciones, mucha fuerza y cariños para ti.

    Thumb up 2 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.