Rocío, 17 años, Rancagua

No estaba preparada para que mis papás supieran que soy gay, creo que es muy distinto decir: “Mamá, Papá, me gustan las mujeres”, a que se enteren por un descuido, porque no hubo tiempo para preparar la situación y no me lo esperaba, fue como si de un momento a otro se destruyera  todo mi mundo, fue horrible, no quería dar explicaciones, me estaba recién aceptando yo, y mi mamá llorando me pedí que le explicara, sentí que caía en un abismo. Mi mamá me trató súper mal, me quitó el celular, incluso me llamó pervertida, me dijo que le daba asco, vergüenza, me sacó en cara todas mis mentiras, no pude hacerla entender que si no le dije antes, es porque estaba segura de que se pondría muy mal, y me haría terminar con mi primera polola (en ese entonces era mi ex, habíamos roto hacía como 3 meses).

Me sentí sola, destruida, mi mamá tomó medidas drásticas, apenas me dejaba salir, llamar por teléfono, me hizo cerrar facebook y toda red social en la que estuviera registrada, y lo que más me dolió es que me prohibió juntarme con mis amigos, pero ellos son muchos más que eso, aparte de ser un Centro Cultural de Literatura, eran mi familia, llevaba 4 años con ellos, además mi ex era de ese grupo, y mi mamá los culpaba de mi homosexualidad,  y creía que si yo me alejaba de ellos, volvería a ser “normal”, porque según ella, una gran parte de ellos son gay, y me habían convencido de que es normal que a mí me gustara una mujer, fue súper fuerte perderlos, puesto que ellos eran mi apoyo fundamental.

No cerré mi Facebook, pero tuve que eliminar a todos mis familiares, porque le estaban diciendo a mi mamá TODO lo que hacía ahí, quién me escribía, a quién le escribía, etc… Mi hermana mayor, cuando estaba con mi ex, me “apoyaba”, pero después nada, ni siquiera me contuvo cuando terminé con mi primer amor, como yo tantas veces lo hice cuando ella terminaba con algunos de sus novios,  me había quedado completamente sola, mis amigas me apoyaban, pero no era lo mismo, perdí mucho, la relación con mi familia se quebró, junto conmigo, perdí mucho,  pero a pesar de eso, no me quedó otra que ser fuerte y seguir.

Como mis padres creían que era una enferma, me llevaron al psicólogo para que me curara, fui a algunas sesiones, la psicóloga me apoyaba, me habló súper claro, pero pensar que estaba allí porque mis padres me consideraban una enferma, hacía que no me dieran ganas de seguir asistiendo, ahora me arrepiento, porque si hubiera seguido, no me encontraría tan mal como estoy ahora.

Me limité sólo a existir, esto pasó a principios de julio del año pasado, y no recuerdo casi nada de lo que viví en todo ese período, porque simplemente no pude disfrutar de nada, era como un zombie, que se levantaba en la mañana para ir al colegio, lloraba,  estudiaba, comía y dormía. Me refugié en mí, ya casi no me reía,  era como si todo pasara a mi alrededor, y yo solo lo sentía entre paréntesis.

Ya ha pasado casi un año desde que mi familia supo, no se toca el tema, y si se hace,  son solo peleas, y mi mamá habla con tanto asco, que toda la fuerza que he intentado reunir, se va en un segundo,  ya no puedo manejar la situación con mis padres, y menos conmigo. Soy lesbiana, y me acepto, para mí no es tema, porque la orientación sexual, para mí es solo un detalle, lo importante va más allá, pero es mi familia, ya no puedo más con su negación, con su homofobia.

Voy en Cuarto Medio, ya que queda poco para salir, y si todo sale bien iré a la Universidad. Estaba pensando irme a Concepción a estudiar, creo que si me voy lejos, podré empezar a ser yo y dejar de fingir, tener una pareja, y no tener miedo a que mi familia trate de separarnos, y que mis padres al extrañarme piensen las cosas bien y me acepten, pero no lo sé, siento que no tengo otra opción, estoy confundida, y necesito ver una luz cuando miro hacia arriba entre tanta oscuridad.

photo by: John Brawley
3 comentarios URL corta
Nicolás, 21 años, Viña del Mar
Antes de comenzar, me gustaría aclarar que no me siento un referente de “no confusión”, ni nada por el estilo. Por el contrario, soy un joven universitario con muchas dudas y miedos, algunos superados y otros no, que quiere compartir un fragmento de su vida con ustedes. Cuando entré al colegio, n...
Rodrigo, 19 años, Buenos Aires, Argentina
Hola, me llamo Rodrigo y soy de Argentina. Bueno, estoy aquí para brindar mi humilde testimonio. Sobre mis “dudas” ya se aclararon hace un par de años. Si bien siempre supe que me gustaban las personas de mi mismo sexo, así es desde que tengo memoria, también en mi inconsciente existía la idea de...
David, 21 años, Ciudad de Panamá. Panamá.
Hola! Después de leer varios testimonios me animé a escribir el mío, y admiro a todos los que se atreven a compartir sus experiencias! Desde pequeño era algo afeminado, siento que en la calle lo disimulo bien, sinceramente me gusta mucho ser como soy, pero en mi casa desde siempre me enseñaron qu...

3 Respuestas a “Rocío, 17 años, Rancagua”

  1. Matilde 24 julio 2012 3:21 am #

    Rocío es admirable la madures que tienes,has sido muy fuerte y super valiente porque pese a todo has sido capaz de ver las cosas con objetividad y has podido seguir adelante, con dificultades pero lo has hecho y eso es digno de admiración.
    Te mando un abrazo fuerte desde Stgo. ánimo y éxito en todo lo que te propongas, las cosas ya van a mejorar.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Morada 13 septiembre 2012 13:51 pm #

    A mi me pasó algo muy parecido, claro que yo tenia 21 años (ahora tengo 26)…lo único que te puedo decir es que luches por tu felicidad, yo lo hice, llevo 5 años con una hermosa mujer (sí, fué la primera) aunque mi familia aceptó recién el año pasado.
    Es difícil, no te digo lo contrario, pero cuando llega la calma, es super lindo y reconfortante,sientes que todo está bien. y que todo lo que lloraste, luchaste, el dolor que sentiste al ver que te rechazaban, te hizo una mejor persona.
    Te mando todas mis fuerzas, sé que es difícil, pero no es imposible.

    Un gran abrazo.

    Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Pelu 26 enero 2013 17:44 pm #

    Me pregunto como estarás después de meses q escribiste este relato.. estoy segura (y quiero creer) que mejor ya que se nota que eres una niña-mujer fuerte, tienes las cosas muy claras y lo mejor de todo es que te aceptas tal como eres y eso es lo verdaderamente importante, teniendo esto claro nunca te perderás del camino por muy oscuro q se torne a ratos. Saludos desde Santiago.

    Thumb up 1 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.