Pablo, 24 años, Santiago

Hace un tiempo ya soy voluntario de Fundación Iguales, esto porque sé lo que se sufre antes de asumir nuestra orientación sexual, porque se me llenan los ojos de lágrimas cada vez que se de alguien sufriendo por ello, y porque si puedo hacer algo por evitar un suicidio o que se pierda una maravillosa vida, lo haré; aquí mi testimonio.

Mi nombre es Pablo, tengo 24 años. Mi vida ha estado llena de altos y bajos, como la de cualquier persona, soy hijo de una madre soltera que día a día se ha esforzado por darme lo necesario para estudiar y vivir, durante mi niñez viví con mis abuelos maternos, y durante muchos años ellos fueron y siempre serán mi referente de “Padre y Madre” que guardaré.

Siempre fui un alumno ejemplar y muy amable con los demás, es en este lugar, en casa de mis abuelos donde se me enseñó la importancia de Dios y que siempre tendría que mantener una relación con Él. Fue entonces, a los 11 años, que en esta búsqueda espiritual, conocí a los misioneros de La Iglesia de Jesucristo de Los Santos de Los Últimos Días (mormones), escuché sus lecciones y luego de poner en práctica lo aprendido, y habiendo consultado a Dios, sentí que era el lugar donde tenía que estar. Desde ahí en adelante siempre fui un miembro fiel y digno en la Iglesia, pues mi meta era cumplir una misión como ellos, volver y tener una familia y una esposa.

A medida que el tiempo comenzó a pasar, el miedo comenzó apoderarse de mí, miedo a que no podría cumplir con esas metas que me había propuesto. Ya desde antes de unirme a la Iglesia, en mi interior sabía que sentía atracción hacia niños de mi edad, que me ponía nervioso al estar cerca de ellos, no me sentía enamorado ni nada, pero me producían el deseo de mirarlos o quizá hacerles cariño. Aún así, jamás hice algo que se pudiera considerar homosexual, aún así me gané el título de “colizón” “fleto” pues no jugaba a la pelota, era bien malo en los deportes y ni pensar en hacer las travesuras que mis amigos hacían con las mujeres. Pasaron los años y el bullying paró, pues me había ganado el respeto gracias a mi religión, la manera en la que vivía y mi amistad especialmente hacia aquellos que me hacían bullying, quienes terminaron convirtiéndose en mis amigos.

Por otro lado, cualquier sentimiento homosexual yo sabía que era solo eso, un sentimiento y que si podía ignorarlo, algún día se iría, y llegaría el día en que despertaría y ya no estaría más; mientras tanto yo seguía con “mi vida” y hacía lo que “tenía” y “debía” hacer.

Ya cerca de los 18 ó 19 comencé a acercarme a una chica, ella,hermosa! la chica más virtuosa y bella que he conocido; con ella siempre fuimos amigos desde pequeños, peleábamos cuando chicos y después de unos años sin vernos, nació el amor… recuerdo mis sentimientos hacia ella eran muy especiales y fuertes, la quise mucho y ella a mi también, pero aún cuando ella tenía todo lo que yo podía esperar de una mujer, había algo muy raro que sucedía y que me recordaba mis fantasmas que pretendía olvidar… Tenía mucho miedo de besarla, lo imaginaba a veces, pero cuando estaba con ella, no sentía el deseo de hacerlo, hablábamos por teléfono y luego de un rato me aburría… si bien esto puede ser común en casos de alguien tímido o cuando en verdad no te gusta alguien, lo que me hacía dudar era que si bien podía sentirme bien con ella, bastaba que yo viera a un chico guapo cerca para que me olvidara de ella y volteara disimuladamente a mirar; fue entonces cuando comprendí que no podía seguir y eso debía acabar.

Pasó el tiempo y decidí dejar mis estudios e irme a una misión. Luché contra viento y marea pero lo logré, perdí mi crédito en la universidad, mis amigos, todo, pero sabía que había hecho un compromiso con Dios y no podía fallar. Fueron los mejores 2 años de mi vida. En mi estadía fuera del país, se cruzaron varios homosexuales en mi camino, claramente yo traté de llevarlos al camino que el evangelio les prometía y trataba de hacerles ver que era algo que podrían vencer si se aferraban a Dios.

Debo reconocer que era algo que yo también creía y que repitiéndoselo a ellos, me autoconvencía también y en cierto modo me animaba a continuar.  Un día mi compañero me encontró llorando a gritos, la razón, por un momento sentí que todo lo que yo quería para mí: una familia, un hijo, ser feliz, sería algo que nunca podría alcanzar y que estaba condenado a ser infeliz. Él nunca supo la razón de mi llanto, sólo me abrazó como un buen amigo y continué tranquilo hasta terminar mi misión.

Volví a Chile, volví a la U, seguí con mi vida como siempre, el tiempo pasaba, hasta que el año 2011 hubo un paro en la educación que duró mucho tiempo, tiempo que aproveché para pensar…  Ya no podía más, nadie se daba cuenta, pero ya no podía más. Durante años viví con el peso de ser un ejemplo, todos me miraban, todos me cuestionaban, todos sentían en el derecho de reprocharme por lo bueno o malo que hacía, los jóvenes me miraban y aprendían de mí, los viejos me admiraban y ejemplificaban en mí; mi familia esperaba que siempre fuera correcto y a ratos disfrutaban cuando me equivocaba, pues era una oportunidad de decir “mira lo que hizo el mormón”.

A eso, debía sumarle que cada noche me acostaba con la esperanza de que no despertaría más, o que al día siguiente despertaría pero sin sentirme gay. Nadie lo sabía, sólo yo, mientras tanto sonreía al mundo, pero por dentro cargaba el peso de las palabras “abominación”, “pecado”, “sucio”, “inmoral”, “indigno”. Despertar era un castigo, dormir mi único escape, las líneas del metro, cada día se veían más cerca y sabía que algún día tomaría la determinación…

No sé si para despistar, o qué, pero aún así en el colegio me reí de muchos gays, e incluso debatía y trataba de imponer que Un hombre jamás podría enamorarse de otro, que sólo era lascivia y calentura… el tiempo me enseñaría la verdad…

Las cosas siguieron poniéndose peor, la angustia era enorme, me quería morir, recuerdo tenía un frasquito con sales de cianuro en mi velador, sólo planeaba cuándo hacerlo y las consecuencias que podría tener. Levantarme cada mañana era un suplicio, mis notas en la u estaban por el suelo, mirarme al espejo era tormentoso, me odiaba, yo no quería sentir lo que sentía, le lloraba a Dios preguntándole el por qué de ello. Yo no le había pedido nacer así, yo le pedía que me cambiara, ¿por qué no lo hacía? yo era fiel y obediente en todo, ¿por qué no respondía mi oración?, si la homosexualidad era contagiosa… ¿por qué no la heterosexualidad? yo prefería ser ciego, sordo, mudo, enfermo, pero no gay, no quería sentirme gay.

Tenía que cambiar mis sentimientos o matarme, pero tomar una decisión. Un día vi un comercial en la TV y una frase me llegó: “vivir sin emociones, no es vivir”, entonces algo hizo click, y me pregunté ¿Soy feliz? ¿Qué quiero? ¿Qué me gusta? fue ahí cuando me di cuenta que durante años me había postergado por los demás, olvidándome de mí, ya no sabía qué me hacia feliz, qué quería; comprendí también que lo único que me diferenciaba como humano del resto de lo que existe, era que como humano tenía sentimientos y emociones, sentimientos y emociones que yo me había empecinado en cambiar y reformar, de manera inhumana y antinatural, fue ahí cuando comprendí que lo único enfermo era mi actitud hacia mí mismo, y no lo que sentía.

Aún quedaban 3 opciones, me casaba y formaba una familia, mintiéndome, mintiendo a una buena mujer y hacía mi vida una mierda; me mataba y me condenaba al infierno, negándome el derecho a ser feliz, o bien intentaba ser feliz en esta tierra, aunque fueran 5 minutos, aunque eso significara el castigo de los Cielos sobre mí. Fue entonces cuando entró mi mamá… “¿hijo qué te pasa?”, “nada mamá” -respondí.  Se sentó a mi lado, y comenzamos a conversar, le conté sobre la presión que sentía, y varias cosas, pero no le diría de mi posible homosexualidad o bisexualidad, hasta que ella me dijo: “mira hijo, si tú quieres estar con una mujer casada, soltera, con un hombre, un perro o un gato, yo te apoyaré, pues quiero que seas feliz, pero necesito saber qué te sucede, soy tu mamá y puedes confiar en mí”.

Mis ojos se llenaron de lágrimas, mi madre nunca me había visto llorar, entonces exploté… luego de conversar y de haber llorado los dos, me dijo que nadie podía decirme cómo ser feliz, sólo yo y mi corazón, que si algún día sentía que amar a un hombre no es lo que me hace feliz, que ella estaría ahí para apoyarme y si en caso contrario, encuentro la felicidad con uno, con la misma alegría estaría ahí. Fue ahí cuando entendí que Dios no me quería cambiar, que si mi madre siendo imperfecta era capaz de amarme así, Dios siendo perfecto lo hacía aún más.

Entonces comencé a mirar hacia atrás, y a ver las miles de oportunidades que tuve de morir, pero que aun así no lo hice, y vi que Dios me conocía desde antes de nacer y sabía que yo era así, fue cuando recordé “God does not mistakes, You were born this way”.

Hoy en día, luego de casi un año de esta conversación, mis amigos, familia cercana  y gente importante en mi vida, sabe quién soy, saben lo que siento y me respetan por ello. Algunos lloraron, pues se sentían culpables de no haber estado ahí para apoyarme y otros de sólo temer que pudiera haber hecho algo para atentar contra mí.

Mis amigos, incluso aquellos con los que hice bullying a otros gays, no podían creer lo que yo les decía, pero aún así, me aceptaron, y me recordaron que yo seguía siendo el mismo, sólo que ahora era honesto conmigo y con los demás. Pude dejarles claro que no ando buscando penes u hombres por la vida, que como cualquier persona tengo miles de metas, y que una de ellas es algún día conocer a alguien, enamorarme, y compartir con esa persona lo que tenga que compartir.

Ellos comprendieron, que mi vida no gira ni girará en torno a mi sexualidad, que antes que gay, soy ser humano, soy amigo, soy hermano, soy primo, vecino, compañero etc… Que soy un hombre, al cual le encanta ser hombre, pero que no siente vergüenza en reconocer que puede amar a otro hombre y que podría estar con él.

Hoy estoy feliz, mis principios religiosos siguen siendo parte de mí y es algo que jamás dejaré, sigo cerca de Dios, como siempre lo hice… de acuerdo a los dictados de mi propia conciencia, he conocido el amor y la decepción, pero aún así tengo ganas de continuar adelante con mi nueva vida. Sabiendo que hay un mundo para vivir, que tengo talentos por descubrir, y que esta nueva oportunidad, este regalo de Dios, es algo que no voy a desaprovechar. Todo mejora, lo sé.

photo by: Emery Co Photo
29 comentarios URL corta
Javiera, 25 años, Santiago
Hola, soy Javiera, y me gustaría compartir mi historia -dejo a criterio de uds. si es digna de ser contada, pero bueno- . Tengo 25 años, soy licenciada en letras hispánicas de profesión (hasta el momento profesora, por necesidad... la pedagogía nunca ha sido lo mío), vivo en Santiago, pero soy de Pu...
Diego, 15 años, Peñaflor
Hola, mi nombre es Diego, soy de Peñaflor y ahora tengo 15 años (mis testimonios anteriores fueron a los 14) y ya dejé 2 testimonios anteriormente en esta página, pero esta vez no es para pedir ayuda... es para agradecer y para dejar un mensaje. Verán, pasé por una depresión casi un año entero, m...
André, 23 años, Molina. Chile.
Hace tres años, envié un testimonio a esta página, en ese entonces quería expresar mis miedos, mi angustia si así se quiere; por ello, o quizá solo por inseguridad, lo escribí bajo otro nombre... En aquella oportunidad hablé de mi pieza, de cómo ella constituía un pequeño y perfecto mundo en el q...

29 Respuestas a “Pablo, 24 años, Santiago”

  1. Tomás Ojeda 12 junio 2012 11:38 am #

    Gracias Pablo por compartir tu testimonio y por la valentía con que quisiste enfrentar tus dudas. Me alegra saber que la “confirmación” también vino de Dios y que el amor incondicional que siente tu madre por ti es el mismo que siempre ha tenido Dios por ti.

    La experiencia de fe no se opone al hecho de abrazar una condición sexual distinta a la heterosexual: pareciera ser que el conflicto se instala por una mala comprensión del Evangelio y por discursos religiosos que relevan el Dogma como criterio único de Verdad acerca de lo humano y sus posibilidades de realización en el amor. Nada más ajeno al deseo de Dios para el hombre y la mujer: vida plena, digna y feliz, con todo lo que soy y con todo lo que me realiza como persona.

    Habría que desconfiar de toda espiritualidad, religión o experiencia de fe que no acoja lo que en mí se revela como verdadero e irrenunciable; todo intento por “manipular” el deseo de Dios para sus hijos/as; toda interpretación del Evangelio que discrimine, margine y condene. Tu experiencia y la de tantos, confirman que ese “derecho” no es privativo de algunos/as, sino patrimonio de todos/as los que queremos relacionarnos con Dios desde la diversidad y riqueza de la Creación.

    Gracias!

    Thumb up 1 Thumb down 0

    • pablo 1 abril 2015 12:16 pm #

      Muchas gracias Tomás. Cada día más aprendo a conocer a Dios de una forma totalmente nueva y me asombra. Saludos !

      Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Carlos 12 junio 2012 14:24 pm #

    Gracias Pablo por compartir este maravilloso testimonio con todos los que leemos JC. Me emocioné mucho leyéndolo, incluso me brotaron algunas lagrimas.

    Sinceramente, gracias.

    Thumb up 1 Thumb down 0

    • pablo 1 abril 2015 12:17 pm #

      Gracias por tus palabras, siempre hay esperanza y tofo mejora con amor

      Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Pablo 12 junio 2012 15:14 pm #

    Qué bella historia. Me conmovió mucho cuando tu mami te dijo que ella te seguirá apoyando y amando aún cuando seas feliz con un hombre o con una mujer.

    ¿Saben? Yo soy bisexual, con preferencia a los hombres, mi hermana lo sabe pero no mi madre, quisiera decírselo porque sé que lo aceptará pero tengo miedo de decírselo todavía. Cuando se lo cuente, espero de ella recibir palabras tan lindas como las de tu mamá.

    Abrazos!

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • Pablo 14 junio 2012 12:02 pm #

      Siempre habrán personas que te apoyarán. Todo mejora

      Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Matilde 12 junio 2012 16:12 pm #

    También me emocionó mucho tu testimonio, es increíble como las mamás, o gente muy cercana sabe muchas veces por lo que uno está pasando, se transforman en testigos directos que sólo esperan a que uno esté lista o listo para hablar.

    Yo visito esta página desde hace muy poco tiempo y se ha transformado en parte de mi día a día. Leyendo todo esto he podido encontrar el espacio que hace rato necesitaba para poder reflexionar y saber más o menos en qué estoy.

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • Pablo 14 junio 2012 12:01 pm #

      Gracias. Recuerda que Todo Mejora. :)

      Thumb up 0 Thumb down 0

  5. kemel 12 junio 2012 18:09 pm #

    Linda historia, creo que dios nos ama a todos por igual y por algo nos hace nacer gay, yo soy católico y nunca me ha importado lo que digan, se que dios me ama y me llena de bendiciones, el me hizo así por algo. por otro lado uno siempre se pone en el lugar de la mama, familia y amigos y piensa en lo que te van a decir cundo les cuentes, pero eso es lo que cree uno!!! muchas veces uno se sorprende con las reacciones y el apoyo que encuentra de los demás.

    Thumb up 0 Thumb down 0

    • Pablo 14 junio 2012 11:59 am #

      Gracias Kemel, de hecho lei tu historia, me emocionó mucho y me motivó a escribir la mia. Gracias por compartirla. Saludos.

      Thumb up 0 Thumb down 0

  6. Cristian 3 julio 2012 16:11 pm #

    Hermosa historia, si todos aquellos que atacan y se creen con el derecho de castigar la homosexualidad, tuvieran conocimiento de esto quizás comprenderían, aunque sea un poquito lo que realmente significa ser homosexual y asumirla.

    Un abrazo Pablo y vamos que Dios nos puso amor, por qué negarlo o no disfrutar del él??

    Thumb up 1 Thumb down 0

  7. Anthony 5 julio 2012 13:11 pm #

    Me acepto por ser gay y sordo también :) soy feliz lo que soy !

    Saludos

    Thumb up 1 Thumb down 0

  8. Luco-Perú 17 septiembre 2012 2:25 am #

    Me gustó mucho leer tu testimonio, creo que muchas veces el miedo logra vencernos, al igual que muchos he tenido miedo al rechazo, a perder a personas importantes en mi vida. En mi caso tengo 29 años y recién el año pasado se lo dije a mi madre pues ya no podía más, necesitaba decirlo, éste año se lo dije a uno de mis hermanos y todo bien.

    Aún faltan varios hermanos, pero el miedo se ha ido, ser gay no cambia mis metas profesionales, no me vuelve un hijo malo o un mal ejemplo como hermano, sólo soy diferente, antes pensaba que eso era ser malo, hoy me siento especial.

    Un abrazo afectuoso desde Perú.

    Thumb up 1 Thumb down 0

  9. Antonio 27 enero 2013 2:19 am #

    Pablo:

    Si bien no soy muy bueno para andar dejando mensajes por Internet, el hecho de que compartamos varios aspectos en común me animó a hacer una excepción. También tengo 24 años y fui educado en un ambiente religioso.

    En algún momento, el hecho de ser homosexual me resultaba incompatible con los proyectos que tenía para mi vida, como poder formar una familia en que todos se quisieran y fueran muy felices. Es como si la propia configuración de la relación homosexual excluyera todos los elementos de la que creía era la única “fórmula” familiar posible. Sin embargo, con el tiempo me fui dando cuenta de mis propios prejuicios respecto de mí mismo y de cómo es la propia sociedad la que de modo más o menos arbitrario, de acuerdo con cada época, va estableciendo sus convicciones a través de instituciones mundanas. Pero las conquistas de derechos por parte de los homosexuales seguían sin responder la que, creía, era la interrogante más importante de todas: la que decía relación con la dimensión espiritual. Ésta nada tiene que ver con esta religión o aquélla.

    Yo también espero encontrar a una persona especial, y esta vez ya no temo no poder encontrar, junto con ella, aquella felicidad que tracienda el orden temporal. Te deseo lo mejor,

    Antonio P.

    Thumb up 1 Thumb down 0

    • pablo 30 enero 2013 3:14 am #

      Gracias Antonio P. Ojalá algun dia se crucen nuestros caminos y podamos hablar mas del asunto, me gustó mucho tu respuesta, porque si, también deseo encontrar a esa persona con la cual trascender y aunque a veces pareciera que no es posible, no pierdo esa fe. Me ayudó mucho ver que hay gente como tu. Saludos. Pablo

      Thumb up 1 Thumb down 0

      • OjosQueEscuchan 30 enero 2013 13:00 pm #

        Estimado Pablo:
        Gracias por tu comentario y apoyo a Antonio. Por políticas de privacidad, medidas de protección y cuidado para ustedes mismos, no podemos publicar tu nombre completo.

        Un Abrazo,
        EQUIPO JC

        Thumb up 1 Thumb down 0

  10. Julen 5 agosto 2013 23:49 pm #

    Me ha emocionado mucho tu historia Pablo. También siento a diario que la gente piensa que soy un “chico modelo a seguir” y suelo esconder mi tristeza tras una sonrisa. Siento que cargo todos los días una mochila que se me hace cada vez más pesada. Siento que me atraen los hombres, pero aunque hay chicos que me gustan, me alejo de ellos para “no sentir más” o el “que no vayan a pensar que soy gay”. Durante muchos años traté de hacer como lo hiciste tu, refugiándome en Dios. Siempre estaré conectado con Dios y siento su compañía y amor siempre junto a mi. No me enorgullece que he ido al extranjero sólo para saber como es estar con un hombre, pero sigo viviendo una mentira…

    Thumb up 1 Thumb down 0

    • Pablo G. 23 enero 2014 10:30 am #

      Julen. Disculpa no haber respondido antes… No había visto el comentario, acabo de verlo. Te entiendo perfectamente y se lo que sientes, porque también lo sentí así. Sabes?? Eso de que la verdad nos hará libres es muy cierto. Yo no puedo decirte “diles la verdad” o empujarte a “salir del closet” y nadie puede hacerlo. Pero el día que suceda dentro de todas las consecuencias que pueda tener, comenzaras a amarte más, si o si habrán personas que te apoyaran y estarán siempre junto a ti, pero además tendrás esa alegría de poder mirar a los demás sentirte tranquilo y honesto con ellos y contigo. Hace unos días fui a una entrevista laboral y dentro de todo de pronto mencione que soy gay y la lucha interna que tuve… Eso fue un motivo clave para conseguir el puesto laboral. Al terminar la entrevista, quien me entrevistó me dijo: “ahora si estoy segura, alguien que es capaz de luchar contra si mismo con tal de ser feliz y alguien que es capaz de presentarse al mundo y decir “este soy yo”, y hacerlo sin miedo. Es el tipo de persona que quiero aquí. Ojala pienses y decidas trabajar con nosotros porque te necesitamos aquí”.
      No puedo negar la alegría y gratitud que sentí por todo lo que había vivido y por los amargos momentos que llegaron a forjar quien soy, pero sobretodo de darme cuenta que estaba siendo valorado no “a pesar de…” sino ” a causa de…”. Un abrazo gigante, todo mejora, ¿tienes sueños? No te quedes esperando se hagan realidad. Ve por ellos!! Saludos, Pablo.

      Thumb up 0 Thumb down 0

  11. alejito23 4 enero 2014 5:51 am #

    Pablo, me llamo alejandro tengo 23 años vivo en santiago, estoy pasando por una situacion muy similar que me esta enloqueciendo, yo tengo claro que siento atraccion fisica por los hombres pero me gustan tambien las mujeres, pero lo mas complejo es que me criaron en un nucleo familiar demasiado moralista, con una familia muy unida y muy cercana a Dios con lo cual me culpo por cada sentimiento que tengo hacia algun hombre, siempre supe que sentia esta atraccion pero ahora se convirtio en un vicio y me hizo a mi un masoquista ya que diariamente tengo pensamientos hacia hombres o veo una que otra pagina gay pero una vez pasa me siento sucio me da asco, tanto que quisiera arrancarme la piel para asi sentir que quito de mi la sensacion de lo que siento, nadie sabe de esto y no quiero que nadie lo sepa, mi mama sufre de depresiones constantes, mi papa se moriria si lo sabe ademas para complicar siento tambien atraccion y sentimientos revueltos hacia las mujeres, hace poco tuve una novia, sentia que ella podria hacer que todo cambiara pero estando con ella la tentacion aparecia y me hacia caer y la sensacion de culpa con ella hizo que la dejara y me quedara solo. perdi el rumbo por completo, me siento como una roca hundiendose en el mar sin encontrar como salir de todo esto. no quiero que nadie sepa nada pero todo el tiempo vivo con la sosobra de que alguien le contara a mi hermana o que de alguna forma mis papas se enteraran y eso me carcome todo el tiempo, siento muchas ganas de sacar esto y decirselo a alguien pero nadie se lo imaginaria siquiera y estoy seguro que mi grupo de amigos y familiares no lo tomarian bien, y ademas siento que por mucho que confie en la persona siempre tendria el temor de que lo cuente a alguien, estoy sumamente desesperado y no se en que va a terminar todo esto, solo quisiera salir dejarlo todo o simplemente dormir y no despertar, me hago proyecciones y me imagino la cara de mis padres si les digo y el desespero me abruma, no seria capaz de mirarlo nunca mas a los ojos despues de decirselos y tal vez tampoco estaria presente para hacerlo, ya van un par de años con esto, escondiendolo de mil maneras, torturandome dia tras dia y ya estoy cansado, cansado de todo, siento que valientes los que se atreven a decirlo pero en mi caso no seria un valiente sino un suicida, ademas no se si al decirlo voy a limitarme mis posibilidades ya que tambien me gustan las mujeres y no se si al decir que siento atraccion hacia un hombre ninguna mujer querra estar conmigo ya que siempre estara en la memoria de todos que yo tengo gusto por los hombres y eso es algo que tambien me perturba aun mas en noches como la de hoy en la cual es mi tercer dia sin poder dormir solo dando vueltas y vueltas a mis podibilidades que en realidad son nulas luego llega el dia y todo lo oculto de nuevo y toda la tormenta de arena que llevo dentro la oculto tras una mascara de supuesta tranquilidad y mucha elocuencia. Me estoy enloqueciendo……

    Thumb up 1 Thumb down 0

    • Ojos_transparentes 6 enero 2014 12:52 pm #

      Alejito, muchxs sienten culpa y no saben qué hacer para poder avanzar. Mucho de esto tiene que ver con aceptarte como eres y rodearte de personas que también lo hagan, debes saber que tu orientación sexual es sólo una pequeña parte de quien eres y que, por lo tanto, no puede limitarte, menos cuando lo que te preocupa es ser feliz. Ser homosexual no es una maldición, sólo se es y ya. No es culpa tuya ni de tus padres, y aunque tome tiempo, hay que entenderlo así. La vida no es fácil para nadie, tampoco para los heterosexuales, nada te garantiza la felicidad… pero sí puedes hacer mucho para alcanzarla, y una de esas cosas es que vivas acorde a cómo te sientes, que te ames seas como seas y que no te importe tanto el qué dirán. Te invitamos a revisar nuestra sección de materiales para informarte mejor, a enviarnos preguntas en nuestra sección de consultas y que no te cierres a las posibilidades. Ir paso a paso. Primero y fundamental es que te aceptes tú mismo, que seas capaz de ver más allá de tu orientación sexual, seas gay o bisexual, ser sincero contigo es lo más importante. Luego, rodearte de personas que así lo entiendan. ¿Por qué no podrías tener una novia que entendiera que te atraen los chicos? ¿Eres capaz de entender que a tu novia puedan atraerle otros hombres o incluso mujeres? Las relaciones se basan en la comunicación y en la confianza, y en ciertas reglas, como la fidelidad. Si a ella le choca, pues quizás no sea la mujer para ti. Si no crees que puedas contarles a tus padres aún…¿Quién te apura? Tómate tu tiempo, investiga, busca ayuda y material, la información y apoyo adecuado pueden hacer una gran diferencia en la actitud de los padres. A lo que quiero llegar es a que hay opciones, y muchas. Sólo tienes que enfriar la cabeza y analizar tu situación, ver cómo avanzar, establecer objetivos, plazos, formas, etc. Hay mucho que puedes hacer… y nosotros podemos ayudarte.
      Un abrazo,
      Equipo JC

      Thumb up 1 Thumb down 0

  12. Pablo 6 enero 2014 13:36 pm #

    Alejandro, al leer tu historia recuerdo mucho de lo que pasé, pero además me llena de alegria saber que pude superar todo y eso me hace confiar que tu también lo harás. Ojalá algun dia nos crucemos por ahí y pueda animarte y contarte lo lindo que es vivir. No te abrumes por si te gustan los hombres o las mujeres, solo enfocate en lo que te hace feliz, puede que eso cambie o puede que no, pero disfrutalo y aceptalo. Se que hablas de suicidio, pero ¿no crees que te mereces una chance de ser feliz? No pain, no gain. Siempre lo que vale la pena cuesta, pero asi se valora. Yo crei que Dios me habia abandonado y ha estado mas que nunca conmigo, incluso en cuanto a la gente que he conocido. Antes cuando alguien me decia que lo bueno vendria, no les creia, pensaba solo trataban de animarme, pero es verdad, la luz siempre sale luego de la oscuridad y putas que es bkn, especialmente cuando la noche ha sido larga. Un gran abrazo. Si bien aqui no se puede dar informacion personal de contacto, pero con gusto puedo responder TODOS los comentarios que hagas a mi post. Y asi podemos ir dialogando. Un abrazo gigante! Sonrie, todo mejora. :)

    Thumb up 1 Thumb down 0

    • Andrés D 22 enero 2014 19:31 pm #

      Hola.
      Tu testimonio ha sido unos de los mejores que he leído. También me siento identificado en cierta forma, pues crecí en una familia evangélica, en que las reglas morales eran muy importantes
      Yo todavía no me asumo.
      Un abrazo, Andres D.

      Thumb up 1 Thumb down 0

      • Pablo G. 23 enero 2014 10:16 am #

        Hola Andrés, me alegro te haya gustado mi testimonio y espero sobretodo te ayude a confiar en el futuro y llenarte de esperanza. Durante todo este tiempo cada vez me siento mas feliz de vivir y he visto la mano de Dios en mi andar. Jamás me ha abandonado ni discriminado por ser homosexual. Un abrazo enorme y mucho éxito en lo que sea que hagas.

        Thumb up 0 Thumb down 0

  13. Daniel 7 abril 2014 17:34 pm #

    Estimado Pablo, que te puedo decir por tu testimonio. Wow!!!
    Fue realmente emotivo. Lloré de tristeza y lloré de alegría por ti. Al saber que finalmente fuiste capaz de auto aceptarte y estar dispuesto a vivir tu orientación sexual con alegría. Me diste una perspectiva que nunca tuve, y que la verdad jamás creí, la religiosa.
    Quiero contarte que en mi familia, sólo mi hermano mayor sabe que soy homosexual. Le conté a él primero, porque es con quien vivo actualmente. Tengo además otros cuatro hermanos y todos hombres y está también mi madre. Le contaré todo a ellos para el día de mi cumpleaños que es el 17 de este mes, Abril. Espero tener tan buena acogida como la que tuviste tú con tu madre, la manera que te aceptó y te respaldo fue notable.
    Quiero llegar a ser tan valiente como tú e ir con la verdad por delante. Con la frente en alto y sentir un gran orgullo por lo que soy.
    Yo vivo en Santiago actualmente, pero soy de Arica y debo viajar a ver a mi familia, contarles y compartir esta alegría que siento de aceptarme y quererme tal cual soy.
    Quiero que sepas que tu historia fue muy significativa para mí. He leído muchas y es la primera vez que comentó un testimonio. No puedo dejar de felicitarte por la labor que haces en la Fundación Iguales. Me gustaría mucho ayudar a otros, así como tú la haces en Iguales y a través de este testimonio. Eres un valiente.
    Sabes una cosa, a mí también me apoyaron y estoy profundamente agradecido de él. Estoy seguro lo conoces, Jaime Parada Hoyl. Él y su libro me ayudaron mucho. Él me instó a compartir mi historia también acá en JovenConfundido, considerando que era un testimonio poderosísimo, y así lo hice hace un par de semanas. Jaime creyó en mí y que tenía algo que contar. Es más mi historia lo conmovió tanto, que en conjunto decidimos publicarlo a través de su Twitter y su Facebook. Me sentiría muy feliz y complacido si pudieras leerlo.
    Te mandó un abrazo, espero poder conocerte y darte ese abrazo en persona.
    Atentamente, Daniel.

    Thumb up 2 Thumb down 0

  14. Gonzalo 29 junio 2014 1:57 am #

    Encuentro muy valiente de tu parte compartir lo que sientes y en quien crees! Tambien soy miembro de la Iglesia! Tambien soy misionero retornado! Donde serviste tu misión!!! He podido desifrar lo que puedes lograr aqui en la tierra y el potencial cono el hijo de un Rey que eres! Me gustaria tener mas contacto contigo! Nose como hacerlo por este medio si lo conocer avisame! Saludos…

    Thumb up 2 Thumb down 0

    • Pablo 30 junio 2014 12:00 pm #

      Hola! Gracias. Serví en California. Si, sería bkn. Saludos

      Thumb up 1 Thumb down 0

      • Equipo JC 30 junio 2014 12:19 pm #

        Estimados, como bien saben, en este sitio no se permite la entrega de datos personales ni de contacto. Saludos,

        Thumb up 0 Thumb down 0

        • Gonzalo 11 julio 2014 0:30 am #

          Como podemos tener contacto con las personas que queremos por aqui??… se que la informacion no debe ser vulnerada lo cual es genial y agradecido pero debe permitirnos relacionarnos debido a la distancia…. o debe ser por mail interno?

          Thumb up 0 Thumb down 0

          • Equipo JC 11 julio 2014 15:27 pm #

            Gonzalo, como política general no se pueden publicar datos personales ni de contacto. Joven Confundido NO ES una página para conocer gente, no podemos hacernos cargo de las situaciones que eso puede generar y nuestra mayor preocupación está en resguardar la integridad de todos los que confían en nosotros, especialmente de los menores de edad. Por lo tanto, no entregamos datos de nadie, ni por la web ni por correo, a nadie. A través de los comentarios de los testimonios puedes comunicarte con los demás chicos. No dudamos de tus buenas intenciones, y entendemos que es difícil conocer gente que esté pasando por lo mismo, pero si no tuviéramos esta medida de seguridad, Joven Confundido no sería lo que es y ustedes no confiarían en nosotros como lo hacen.
            Esperamos que comprendas.
            Equipo JC

            Thumb up 0 Thumb down 0

Responder

No escribir correos electrónicos dentro del comentario, no será publicado.

Recibir notificación de nuevos comentarios por email. También puedes suscribirte sin necesidad de comentar.